Edición Impresa
Viernes 13 de Octubre de 2017

Pedaleando el día después

Ayer iba pedaleando. Eran las seis de la tarde. Y como siempre, como todas las tardes cuando comienza a caer el sol, necesitaba un lugar para dormir.

Ayer iba pedaleando. Eran las seis de la tarde. Y como siempre, como todas las tardes cuando comienza a caer el sol, necesitaba un lugar para dormir. Pero era un día especial: jugaba la selección, Argentina contra Ecuador. Allá en la altura, complicado. Opciones: ganar o tragedia nacional. Jugaba a la 1.30 de la mañana, hora de Francia. Muy tarde para un ciclista cansado, liquidado por la falta de actividad deportiva como consecuencia de una visita de un mes a su país que lo dejó más gordo y sedentario. La madre que te hace comer y que no te deja lavar ni un plato. Los amigos que se ofenden si comés poco asado. Los mates y los bizcochitos. Una y media de la mañana. Buscaba un lugar para dormir. Cualquier cosa, pero con una condición: con wifi. Internet para ver el partido online. Una señora me sugirió ver al alcalde del pueblo ese que está acá nomás, a 5 kilómetros, que es muy buena persona y que ahí tienen un saloncito comunal con cocina y wifi. Lo busqué. Lo encontré. Al pueblo y al alcalde. Me asomé al interior y me decepcioné al ver el salón en obras, destruido, dinamitado, todo el piso levantado, lleno de cascotes y tierra. Había, sin embargo, en el fondo, una de las cuatro esquinas que zafaba, una especie de vacío en el caos en el que calculé que entraba el colchón y pensé que bueno, que ya había estado peor y que con tal de ver el partido. "¿Está bien?", preguntó dudando y un poco avergonzado el alcalde. " Todo bien". Luego le hice la gran pregunta: ¿Tienen wifi acá? Y mentí, "necesito comunicarme con la familia". Para que contar una historia tan larga de una pasión que ni yo comprendo, pensé. Y dijo que no. Que había wifi pero que él no sabía el código. Así que me resigné, acomodé unos cartones en el rincón, inflé mi colchón, intenté hacer del lugar algo menos deprimente, cociné algo y me acosté a ver una película. Luego me dormí pensando en el partido que ya estaba por comenzar tan lejos de mí, soñando, imaginando un partidazo de Messi. Me desperté a las siete de la mañana, preparé mi bicicleta y salí, desesperado, como un loco. En la ruta no había nadie. Seguí pedaleando hasta la vi, a esa señora, la única, el primer ser humano del día. Le dije que necesitaba conectarme a internet urgente "¿Usted tiene?" Dijo que sí. Metí el código, larguísimo. Y conectó. Entraron mensajes de whatsapp que ignoré. Google: ecuador argentina. Y ahí estaba. Nunca lo olvidaré. La luz irradiada de la pantalla de mi celular. El negro bien negro de los números contrastado sobre el blanco brilloso se imprimió en mis pupilas: 1-3. Tres de Messi. Emoción perfecta. Y lo primero que pensé fue en todos los que esperaban que Argentina quedase fuera del mundial. En la bronca que se comieron. En todos aquellos sádicos que con ensañamiento esperaban confirmar, sentenciar, acusar: Messi no sirve. Es un pecho frío. Maradonianos. Fanáticos. Lo sé. No es para tanto. Es fútbol. Pero hay pasiones, como amores, que no se explican. Se sienten. Por primera vez en mi vida, siento real la posibilidad de ver un partido de un Mundial. En los próximos años voy a vivir en Europa, y eso me deja bastante bien parado para ir hasta allá. Un tirón. En bicicleta o low cost. Decir que lo vi a él, al que dicen, no pocos, que puede ser el mejor jugador de la historia del fútbol. De todos los tiempos. Hoy seguí pedaleando hacia París. Liviano, feliz. Cantando canciones de hinchadas, parado en los pedales, revoleando nada, colgado de una bandera imaginaria. Y sí. Si al final la vida se va en esas cosas: la familia, los amigos, los viajes, las pasiones.
Andrés Fluxa

N. de la R: El autor de esta carta está a punto de terminar la vuelta al mundo en bicicleta. Después de cinco años, 50.000 kilómetros y 44 países, a tres días de llegar al final, a París.


Estar al borde del nocaut
En la reciente conferencia de prensa de la señora Cristina Fernández de Kirchner, nada ha cambiado. Sus típicas chicanas y la pérdida de tiempo en difamar al presidente Macri, la convierten en una persona que habla por despecho por haber perdido las elecciones de 2015. Se autotitula "perseguida" y estar en "una lista negra". Debería darse cuenta que nadie perdería el tiempo en recordarla siquiera. Sus fábulas obsoletas motivan la risa de muchos. Todo el país se da cuenta en algo tan elemental como sus conferencias autopreparadas con periodistas afines a sus mentiras que no aportan nada. No tuvo la delicadeza de esconder los afiches "recordatorios" que le indicaban las respuestas escritas en grandes caracteres. Sigue fantaseando y como muchos la identifican como una excelente "actriz", debe creerse que está filmando una gran película donde ella es la figura principal. Difama también al juez Claudio Bonadío cuando debería agradecerle la deferencia de no haberla encarcelado aún. También dijo que "no persigue los fueros o lo habría hecho en 2015". No lo hizo en ese entonces porque al sorprenderla el resultado es evidente que quedó al borde del nocaut.
Paola Lena Riviera
DNI 13.815.412

El aborto según Novaresio
Considero que el doctor Luis Novaresio es un periodista que se ha ganado su prestigio profesional ejerciendo su tarea con seriedad informativa, pero en el caso de su último artículo de opinión "Mujeres que mueren", publicado el pasado 8 de octubre, lo traicionó su reconocida posición a favor del aborto, porque, entre otros muchos argumentos empleados para justificar la idea central, ha utilizado varias informaciones erróneas que no condicen con sus antecedentes periodísticos. Con relación a las citadas cifras de abortos clandestinos en el país, tomadas de organizaciones ideológicamente comprometidas con esas prácticas y jamás revisadas con seriedad, vale la pena oponer –por su seriedad científica- los estudios del epidemiólogo chileno Elard Koch quien demostró que esas cifras no pueden superar el 10% sobre aquellos datos; además, si se hubiera tomado el trabajo de consultar las estadísticas de mortalidad materna del Ministerio de Salud de la Nación vería que no hay una muerte por aborto cada tres días, ni tampoco un tan elevado número de internaciones por complicaciones de esas intervenciones. Con relación al comienzo de la vida, niega las evidencias científicas, hoy indiscutibles, que demuestran que en la concepción es donde queda constituido un nuevo genoma propio del nuevo ser humano, y en ese sentido cae en la discusión, ya perimida hace muchos años, de que no se lo puede considerar como tal hasta el desarrollo de la corteza cerebral. Mucho más quedaría por analizar, pero sólo quiero recordar que, si se está a favor de la vida como dice estarlo, nunca se puede estar a favor del aborto, porque en ese procedimiento siempre se destruye la vida de un ser humano en gestación y además se lesiona gravemente la psiquis de la mujer que sufre esta maniobra, quedando muchas veces con una herida difícil de reparar.
Rafael Luis Pineda
Médico ginecólogo

Una queja más para Telecom
Siendo titular de la línea 0341 - 4829232, estuve sin servicio desde el 23 de marzo de 2016, sí, 2016, hasta el 9 de mayo del mismo año (47 días). Como en la reparación se corrió la caja de lugar, el cable correspondiente a mi teléfono quedo cruzando mi terraza a medio metro de altura (debo saltarlo) y cruza un terreno lindero en el que se va a levantar un edificio, atravesándolo en la mitad del mismo, como "una soga de tender la ropa". Desde esa época, mayo de 2016, llevo hecho más de veinte reclamos por esta anomalía. La respuesta es siempre la misma "se le da prioridad y en una semana se repara". Ya ha pasado un año y cinco meses. La respuesta sigue siendo siempre la misma. Curioso, se me sugirió por parte de la operadora, que corte el cable, así me quedo sin servicio y tengo más posibilidades que vengan a repararlo. ¿Deberé esperar que en los próximos días, cuando comience la construcción del edificio y que forzosamente corten el cable, de este modo tenga una solución? Señores de Telecom, qué debo hacer. ¿Seguir activando el reclamo 2YJ1302, de 2016 o aprovecho el cable y lo uso para colgar la ropa?
Luis Salvático
DNI 4.549.718

Con el silencio y la necedad
Hace mas de 60 días que el joven anarquista Santiago Maldonado engrosa la fatídica lista de personas desaparecidas por fuerzas del Estado argentino. Al parecer, ni las masivas marchas que se realizaron en diversas ciudades del país han logrado sensibilizar a gran parte de la población obsesionada con la clasificación del seleccionado de fútbol para el Mundial de Rusia. Lo más siniestro es que hasta hay personas que con obsceno desparpajo ponen en duda la desaparición forzada que no forzosa de Santiago Maldonado y hasta el accionar represivo en las comunidades mapuches. Un connotado genocida avaló estas prácticas perversas de las que supo ser activo partícipe en los años de plomo. A confesión de parte relevo de pruebas. Durante estos días fuerzas federales violaron la autonomía universitaria en Rosario. En Jujuy, como en las peores épocas, una empresa azucarera desplegó la represión contra trabajadores y sus familias en conflicto con la patronal. De norte a sur. El asedio a los que luchan. El imperio de la impunidad. Y el fascismo societal que contribuye a todo esto. Vale recordar que el horror de los años más atroces en la región argentina comenzó así, con el consenso por apatía con la violencia estatal y la de sus esbirros. Con el silencio y la necedad cómplices. Por acción u omisión.
Carlos A. Solero

Miembro de la APDH Rosario

Perdí los documentos del auto
Aproximadamente a las 20, del miércoles 11 de octubre, perdí los papeles del auto en el trayecto de calle San Juan entre Balcarce y Dorrego. Están en un sobre negro de Reutemann automotores. Si alguien los encontró agradecería qué me avisen al celu 153 - 602084. El auto es una herramienta de trabajo y no puedo circular sin la documentación. Desde ya muchas gracias.
Patricia Rodríguez

Comentarios