Edición Impresa
Jueves 26 de Enero de 2017

Patrimonio histriónico

Respecto de la nota que denuncia el negocio con inmuebles históricos inventariados, creo que se trata un error de tipeo.

Respecto de la nota que denuncia el negocio con inmuebles históricos inventariados, creo que se trata un error de tipeo. No habrán querido registrar inmuebles "patrimoniales" sino "matrimoniales"; para saber si se trataba de familias constituidas o no. Pasada la introducción, me interesa hablar desde lo disciplinar. Se inventariaron 1.700 inmuebles, que en nuestras manzanas de 100 x 100 metros, con lotes de 8.66 metros de frente de promedio, alojan unas 45 construcciones por cuadra. Significa que 38 manzanas completas de la ciudad, están protegidas en distintos grados, más que el acervo edilicio del Renacimiento Italiano. Si bien es un gran atractivo para el turismo, puertas adentro, definitivamente sincerémonos que hablar de "patrimonio histórico" en Rosario es sólo discursivo. En una ciudad joven y aluvional como la nuestra, de inmigrantes europeos y provincianos; el único "casco histórico" fue el que usó Angel Baratucci el día que ganó las ocho carreras del Hipódromo Independencia. No existe otro, somos un país de 200 años y lo precolombino a Rosario no vino. Seguro partiendo de buenas intenciones, e independientemente del negocio irregular indirecto que se genere a partir de esto, considero que no es correcto el diagnóstico ni la aplicación del concepto "patrimonio histórico" en la ciudad, ya que va en contra de la realidad misma. Con semejante cantidad de inmuebles protegidos, los realmente merecedores de esta distinción pierden singularidad, siendo más sencillo individualizar los no protegidos. Muchos de los edificios inventariados (o inventados) como históricos, son contemporáneos a mi papá. Como en la vida, envejecer no necesariamente hace que uno sea mejor persona; lo mismo pasa con los edificios. De igual modo, nadie se transforma en benefactor por estar al lado de un filántropo; aunque la protección patrimonial indirecta en definitiva sea eso. Se plantea una sobreactuación sobre dudosos atributos y méritos, que son tan irrefutables como cuestionables y que encuentran rápida repercusión en los "oposicionistas crónicos pluritemáticos": ni es patrimonial la construcción que adquirió la Bolsa de Comercio, ni hay motivo alguno para entorpecer la llegada de "Farmacity", a un local comercial común adosado a una construcción histórica. Así como en el hemisferio norte hizo estragos la "burbuja inmobiliaria" de 2008, desde idéntica fecha está haciendo lo mismo la "burbuja patrimonial" en Rosario. Quizá nuestro verdadero patrimonio sea la diversidad, la heterogeneidad y la variedad, y no las ansias de poseer una gran historia de construcciones-museo; que no tenemos.

Existen excelentes edificios de interés arquitectónico histórico y también los hay contemporáneos de lúcidos colegas que ya merecerían ser considerados patrimoniales, aunque carezcan de antigüedad, molduras y cornisas. Pero es tan compleja la trama del catalogado de inmuebles vigente, que su autoría se la hubiese querido adjudicar el propio Leonardo Benevolo y si llegara a manos de la alcaldesa Virginia Raggi de Roma, la aplicaría, sin dudarlo, en la mismísima Ciudad Eterna. En Rosario, tenemos algunos edificios de interés arquitectónico, pocos de interés histórico y escasas áreas de interés urbanístico. Por esto pienso que se deberían reconsiderar tres categorías: patrimonio histórico (real), histérico (forzado) y histriónico (turístico).

Arquitecto Jorge Mario Scarpin

DNI: 17.487.788

La nueva línea de trolebuses Q

La Secretaria de Transporte y Movilidad de Rosario anunció la llegada de los nuevos trolebuses para la línea Q, lo que merece mi más completa conformidad y adhesión. Son parte de un total de 12 unidades compradas a la empresa rusa Trolza. Estos equipos se anuncian híbridos, tecnología en la que Trolza tiene escasa a nula experiencia. No se informa nada sobre la tecnología a usar para almacenar energía eléctrica pero es de esperar que sea el sistema de baterías de iones de litio o el de hidruro metálico de níquel. Cualquiera que sea el método en mi opinión es un grave error adoptar el sistema híbrido que carece de justificación en el caso de la línea Q. Informó La Capital que en el estudio para adquirir los vehículos se incluyo un viaje a Rusia y seguramente los viajeros vieron la Plaza Roja de Moscú y quizás hasta se llegaron a las estepas heladas de la Siberia rusa, pero se me ocurre que no visitaron La Siberia de Rosario, en donde podían consultar la opinión de los excelentes ingenieros electromecánicos y científicos que allí trabajan. Así tomarían conocimiento de las desventajas económicas, funcionales y ambientales del método hibrido para este caso. Estos vehículos son más caros, más pesados, mayor costo de mantenimiento, menos rendimiento energético y más agresivos con el medio ambiente que los tradicionales. Sin que sea un listado completo tenemos una doble conversión de energía, de eléctrica a química y luego de química a eléctrica que significa no menos del 10 por ciento de pérdida de energía, en términos simples 10 vehículos consumen como si fueran 11. Tenemos baterías con vida limitada que con optimismo en alrededor de 3 a 5 años deberán reponerse y son extremadamente caras, muy caras. Funcionalmente es de difícil solución en términos prácticos pasar del tramo a baterías al tramo con catenaria. La disposición o reciclado de estas baterías es costoso y difícil por el agravio ambiental que producen sin olvidar que un posible accidente puede generar un derrame incontrolado al medio ambiente. Todo esto y mucho más, sin tener ningún beneficio económico, técnico, funcional o ambiental a cambio. El costo de tender la catenaria es inferior al costo de reponer las baterías al final de su vida útil. No se entiende las razones de esta elección y sería prudente que los responsables las presenten a la opinión pública.

Gerardo Orallo

DNI: 6.008.474

gorallo2438@hotmail.com


N. de la R.: El lector se refiere a la nueva líneas de trolebuses en Rosario que circulará por avenida Francia, llegará al centro por calle Mendoza y empalmará con la K hasta la Ciudad Universitaria, conectando diferentes barrios.

La basura bajo la alfombra, no

Ante tantos atropellos que sufrimos los argentinos, muchos de los cuales se denuncian en este espacio, se llega a la conclusión de que es el pueblo el principal vigía del quehacer humano de sus compatriotas. Por citar un ejemplo, comprobamos en las redes sociales que un comerciante gastronómico de Mar del Plata cobró a dos comensales 750 pesos por dos supremas y dos cervezas. Un robo. Y como este, tantos otros que no hace falta que salgamos de Rosario para sufrirlos. En materia de vestimenta o alimentos encontramos el mismo producto con grandes diferencias de precios. Todos altísimos, por supuesto y en constante aumento, pero muy diferentes. Y siempre caemos en lo mismo. ¿No debería ser el gobierno el que controle el desborde? ¿Alguien regula? Sabemos que el turismo es una fuente de trabajo muy importante en el país. Sin embargo las noticias nos cuentan que el 63% de los turistas en el Uruguay, son argentinos, igual que en Chile. Dinero nuestro que se va porque somos como somos. ¿Eso quiere decir que no podemos cambiar? ¿Ser un poco más inteligentes y patriotas es tan difícil? Con tantos problemas que tenemos los argentinos, urgentes y acuciantes, considero que no debemos permitirnos que nuestro dinero salga del país. Por lo que debemos seguir denunciando los atropellos, sean cuales sean, y no seguir escondiendo la basura, como venimos haciendo desde hace años. Quien no les dice que por allí escuchen al pueblo algunos políticos con algo de inteligencia y buena voluntad y comiencen a encauzar un poco el rumbo.

Edith Michelotti

Sobre manipulación mediática

Noham Chomski, nacido en Filadelfia EEUU en 1928, filósofo y lingüista, fue el autor de un formidable decálogo que lo dio en llamar: "Las diez estrategias de la manipulación mediática". En mi opinión, o fue un avanzado o se nutrió de experiencias que aprendió de los medios de información en el mundo o el accionar de los poderes políticos alimentaron a aquellos. Me hicieron llegar este lujo de información y me quiero referir al contenido de ese decálogo, habida cuenta de que se hermana con una impronta que se ha instalado en nuestro querido suelo y que lamentablemente como el televisor, ha llegado para no irse nunca jamás. El poder que nos tiene cautivos desde mucho tiempo atrás, evidentemente tomó conocimiento de ese notable conjunto de tácticas irrebatibles, en el marco de una realidad que nos abruma. Su forma de hermandad implícita con los medios de comunicación, ha determinado que los formadores de opinión con una mirada profunda hacia nuestra idiosincrasia, están atrayendo de manera descarada la atención de un público ávido de consumir comida chatarra, metáfora mediante. Por si eso fuera poco, un rosario de anunciantes no vacila en invertir costos en publicidad en horas pico de emisión. Combo perfecto: emisores de voz, anunciantes y el soberano ingiriendo toxinas, muchos desconociendo el contenido de la obra "Gente tóxica" del escritor y pastor protestante Bernardo Stamateas. En el contexto de una realidad que no resiste el menor análisis, no tengo otra alternativa que exclamar una vez más: ¡Ay, Argentina qué te han hecho! O recordar ese emblemático tema musical: "No llores por mí Argentina". Oposición y gobierno tómense de las manos, no reivindiquen el pasado, imiten el ejemplo de la Europa en ruinas después de la Segunda Guerra Mundial, que aprovechando el Plan Marshall fue reconstruida en muy poco tiempo. Las piedras de tropiezo o los palos en la rueda, déjenlos para aquellos que alguna vez un histórico mandatario argentino en los 50, dieran motivo para que escribiese su emblemática obra: "La fuerza es el derecho de las bestias".

Oscar H. Rodríguez

DNI. 6.004.403


Comentarios