Edición Impresa
Martes 20 de Diciembre de 2011

Pádel: el rosarino Damián Sánchez ganó el Máster Argentino en su ciudad

Durante casi una década jugó al pádel en el circuito europeo. En 2009, el rosarino Damián Sánchez retornó a la ciudad y a los 35 años se convirtió en el gran protagonista del Máster Argentino jugado el pasado fin de semana en la cancha de blíndex ubicada a metros del Monumento.

Durante casi una década jugó al pádel en el circuito europeo. En 2009, el rosarino Damián Sánchez retornó a la ciudad y a los 35 años se convirtió en el gran protagonista del Máster Argentino jugado el pasado fin de semana en la cancha de blíndex ubicada a metros del Monumento. En compañía del puntano Cristian Ozán, se coronó frente a su gente, en el torneo que cierra el año y que reúne a las ocho mejores parejas del país.
”Salió redondito”, cuenta Sánchez (10 del ranking nacional) sobre el título conquistado en su propia casa junto a Ozán (9º), después de derrotar en la final al chaqueño Daniel Codina y al cordobés Gustavo Briner (4º) por 6/3 y 6/4.

“Fue algo especial. Estaban amigos que hacía tiempo que no me veían jugar, mi familia y mis alumnos”, agrega Sánchez, cuyo resultado superó sus expectativas. “Mi aspiración era llegar hasta a las semifinales. Es que éramos la pareja número cinco del torneo y teníamos una zona clasificatoria difícil”, dice.

Sin embargo, Sánchez ganó la zona, con dos victorias y una derrota, superó en las semifinales a la pareja favorita, conformada por el bonaerense Luciano Soliveres y al chaqueño Miguel Codina, y en la definición venció a los segundos preclasificados.

La cancha de blíndex ubicada frente al Monumento fue otra de las postales del Máster. “El estadio estuvo muy lindo. Quedó increíble. Incluso el piso estuvo demasiado bien a pesar de que las tarimas flotantes se debieron armar sobre una superficie irregular porque la Municipalidad no niveló el césped”, dice.

Sánchez dice que es la segunda vez que participa en un Máster Argentino porque durante diez años estuvo jugando en Europa.

“En 2001 me fui a competir al circuito europeo. Lo hice hasta 2009. Viví en España, donde se disputan la mayoría de los torneos. Estuve varios años en Madrid, aunque también en Valencia y en Bilbao”, cuenta.

Fue a probar suerte al Viejo Continente, junto con varios argentinos a causa de “la crisis de 2001 y a que el pádel había bajado un poco de nivel”.

“Allá el pádel te permite vivir. Los torneos reparten premios por 40 mil euros y se juegan veinte por temporada, con un Máster, como sucede acá en la Argentina”, comenta.

Formó pareja con otros compatriotas y con españoles, pero en 2009, debido al fallecimiento de su madre, optó por regresar. “Quería permanecer cerca de mi familia y además, por mi edad, era muy exigente seguir compitiendo al máximo nivel europeo”, dice.

Otra vez en Rosario siguió en el pádel, compitiendo desde el año pasado en los torneos de la Asociación de Profesionales de Pádel.

Explica que habitualmente, a comienzos de cada temporada, se busca compañero de pareja, pero aclara que no necesariamente se sigue jugando con él durante todo el año. “Depende de los resultados. Con Ozán jugamos sólo dos torneos”, dice.

Si bien su compañero es de San Luis, dice que no es ningún problema. “Cada uno entrena por su lado y después nos juntamos en los torneos”, dice.

“Pienso que puedo jugar dos o tres años más. Mi vida está ligada al pádel. Es un deporte que me encanta. Seguro que cuando deje de jugar, seguiré enseñando como lo hago ahora”, finaliza.

Su compañero, de un coma a campeón

El título de Sánchez y Ozán adquiere mayor trascendencia por los contratiempos vividos por el puntano meses atrás. “Estuvo en coma por un accidente que tuvo con su moto en septiembre. Permaneció tres meses sin jugar y recién volvió hace dos semanas en La Rioja. Es admirable porque estuvo muy mal”, dice Sánchez.

Comentarios