Edición Impresa
Viernes 15 de Septiembre de 2017

No perdamos el asombro

En Troya no se asombraron por el gran caballo de regalo y así les fue. Cuando los pícaros actúan, la confianza mata al hombre.

En Troya no se asombraron por el gran caballo de regalo y así les fue. Cuando los pícaros actúan, la confianza mata al hombre. Tampoco es saludable pensar que todo está perdido; aunque haciendo autocrítica yo confieso que hoy no me asombraría si Argentina no clasifica para el Mundial o si los supervisores se instalan en las escuelas con perros y armas largas (ver al respecto lo que sucedió en el Instituto Olga Cossettini). Exagerando un poco, tampoco me extrañaría que a los desocupados les llegue una factura por el aire que respiran. Uno puede no asombrarse ante absurdos como estos, pero mirar para otro lado ante injusticias es resignarse bajando los brazos. Perder la capacidad de asombro es quedar indiferentes cuando nuestros derechos son avasallados. Es tolerable que falte por el cansancio de los años pero no en los más jóvenes. Ellos deben tener en claro que si bien el recurso de la violencia es un boomerang que destruye, la toma de conciencia ciudadana fortalece las defensas. Me acuerdo de aquel mago para chicos sacando de la galera un conejo, una paloma o un pañuelo de colores; por aquel tiempo mis ojos –nuestros ojos– se abrían sorprendidos buscando con empeño el secreto de aquel truco deslumbrante. Tratábamos de encontrar explicaciones lógicas y no parábamos hasta comprobar si era por magia o nos habían embaucado con ligeros pases de manos. Así aprendimos a entender la realidad, a detectar mentiras y también que a veces la desconfianza es necesaria para protegernos de encantadores, chantas y vivillos. Hablando del presente, me siento algo decepcionado al observar que ante hechos graves, exista apatía en determinados sectores sociales. ¿Es que no les espanta la tortura o la miseria engordando entre las chapas de una villa? ¿Será que se perdió para siempre aquel asombro infantil por la galera encantada? O será que algunos abandonaron el asombro olvidando que es un llamado de atención perceptivo y un primer paso para luego poder reaccionar con la conducta más adecuada. Quizás por eso y para la defensa de una vida digna para todos, debemos usarlo para detectar cuando a través de retórica vacía intentan engañarnos con galeras que no existen. Por último, si vuelve el asombro que perdimos, no lo dejemos sin uso, eso nos haría caer en un cono de sombra que adormece. Ante depredadores en acecho, es recomendable transitar en democracia con los ojos bien abiertos, sobre todo cuando algunos ilusionistas toman medidas llenándose la boca con la palabra República. Tengamos siempre en alerta al asombro porque dejarlo para cuando tiren la bomba H puede ser demasiado tarde.
Omar Pérez Cantón


Gracias por cuidarnos en la peregrinación
Mi nombre es Gastón Casares y soy el coordinador general de la Peregrinación Rosario-San Nicolás que se desarrolló el fin de semana pasado, y quiero agradecer de parte de la Comisión General de la 24ª Peregrinación a todos los organismos públicos de la ciudad de Rosario y provincia de Santa Fe por el apoyo que recibimos durante esta hermosa fiesta de fe que se realizó el pasado sábado 9 y domingo 10. Siendo agradecidos con todos tenemos que hacer un nombramiento especial al Sies por el operativo sanitario, y a la Guardia Urbana Municipal que aportó muchísimo para que esta peregrinación pudiera darse de la mejor manera, a pesar de las inclemencias del tiempo. Todos los miembros participantes de la GUM estuvieron a disposición de cada peregrino desde hora temprana el día sábado hasta que finalizara la misma. Incluso, hubo motorizados que a pesar de la lluvia no dejaron nunca de estar al servicio. Un gracias enorme y felicitaciones porque esta fiesta salió bien, sobre todo por su profesionalismo.
Gastón Casares
El país de los unos y los otros
Que la convivencia en nuestro país se está volviendo intransitable de modo literal, nadie lo duda. El nuestro es uno de los países del mundo donde más abundan los abogados y los psicoanalistas. Entre los apuntados y los medios de comunicación, atados mayormente a la frivolidad y el espectáculo, a los argentinos incautos y semianalfabetos prácticamente los han vuelto idiotas. Entonces veamos, todos los que no poseen una cultura acorde a las variadas circunstancias, a la historia, y a la idiosincrasia de este pueblo se sienten con derecho a opinar y dicen barbaridades, ahora a través también de las redes sociales. La cuestión es mostrarse en todos los detalles ínfimos e íntimos de la vida, convirtiendo en público un mecanismo vivencial que exalta al protagonista, pero que adquiere un rol que muchas veces es menospreciado por aquellos que han recibido el mensaje. En síntesis, es tal la ensalada que viaja por las redes electrónicas de última generación, que ha logrado algo inédito por estos días, pero que viene sucediendo desde hace varios años atrás. Y el título de estas reflexiones lo refleja. Es decir que los argentinos toman partido con su postura separatista, atentando contra su propia felicidad y sentido de grandeza. Por eso mi percepción de que el nuestro es el país de los unos y los otros.
Felipe Demauro
Una peligrosa coincidencia (II)
Todas las personas tienen derecho a pronunciarse y expresarse. Son garantías protegidas por nuestra Constitución nacional. Siendo un Estado laico no se le impide a quienes deciden adorar diversos tipos de representaciones espirituales que lo hagan. Sorprende que una lectora se asombre de la realización de la XII Marcha Orgullo en Rosario. Quizás esta señora desconozca que los concejales legislan para todos los habitantes de la ciudad y no sólo para aquellos que deciden adorar una imagen espiritual. En horabuena que se involucren en los derechos y reivindicaciones de nuestro colectivo. Agresiones y graves daños son los que históricamente hemos sufrido por parte de los que creen en aquello que ella invoca y considera de mayor importancia que nuestra marcha. Nosotros no quemamos iglesias, son las iglesias las que nos quemaban vivos por ser quienes somos. Por otra parte, si un creyente le pide a todos los que no comparten su creencia que respeten sus tabúes en el dominio público no está pidiendo respeto sino sumisión y eso es incompatible con una democracia que se digne de tal. La ignorancia, el miedo y el prejuicio son un cóctel muy peligroso. Negar derechos, aún más. Estamos orgullosos de ser quienes somos y hace mucho tiempo dejamos de escondernos. Quizás, en vez de vaticinar tragedias debieran sumarse a nuestra marcha y ver de qué se trata. A los "closets" no volvemos nunca más. El amor que nos negaron (y nos niegan) será siempre nuestro impulso para cambiar el mundo.
Manuel López Nuñez
La Coordi Orgullo Rosario

N. de la R: Esta carta responde a la publicada el 7 de septiembre pasado, donde una lectora expresaba su preocupación por la superposición de la Marcha Orgullo con la procesión de la Virgen del Rosario, que todos los años tiene lugar el 7 de octubre en el Parque Nacional a la Bandera.
El bálsamo que nos mejora
San Agustín le decía a los jóvenes que no se dejen cortar las alas por los adultos. Su Santidad expresó en Colombia que no se dejen robar la alegría. En estos tiempos de injusticias, cálculos y destrato, a veces de indiferencia, soledad y también de indolencia, buscar cuánto renueva la batería interior nos aporta salud en el momento adecuado. Es el bálsamo que nos mejora y redunda también en otros, para una mejor convivencia. La convivencia no es sólo de pareja o de familia, es bien abarcativa como sabemos. Está también en la escuela, el trabajo, el club, en la calle misma, como en un curso o taller, con distintos número de horas y diferentes estilos. Es importante por ende la aceptación, la solidaridad, el respeto, la paciencia, el buen trato, el diálogo y cuanto contribuya a la misma. Escuché a un joven decirle a alguien "Tía, que pasa, vos querés retroceder a la época del buen vecino y eso?". La contestación no se hizo esperar. Un "desde ya" salió de inmediato como respuesta concreta. Sabemos que hay actitudes y conductas que no caducan. Hay comportamientos que no son antiguos ni modernos, porque no tienen almanaque. Es como si estuvieran en un estado de absoluta vigencia, al margen de que por descuido o el motivo que fuera, no sean una modalidad. Es preocupante cuando lo que corresponde llama la atención. Cuando lo correcto aburre o sorprende. Si ver una persona educada es retroceder, implicaría que en algún ángulo retrocedimos. No soluciona la vida que alguien que se mude se despida de su vecino, como así el nuevo que llega se presente o se dé a conocer. Pero si a esto le sumamos otras indiferencias que ya son un hábito, estamos ante un cúmulo de "da lo mismo", que después se plasman en hechos mayores. No todo da igual y es importante inculcarlo en los chicos, inmersos en el presente de lo fugaz, donde los vínculos son sustituidos por conexiones y la burla disfrazada como mero chiste. El tiempo no apurado, como dice María Elena Walsh en una de sus canciones, es algo valiosísimo a recuperar. Creo que deberíamos trabajar para lograrlo, tratando que esté cada vez más cerca. El mismo nos hará ver la esencia de muchas cosas y nos dará el aprendizaje de otras. Es un objetivo por el que vale el esfuerzo.
DNI 14.510.012

Comentarios