Edición Impresa
Miércoles 21 de Diciembre de 2016

Nacido en un pesebre

Su madre lo ha dado a luz sin ayuda. Ella misma se ha valido para envolverlo en pañales y acostarlo en un pesebre.

Según el relato de Lucas, es el mensaje del ángel a los pastores el que nos ofrece las claves para leer desde la fe el misterio que se encierra en un niño nacido en extrañas circunstancias en las afueras de Belén. Es de noche. Una claridad desconocida ilumina las tinieblas que cubren Belén. La luz no desciende sobre el lugar donde se encuentra el niño, sino que envuelve a los pastores que escuchan el mensaje. El niño queda oculto en la oscuridad, en un lugar desconocido. Es necesario hacer un esfuerzo para descubrirlo. Estas son las primeras palabras que hemos de escuchar: "No tengáis miedo. Os traigo la buena noticia: la alegría grande para todo el pueblo". Es algo muy grande lo que ha sucedido. Todos tenemos motivo para alegrarnos. Ese niño no es de María y José. Nos ha nacido a todos. No es sólo de unos privilegiados. Es para toda la gente. Los cristianos no hemos de acaparar estas fiestas. Jesús es de quienes lo siguen con fe y de quienes lo han olvidado, de quienes confían en Dios y de los que dudan de todo. Nadie está solo frente a sus miedos. Nadie está solo en su soledad. Hay alguien que piensa en nosotros. Así lo proclama el mensajero: "Hoy os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor". No es el hijo del emperador Augusto, dominador del mundo, celebrado como salvador y portador de la paz gracias al poder de sus legiones. El nacimiento de un poderoso no es buena noticia en un mundo donde los débiles son víctimas de toda clase de abusos. Este niño nace en un pueblo sometido al Imperio. No tiene ciudadanía romana. Pero es el Salvador que necesitamos. No estará al servicio de ningún César. Sólo buscará el reino de Dios y su justicia. Vivirá para hacer la vida más humana. En él encontrará este mundo injusto la salvación de Dios. ¿Dónde está este niño? ¿Cómo lo podemos reconocer? Así dice el mensajero: "Aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre". El niño ha nacido como un excluido. Sus padres no le han podido encontrar un lugar acogedor. Su madre lo ha dado a luz sin ayuda de nadie. Ella misma se ha valido, como ha podido, para envolverlo en pañales y acostarlo en un pesebre. En este pesebre comienza Dios su aventura entre los hombres. No lo encontraremos en los poderosos sino en los débiles. No está en lo grande y espectacular sino en lo pobre y pequeño. Hemos de escuchar el mensaje: vayamos a Belén; volvamos a las raíces de nuestra fe. Busquemos a Dios donde se ha encarnado.

José Antonio Pagola

Un premio a la perseverancia

Las lecturas de estas notas que reflejan el sentimiento de la comunidad nos dejan, a veces, un "sabor amargo" y otras, "esperanzas", que nos incitan a pensar que no todo está perdido, que podemos lograr un mañana mejor. Precisamente quiero referirme a una noticia que me conmovió positivamente porque habla del bien que puede sembrar el ser humano que persevera en formarse para sanar o aliviar a quienes padecen una enfermedad. Se trata del doctor Pedro Javier Ruiz, quien a pesar de atender a sus pacientes normalmente, logró un posgrado de especialización en cirugía gastroenteróloga. Lo realmente destacable del caso que menciono es que el facultativo debió viajar semanalmente a Buenos Aires para concurrir a la Universidad Católica Argentina, en Puerto Madero, para conseguir tal promoción, o sea, que sacrificó descanso y seguridad para estar en condiciones de ofrecer mejores dotes curativas a sus semejantes. Felicito al profesional citado y le agradezco por el mensaje de optimismo que nos regala con su esfuerzo y amor a la sociedad a la que pertenece.

Edgar A. Zapata

LE 6.164.023

El desliz del ministro Pullaro

Desliz: error no intencionado causado generalmente por falta de reflexión o de cuidado. ¿Qué habrá pensado el ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro cuando intentó decir una "mentirita piadosa" en conferencia de prensa, aduciendo a unas pruebas a través de WhatsApp? ¿Habrá recordado el ministro que justo en nuestra ciudad y provincia, el tema seguridad es el punto más caliente y en el que menos se ha hecho, donde miles de rosarinos salieron a las calles a gritarle en la cara al poder político de la ciudad y provincia que esto no da para más? ¿Sabrá que las estadísticas, muy tristes, marcan a la ciudad y provincia como la más violenta y de más muertes por hechos violentos, y que la gente está harta de vivir con miedo e insegura? La policía no se ve en las calles, menos aún Gendarmería, donde en la cara de todas las autoridades políticas se han cometido crímenes en plena calle y a plena luz del día. Al mediático ministro Pullaro le bajaron el pulgar pidiéndole que no hable más, como dijo el gobernador: "En boca cerrada no entran moscas". Y más aún, en vez de preocuparse y ocuparse por este terrible flagelo están pensando más en ver como tranzan y negocian las próximas candidaturas, quién se queda con la porción de torta, quién ocupa los mejores lugares en las listas de diputados, o quién se sigue acomodando. Ministro, se equivocó y feo, mentir es feo, más aún mentir con un tema tan caliente para la sociedad como es la inseguridad. Cada cada día estamos peor, más desprotegidos, mientras la clase política se sigue preocupando por las encuestas y repartija de cargos para el año próximo.

Jorge Pujol

Querido e inolvidable "Pocho"

Guardo recuerdos de tu bondad, la dulzura en tus charlas, el saludo y la mano extendida de apretada simple y sincera, el compartir el pan con tus queridos pibes del barrio del cual compartiste vida, tu camiseta del glorioso Newell's Old Boys; toda tu siembra seguirá viva y si, realmente eres un ángel, un fuerte abrazo desde donde estés, el universo es infinito, en algún lugar seguramente estarás mateando y preguntándote el porqué de esas balas que siguen matando con total impunidad, que nadie las quiere parar y las siguen cargando sin importarles la vida del necesitado y de los que luchan por el otro. Un gran tipo fuiste "Pocho", estuvimos compartiendo en el año 99 en General Roca (Río Negro) un seminario. Recuerdo como les cocinabas a los jóvenes que llevaste, compartías charlas, música, anécdotas y ese clima solidario que estaba siempre presente en tu andar, esa forma de explicar cosas que tenías, donde me contabas toda la construcción junto al padre Montaldo allá en el barrio Ludueña, y la mirada social del mismo. A fines del 99, tiempos de cambio de gobierno donde el descontento marcaba una tendencia al triunfo del nuevo signo político, la Alianza (el verdugo de "Pocho" y tantas víctimas de la represión). En cada movida o encuentro, "Pocho" estaba presente como nos pasa con muchos compañeros hoy, compartimos el grito de los excluidos en plaza San Martín en Rosario junto a Rubén Naranjo, inolvidable militante comprometido por los derechos humanos y tantos otros. "Pocho" se convirtió en el ángel de la bicicleta y la impunidad en rey, pasaron 15 años de tu asesinato y la política de estos gobiernos antipopulares siguen planteando represión como solución a la exclusión que sigue matando generaciones en vida, que la memoria sirva para que la búsqueda política sea distribuir las posibilidades para incluir y no policías con armas para control social, y no volver a repetir esta triste historia que sigue marcando un profundo dolor colectivo. Querido "Pocho", a los que luchan como vos luchaste no se los entierra, se los siembra.

Rubén Kelo Moreno

DNI 11.741.396


N. de la R. El martes 19 de diciembre se cumplieron 15 años de la muerte de Claudio "Pocho" Lepratti, militante social de barrio Ludueña.

Repudio a la precarización laboral

El 19 de diciembre de 2016, junto con otros vigiladores, empleados de Securitas Argentina SA que prestamos servicio en la Empresa Provincial de Energía (EPE), fuimos convocados a una reunión en la sede de calle Santa Fe 2616, de la ciudad de Rosario. Con motivo de informarnos que la empresa, habiendo perdido la licitación con la EPE, nos daba la opción de traspasarnos a la empresa entrante renunciando a nuestros puestos de trabajo; renunciamos a todo reconocimiento de antigüedad en la empresa. Debido a irregularidades con el pago del aguinaldo en curso, se nos presentó la situación de extorsión por parte de la encargada de Recursos Humanos, Lorena Bernuchi; el abogado de la compañía, Gustavo Gaitán; en donde se nos informó que "lo que nos ofrecían era un acuerdo de continuidad laboral, y los que firmaran el acuerdo contarían con el aguinaldo el 24 de diciembre del corriente". Siendo que es nuestro derecho como trabajadores percibir el aguinaldo sin condiciones, le sumamos el hecho de que nos extorsionen con nuestro puesto de trabajo. Ante nuestra inconformidad con los hechos, los representantes de Securitas reconocieron que lo que estaban realizando era ilegal. Cabe aclarar que en ningún momento hubo ningún representante de la empresa entrante, dando esto lugar a una firma sobre un papel en blanco, sólo a nuestra renuncia. Repudiamos la situación precaria en la que se encuentran los trabajadores de vigilancia privada y el trato que recibimos.

Emilio Adrián Giecco

DNI 24.168.235

General "mechón rebelde"

Llegar a ser general de la Nación conlleva muchas cosas, es una carrera que se inicia en el Liceo Militar y los grados se logran a través de estudios superiores, evaluaciones y acciones de tipo militar. No por conveniencias políticas de turno de quién eligió la carrera de las armas. Debe tener un proceder impoluto y una moral a prueba de todo, siendo la honradez y el honor baluartes principales para semejante distinción. No es el caso del general de mechón rebelde, Milani, a quién de comprobarse los ilícitos que le endilgan habría que darlo de baja sin más trámites, sin goce de sueldo. Y que vaya con el otro impresentable a vender panchos. Otra vergüenza que pinta de cuerpo entero a este individuo, vivir en una casa que vale u$s 1.500.000, no se la mantiene con un retiro de $ 20.000 mensuales. Mancilla el orgullo del ser militar.

Roberto Rubén Sánchez

Comentarios