Edición Impresa
Martes 13 de Junio de 2017

¿Mercado emergente?

Pareciera que el Morgan Stanley Capital Int. (MSCI) podría recategorizar a la Argentina el próximo 20 junio a "mercado emergente", aunque la entrada efectiva de las acciones que clasifiquen como parte del índice, será en 2018.

Pareciera que el Morgan Stanley Capital Int. (MSCI) podría recategorizar a la Argentina el próximo 20 junio a "mercado emergente", aunque la entrada efectiva de las acciones que clasifiquen como parte del índice, será en 2018. Si se da, será inmerecido y daría lugar a lo que ocurrió en Qatar y Emiratos Árabes, por casos, que ingresaron a este índice en 2014, y sus mercados bursátiles se elevaron casi 70 por ciento y 100 por ciento, respectivamente, pero luego la realidad se impuso y cayeron más de 35 por ciento. Por otro lado, ¿vale la pena el ascenso? Según JP Morgan serían 1.370 millones de dólares los que se volcarían a acciones argentinas. Muy poco comparado con la mayor moratoria de la historia mundial, 100.000 millones de dólares, decretada por el gobierno argentino en 2001, mientras que, desde que gobierna Mauricio Macri, el endeudamiento subió en 77.000 millones de dólares y se espera que al fin del 2017 la suba supere a la deuda defaulteada, lo que se sumará a los 101.870 millones de dólares heredados de los K. Según Morgan Stanley, los requisitos básicos para ascender son el desarrollo económico, el tamaño del mercado y su liquidez, y el grado de accesibilidad. Así, en mi opinión, no se justifica el ascenso. Entretanto, S&P llevó la calificación de la Argentina desde un "B-" a un "B" quedando aun a cinco escalones del "Investment Grade". La economía no reacciona y a esta altura está muy claro que no ha venido cayendo por un "ajuste necesario" sino por la continuidad de malas políticas. Básicamente, por la excesiva regulación -el exceso de coacción sobre el mercado- y la presión fiscal que significa recursos del mercado eficiente coactivamente desviados por la burocracia estatal. Según el gobierno, la presión tributaria sería del 32 por ciento del PBI. No me cierra que sea menor que el 34,4 por ciento de los países de la Ocde, pero supongamos que es cierto. El gobierno absorbe, además, recursos por vía inflacionaria y endeudamiento, lo que da una exacción al mercado muy superior. El oficialismo pone de ejemplo el IVA que es del 21 por ciento y recauda el 7,2 por ciento del PBI, en Nueva Zelanda es del 15 por ciento y se recauda 10 por ciento del PBI. Queriendo decir que es buena idea aumentar la base imponible -evitando la evasión- porque así puede bajarse la alícuota sin bajar la "presión fiscal total" (impuestos, inflación y endeudamiento) sobre el PIB que es lo que realmente destruye. O sea que no tiene intenciones de corregir el rumbo negativo. La curva de Laffer introdujo una discusión importante: más baja es la presión fiscal, más crece el PBI y, así, más recauda el gobierno aun cuando las alícuotas sean menores lo que, en un círculo virtuoso, provoca que disminuya la evasión. Hay que desenmascarar, además, el supuesto "efecto redistributivo" de la "presión fiscal" porque toda esa carga termina siendo pagada por los más pobres ya que, desde arriba, necesariamente se traslada hacia abajo, por ejemplo, subiendo precios. Así, la carga fiscal es la principal causa de pobreza.

Alejandro A. Tagliavini

Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com


Necesidad del ser santafesino

Los santafesinos cuando se aproxima algún hecho electoral referido a ocupar espacios en el Estado, saltan al ruedo desenfrenadamente en medio de discusiones la mayoría de las veces banales. Ello quizás ocurra por ser un distrito con características singulares, extensión, regiones diversas en cuanto a sus potencialidades económicas, sociales y hasta culturales. Tal vez haya que bucear si ello ocurre por adolecer de una mística santafesina. Tal como ocurre en la sociedad política argentina, nadie se siente representado verdaderamente por aquellos a quienes se vio constreñido a votar, en Santa Fe se superlativiza. Cuando se "siente" auténticamente la patria chica, se concurre alborozado y con mucha esperanza a votar pues se espera el retorno de lo que necesita la comunidad. Aquí en nuestra provincia ello no ocurre. En otras provincias, como Córdoba, Mendoza, San Luis y otras, fluye el entusiasmo. En Santa Fe es habitual que los votantes no sepan auténticamente a quien acompañar con su voto. Tal vez sea hora que entre los habitantes de este territorio tan especial, desde muchos puntos de vista y en diversas representaciones decidamos darle un colorido especial a este importantísimo distrito. Y seguro así, cuando se postulen los candidatos no estén esperando apoyos desde las cumbres nacionales sino que surja espontáneamente desde el perfil de esta regionalidad, entonces podríamos empezar a pensar que apareció un "ser santafesino".

Héctor Malvar

Por qué no anular el disparate

Un diputado nacional pasará a cobrar 95.000 pesos, entre dieta y gastos de representación, a lo que se agregan 40.000 pesos por pasajes y otros 18.000 pesos por desarraigo para los que viven a más de 100 kilómetros de la Capital Federal. Esta información fue publicada por La Capital, el Día del Periodista, es decir el 7 de junio próximo pasado. Si yo fuese el presidente, y leo o escucho esta información que lógicamente divulgó toda la prensa oral, escrita y televisiva, inmediatamente busco el mecanismo adecuado para anular tal disparate, a raíz de todos los pobres e indigentes que tengo en este momento en este país abarrotado de incongruencias, a raíz del sueldo miserable que gana el 80 por ciento de los jubilados. Y en modo especial atento al terrible desequilibrio fiscal de las cuentas públicas, donde lo que se recauda es ínfimo respecto de lo que se gasta. Si yo fuese el presidente, antes de que el Estado pague estas cifras, llevaría a la mitad el sueldo actual de todos los integrantes del Poder Legislativo y Judicial. Y estoy seguro que tomando esta resolución a favor de la gente, "sin ninguna duda", ganaría "de taquito", como se suele decir vulgarmente, las elecciones de medio tiempo.

Felipe De Mauro

felipedemauro47@gmail.com

Denuncia de maltrato en un partido de futsal

Quiero expresar mi indignación porque el 7 de junio a mi hijo lo maltrataron en la cancha de Central. Fue a jugar un partido de futsal y como llevaba su mochila escolar con él escudo de NOB le empezaron a decir que cómo se atrevía a ir así. Fomentamos un clásico sin violencia y después le pedimos a un adolescente que esconda o se retire porque tiene una mochila de otro club. Quiero destacar que yo soy de Central y toda mi familia es de NOB y jamás nos peleamos por eso. Mi hijo, criado en un hogar donde no se pelea por la camiseta, pensó que podía ir a cualquier lado con su querida mochila de NOB. Es más, como sus compañeros y DT tenían miedo que le pase algo esperaron todos juntos hasta que mi marido lo retire del club. Una vergüenza que haya pasado algo así, que mi hijo nunca tuvo miedo de usar una camiseta o una mochila de su club y haya tenido miedo él y sus compañeros que le hagan algo.

DNI: 25.982.166

La adversidad en las rutas

Al lamentable accidente protagonizado hace unos días por cinco camioneros en la ruta A-012 a causa de la densa neblina, que produjo una persona fallecida, se suma a otros accidentes debidos a desperfectos mecánicos, bancos de niebla, baches o por la intensidad de la lluvia y el viento, que la crónica policial ha informado con preocupante frecuencia. Pareciera que los camioneros con sus imponentes camiones con acoplado estuviesen exentos de todo riesgo, pero la realidad demuestra que no es así, y sus vidas están en riesgo como la de cualquier automovilista, sea viajante, profesional, turista, chofer de colectivos, o que cumpla una actividad por la que necesite conducir. A propósito de los camioneros, quien transite las rutas argentinas o de otros países, podrá ver el andar de camiones de mediano porte, y de grandes unidades internacionales que llevan las cargas más variadas. Puede ser porque el ferrocarril no alcanza a cumplir con la demanda del transporte de cargas; o por el ágil medio que representa el camión; pero lo cierto es que éste poderoso vehículo cada vez se ve más en las carreteras. La vida del camionero tiene una cierta aureola de misterio y romanticismo, y algunos dicen que viene a ser "el marinero de los caminos"; porque así como el marinero tiene "un amor en cada puerto", el camionero tiene un amor en cada pueblo donde para. Creo que se trata de una afirmación infundada, pero en fin, eso comentan. Es que no pueden verlo acompañado por una chica compartiendo la cabina de su unidad, para que ya les estén adjudicando una aventura amorosa. Pero más allá de fantasías, la vida del camionero es sacrificada. Hay que vivir semanas lejos de la familia; hay que andar miles de kilómetros por rutas que en general son peligrosas. Hay que luchar, muchas veces en soledad, contra un tránsito cada vez más intenso y riesgoso; y contra el viento, la lluvia y la nieve. Me parece que los camiones, más viejos o más modernos, más o menos poderosos, cisternas, con acoplado o semirremolque, serán para siempre parte del paisaje carretero de nuestro país; transportando cereales o cargas generales. Sólo es de esperar que sus conductores, los andantes de los caminos cada vez más peligrosos, igual que quienes los transitan con vehículos de todo tipo, no sigan poblando las páginas necrológicas. No puede ser que salir de viaje por las rutas, sea lo más parecido a jugarse la vida.

Edgardo Urraco

DNI: 6.042.889

poesia4@gmail.com

Esas desapariciones legales

Si alguien posee dinero mal habido y lo quiere hacer desaparecer legalmente, puede presentarse en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires y solicitar la emisión de una ley que declare su desaparición, y por cifras superiores a las reales. Obtenida la ley, gestione su promulgación al gobierno provincial. Con ello pueden dormir tranquilos, porque los legisladores, con su enorme "formación intelectual e ingenio creativo", han previsto que las cifras reales pasen a ser simbólicas, y las simbólicas serán reales y legales. Consideran que la sociedad carece de entendederas para darse cuenta de la mentira. Hay que comprenderlos; como la administración anterior dejó la provincia cero kilómetro, no tienen nada importante para legislar, y necesitan demostrar que "trabajan" con temas como el expuesto, que exige mucho esfuerzo mental.

Emilio Zuccalá

Comentarios