Edición Impresa
Lunes 05 de Junio de 2017

¿Me ayudan a pensar?

Si mi mamá o mi papá, o un hermano, o un hijo, se incapacita por cualquier cuestión, accidente, paso del tiempo, enfermedad, de manera que necesite completamente de mi asistencia personal porque no puede hacer nada por sus propios medios.

Si mi mamá o mi papá, o un hermano, o un hijo, se incapacita por cualquier cuestión, accidente, paso del tiempo, enfermedad, de manera que necesite completamente de mi asistencia personal porque no puede hacer nada por sus propios medios. Si tuviera que lavarlo, darle de comer, moverlo de la cama, charlarle si es que me entiende, estar pendiente las 24 horas, ¿esta situación no me estaría afectando también en mi cuerpo, en mi salud, en mi bienestar integral? ¿No sería realmente un peso para mí? ¿No presenta un peligro para mi salud física y psíquica? ¿Y si no quiero y renuncio a esta situación? ¿Podría hacerlo? Me dirían que soy responsable de esa persona o me juzgarían por abandono de la misma. Entonces, ¿se está respetando mi derecho de decidir sobre mi cuerpo, mi salud y mi vida como se enuncia en el principio de autonomía? ¿Soy totalmente autónomo en estas cuestiones? Estos planteamientos son idénticos a los que fundamentan el "aborto no punible" según el "Protocolo para la atención integral de personas con derecho a la interrupción legal del embarazo" (Protocolo ILE). Entonces, siguiendo con este principio de autonomía del Protocolo ILE, ¿es argumento válido el que toda persona tiene derecho a decidir sobre su cuerpo, su salud y su vida para proporcionar a una madre la posibilidad de destruir un embrión? Perdón, ¿acceder a la interrupción legal del embarazo? Por otro lado, y volviendo al primer párrafo, si mi presupuesto no me permite llevar a mi pariente inválido a algún establecimiento que lo atienda, ya que yo no estoy preparada física y menos psíquicamente para enfrentar el problema, pero sé y veo que las personas "ricas" sí lo pueden hacer. ¿No sería mi derecho pedirlo? Pero, además, si queda al amparo de alguna institución adecuada, tendré que ir a visitarlo. Y eso me va a producir angustia, frustración y remordimientos ¿No puedo pedir que se me desligue de semejante situación? ¿No existe un protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del vínculo? En pro de mi salud, ¿no tendría que reclamarlo? ¿No sería una obligación del sistema de salud responder a mi demanda? Es más, tendría que hacerse sin interponer ningún obstáculo médico, burocrático o judicial ya que se pondría en riesgo mi salud, por lo menos la psíquica. Evidentemente no estoy de acuerdo con estas argumentaciones, ni con el principio de autonomía por el cual se fundamenta el aborto no punible, y no le veo la diferencia con el ejemplo del pariente inválido. Hay situaciones que se tienen que enfrentar y el asesinato legal no es forma de eludirlas. ¡Miles de parejas están en lista de espera para adoptar! Además, si la información tiene que ser veraz, adecuada y completa para ejercer el principio de autonomía, explíquenme, alguno de los médicos adiestrados para la interrupción legal del embarazo, cómo se "elimina" el embrión de una, dos o 22 semanas. Sí, entendieron bien, de cinco meses y medio (pág. 37 y 38 del protocolo citado). ¿Cómo se muere ese bebé? ¿Qué distintas formas hay para eliminarlo, descuartizarlo, quemarlo, asfixiarlo? ¿Con las pastillas se adelanta el parto, o no? ¿Qué están haciendo con los cadáveres? Perdón, ¿con los ex embriones? Yo no quiero ser parte de esta masacre y siento que no estamos haciendo nada.

Araceli Mateo

DNI 12.788.434

Me robaron y ofrezco comprar mis cosas

Cerca de las 13 del viernes 2 me robaron en la playa de estacionamiento frente a Tribunales. Una mochila gris oscura marca Targus (grande), adentro había una notebook gris clara marca Lenovo (le falta la tecla "L"), el cargador, un cargador de celular negro, Código Penal comentado de Abosso (tapa azulada, nuevo). En su interior tiene escrito el nombre de Victoria Nager; dos libros de Derecho Penal Tributario, un disco rígido externo de 600 gb marca Samsung, un portafolios de cuero negro. En la computadora y el disco rígido está toda mi vida. Trabajo, tesis, publicaciones, y material para el concurso que rindo en dos semanas. Pero lo que más me duele son todas las fotos y videos de mi bebé. Al que lo tenga, se lo compro. No me interesa nada más que recuperar mis cosas. Son irrecuperables en lo personal.

Les dejo mi mail: marcoespinassi@hotmail.com, un teléfono fijo, 4262693. Por favor, ayúdenme compartiendo esto en todos lados, por ahí le llega al que tiene mis cosas. Muchas gracias.

Marco Espinassi

La tradición no es tortura

Asombrado contemplaba días atrás a la locutora y presentadora de televisión Anabela Ascar cometiendo un gravísimo acto de irreverencia mientras ensayaba una defensa a ultranza de los animales y preferentemente de los caballos. En una entrevista y acompañada por dos activistas de los derechos de los animales, titulaba el zócalo de la pantalla con una frase poco feliz y más que afrentosa para quienes sentimos orgullo por nuestra raigambre criolla, que proclamaba: "La tradición no es cultura, es tortura", para de ese modo expresarse en contra de las tradicionales jineteadas. Me siento en la obligación de informarle a la señora, que de todas las disciplinas ecuestres, es en las jineteadas donde el caballo lleva más ventaja con respecto a su jinete, ya que sólo trabaja 14 segundos como máximo, algún fin de semana por mes y en temporada. No tengo dudas de las buenas intenciones de la periodista y su afecto por los "no humanos", pero que por los caballos reservados no se preocupe, que de ellos se ocupan y muy bien sus propietarios, los tropilleros. Y prueba de ello es el pelo brilloso y estupendo estado que lucen en cada una de sus presentaciones. Con la convicción más absoluta y orgulloso de mis sentimientos, me permito refutar su desgraciada calificación y afirmar que "la tradición es la expresión más pura de la cultura argentina".

Alejo Uribe

Protocolos y cátedra abortiva

Una norma inferior como lo es una disposición provincial o municipal no puede contradecir una ley nacional como es el Código Penal. Este califica al aborto de delito fundado en que asesina a un ser vivo, inocente e indefenso, distinto de su madre. Sólo admite como excepciones exculpatorias (que como toda excepción debe interpretarse restrictivamente) los supuestos de violación o abuso contra una mujer demente. Pero no basta con invocar esos delitos sino que hay que probarlos. Son ilegales los protocolos que pretenden legalizar el aborto incluyendo causales no contempladas en el Código Penal como ser supuestos peligros para la vida o la salud física o mental de la madre. Pero los progresistas, ya sean marxistas, kirchneristas o socialistas, se caracterizan por tergiversar y burlar la ley. La proyectada cátedra sobre el aborto claramente procura justificar y fomentar esa práctica por lo que violarían la letra y el espíritu de nuestro Derecho que considera personas por nacer a los fetos dotados de derechos como toda persona empezando por el derecho fundamental a la vida o sea a nacer. Cabe suponer que con esos protocolos abortivos y la citada cátedra se estaría incurriendo en las figuras delictivas de abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público, incitación a cometer delitos y asociación ilícita, por lo que corresponde que los fiscales se aboquen a investigar esas hipótesis delictivas. ¿En vez de la cultura de la muerte por qué el Estado, las autoridades, no se abocan a la cultura de la vida atendiendo a los drogadictos, creando las estructuras y volcando los recursos financieros y humanos para ello? ¿No le interesa al gobierno socialista intentar la rehabilitación de los adictos?

Raúl Miguel Ghione

Tropezar con la

misma piedra

Las experiencias buenas y malas nos dejan su aprendizaje. Más aún si uno no es obstinado, sino realista. Especialmente cuando dejamos que los resultados nos lleven a una revisión y sincera modificación de lo que es obvio que frenó las expectativas deseadas. Creo que para eso, especialmente en política, cuando no se da lo que se pretendió y volver sobre lo mismo, es darse otra vez contra la pared. A nuestra ex mandataria Cristina de Kirchner, su insistencia en ciertas personas que han mal influido en el resultado que pretendía, debería inducirla a otra actitud. Llevarla a un análisis exhaustivo y honesto, donde modificar algunos hechos, es de necesidad ineludible. Incluso otras personas que no se han postulado, pero gozan de una mala imagen, tenerlas en consideración, es caer en lo mismo. Poder ubicarse en esto pide una reflexión donde la realidad juega un fuerte papel. Impedirlo, es seguir estancado porque sí, donde la falta de humildad, la prepotencia, la arrogancia, hunden objetivos. Algo sorprendente fue cuando la ex presidenta designó a Milani como jefe del Ejercito y el silencio de quienes la acompañan fue absoluto. La ex presidenta hizo caso omiso a las posibles críticas que pudo haber recibido de su entorno. Siempre se supo que Milani participó en la época más oscura de nuestro país, con conductas aberrantes. A Cristina Kirchner esto le resbaló. Creyó que tenía que hacer valer su decisión, para reiterar como siempre de una u otra forma, quién maneja el timón. No le importó, como con otros sucesos que tapó, hizo oídos sordos y apañó más allá de lo concreto y hasta de lo repudiable. Hay una larga lista de gente que la ex mandataria dejó en su gobierno, a conciencia de lo que han hecho en desmedro del país. Sería prudente y lo dice nomás el sentido común, elegir por quienes no existe en su haber, mochilas en perjuicio de la sociedad, que sean respetables y dignas de merecer cargos, y estén a la altura de los hechos, con condiciones humanas que no se pueden obviar.

Nora E Cardarelli

Las multas deberían ser para protegernos

Siempre me declaré un ferviente servidor de este juego en el que nosotros, los ciudadanos, nos hacemos los que creemos que las multas de tránsito son para protegernos y no para recaudar. Así, cuando te llega una deuda de seis mil pesos por excederte 6,1 kilómetro por hora en Villa Mugueta, imagino que es por el bien de un niño que podría estar jugando con una pelota al borde del peligro. Soy fanático de Salinger, lean "El guardián entre el centeno", que es bellísimo. Por el otro lado, si bien no soy de los que creen que el socialismo esté complotado con el narcotráfico, me gustaría que hagan algo para sacarse esa fama de la mochila. Pero son gente sorprendente. Estrenaron las multas a los test de narcolemia. Y, es más barato manejar drogado que cruzar un semáforo en amarillo (seguramente en onda roja como los de Ovidio Lagos), o excederse un 20% la velocidad máxima permitida.

Joaquín Torrens

DNI 34.557.874

Comentarios