Edición Impresa
Jueves 29 de Junio de 2017

La violencia familiar

La violencia en sus distintas manifestaciones, instalada en la sociedad argentina, ya no es objeto de preocupación sólo de los adultos.

La violencia en sus distintas manifestaciones, instalada en la sociedad argentina, ya no es objeto de preocupación sólo de los adultos. También, los jóvenes y adolescentes tienen que conocer las causas de las mismas y hacer algún aporte para desterrarla, en vistas a un mejor presente e idéntico porvenir. Si bien, son innumerables las causas de los hechos violentos, es cierto que la mayor cantidad de estos comienzan en casa. Los niños maman acciones violentas, muchas veces desde el seno materno. Una discusión agresiva entre un hombre y una mujer embarazada, por ejemplo, repercute en el niño que la mujer lleva en su vientre. Y si este hecho se sigue repitiendo, a medida que va creciendo el pequeño comienza a padecerlos y a manifestar su sufrimiento, a veces con llanto constante, con ahogos o asfixia, con caprichos diversos, etcétera, lo que lo lleva a recibir injustamente reprimendas de sus padres a su comportamiento. E incluso, muchas veces debe ser llevado al psicólogo, cuando los que deberían ser tratados son los padres. Entre las diversas causas que generan violencia en el ámbito doméstico, podríamos enumerar varias. Pero, las discusiones aludidas y las peleas, las agresiones verbales o físicas, la intolerancia y la falta de respeto mutuo entre los miembros de una familia, las encabezan. En el caso de los niños, no es conveniente que vean mucho a los superhéroes, tales como El Hombre Araña, Batman, El Capitán América, etcétera, cuyas versiones originales han sido distorsionadas en la mayoría de los videos que ofrecen en Internet y, en ellos, sólo los "golpes que van y vienen, al niño lo entretienen". Y lo más conveniente y sano, individual y familiarmente, es el diálogo. Los hijos pueden disentir con sus padres, los padres con sus hijos y, todos con todos, entre ellos, pero sin olvidar lo que es propio del ser humano: solucionar las diferencias tranquila y respetuosamente, exponiendo cada uno las razones de su conflicto o malestar y argumentando la mejor manera de solucionarlos, de modo que todos en casa sean beneficiados.

Daniel E. Chávez

DNI: 12.161.930


La esclavitud provincial del siglo XXI

Soy radióloga con funciones en el Departamento de Diagnóstico por Imágenes Hospital Provincial de Rosario. Designada como personal a planta permanente el 1º de agosto de 2016 mediante decreto 1.849/16 del 25 de julio 2016, firmado por el gobernador. Ahora bien, desde el momento de la designación, agosto 2016, no percibo ningún tipo de remuneración por mi trabajo. El acto administrativo mediante el cual se me designaron es legítimo y no ha sido revocado. En mi recibo de sueldo aparece: licencia sin sueldo, la cual nunca tome, cumplo mi trabajo siempre, marco con sistema lector de huellas. La conducta de la provincia con respecto a mi persona es injusta. En un momento, ante mis reclamos, ofrecieron pagar la deuda, desde el Hospital, como monotributista. No acepté, como dije, fui designada en planta permanente del Ministerio de Salud de la provincia. Hasta hoy no fui notificada, llevo 11 meses trabajando para la provincia sin cobrar. La conducta es claramente arbitraria y me pone en un estado de vulnerabilidad que es insostenible, en lo personal y económico.

Elisa Durán

DNI: 24.675.937


Las ONGs en el Congreso Nacional de Hepatología

En los sucesivos Congresos Nacionales de Hepatología faltaba la voz de la gente. Así lo comprendieron las actuales autoridades y por primera vez en su historia, en la reunión anual, que se realiza en Buenos Aires desde ayer hasta mañana, de profesionales involucrados con las enfermedades del hígado, se escucha la voz de "las personas" a quienes van destinados sus estudios, sus progresos, sus desvelos y su entrega. Dejamos de ser un número, una estadística, para decir lo que hacemos y quiénes somos. Seres humanos sufrientes, anhelantes, con enormes deseos de terminar con las hepatitis virales crónicas, verdadero flagelo mundial que azota a millones de personas en el mundo y cuyo porvenir se presenta promisorio si todo continúa en este avance maravilloso. Somos optimistas, porque a la fecha nadie ignora que existen vacunas y tratamientos para la hepatitis B, que la hepatitis C se cura en el 98 por ciento de los enfermos tratados con las nuevas drogas, y que el hígado graso está en la preocupación de los especialistas que con su tesón y perseverancia, y esta vez junto al pueblo por medio de las ONGs, quizás logremos el objetivo planteado por la Organización Mundial de la Salud que no es otro que el de erradicar las hepatitis virales crónicas hacia el año 2030.

Edith Michelotti

Grupo Hepatitis Rosario

N. de la R: La hepatitis viral es una inflamación del hígado causada por uno de los cinco virus de la hepatitis (A, B, C, D y E). Los virus se transmiten por distintas vías: los de la hepatitis A y E, por alimentos y agua contaminados; el de la B, a través de sangre no segura y líquidos orgánicos, y el de la C, principalmente a través de sangre infectada. Los de la D sólo ocurren en infectados con el virus de la hepatitis B. Todos esos virus provocan hepatitis aguda, caracterizada por fatiga, pérdida de apetito, fiebre e ictericia. Las infecciones por los virus de las hepatitis B y C se pueden volver crónicas y causar cirrosis y cáncer de hígado. Según la Organización Mundial de la Salud se calcula que alrededor de 1,4 millones de personas mueren por año por diversas hepatitis virales.


Las dos realidades argentinas antagónicas

Luego del ballottage de 2015 se le extendió el certificado de defunción política. Muchos de los dirigentes que habían estado al lado suyo durante su estadía en la Rosada la abandonaron, convencidos del fin del kirchnerismo o, quizá, coaccionados por algún carpetazo. Sin embargo, Cristina Kirchner sigue vivita y coleando, a tal punto que será la candidata a senadora por la flamante Unidad Ciudadana en provincia de Buenos Aires. Amada y odiada por igual, la ex presidente demostró en el estadio de Arsenal que está más vigente que nunca, que es la única dirigente de la oposición que realmente preocupa, y mucho, a Cambiemos. Guste o no guste, la grieta es cada vez más profunda. Por un lado, Mauricio Macri y Cambiemos. Por el otro, Cristina Kirchner y su Unidad Ciudadana. Ambos dirigentes simbolizan dos modelos de país antagónicos. El macrismo y el cristinismo son como el agua y el aceite, incompatibles. Enarbolan banderas de dos países que no se soportan. Es por ello que primero en las Paso y luego en octubre chocarán dos cosmovisiones enemigas. La ancha avenida del medio quedará sepultada por una antinomia que cada vez se manifiesta con más violencia. El pasado 20 de junio las dos Argentinas quedaron expuestas. Mientras Cristina hablaba en el Viaducto ante unas 60 mil personas, el macrismo sexagenario y septuagenario se congregaba en las escalinatas de Comodoro Py para exigir la prisión de Cristina. Lo que está en juego en las próximas elecciones es, pues, la decisión del pueblo de apostar por el modelo de país de Macri, elitista y reaccionario, o por el modelo de Cristina, democrático y progresista; por una Argentina para pocos o por una Argentina para todos.

Hernán Kruse


¿Qué anda bien en el país?

Alguien me puede explicar qué anda bien, porque por lo que veo todo anda, anduvo y con este pronóstico andará mal. Un país con toda las riquezas que tiene, octavo mundialmente en superficie, con todos los climas, con poca gente si lo comparamos con otros terriblemente poblados y de menor extensión territorial, algo evidentemente no ha funcionado: la educación no funciona, el fútbol con problemas siempre, la economía desde que yo tengo uso de razón mal, la inflación debe ser la palabra más antigua y usada que poseemos ¿y entonces? Algo como población hay que repensar, ojalá que podamos, con grieta, sin grieta, rajaduras y otras especies de roturas, algo vamos a tener que hacer por las futuras generaciones; pero pensándolo bien, hay algo que funciona y podemos exportar, fanáticos, sí fanáticos, los hay de todos los colores, los fabricamos nosotros mismos, si uno hace una cosa bien otro se opone, uno tira para un club el otro tira para otro, uno es de un partido, el otro hace la contra por hacer la contra solamente, ¿y hacia dónde vamos así? Qué nos moviliza, la contrariedad, la rivalidad. Es hora de empezar a mejor la media cultural, sino seguiremos cayendo, y lo único que quedará es la posibilidad de exportar fanáticos, tal vez creamos que el mundo, alguna vez, necesite importar sus servicios.

Carlos R. Bianchi

DNI: 13.093.800


Al César lo que es del César

Los fariseos se reunieron entonces para sorprender a Jesús en alguna de sus afirmaciones. Y le enviaron a varios discípulos con unos herodianos, para decirle: «Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie. Dinos qué te parece: ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no?. Pero Jesús, conociendo su malicia, les dijo: «Hipócritas, ¿por qué me tienden una trampa?. Muéstrenme la moneda con que pagan el impuesto». Ellos le presentaron un denario. Y él les preguntó: «¿De quién es esta figura y esta inscripción?». Le respondieron: «Del César». Jesús les dijo: «Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios». (Mateo 22, 15-21). Esto que parece nuestra conversión filosófica-política en la reescrituras de un dogma, apenas sí nos sirve para dar referencia a lo que se está discutiendo en la actualidad en los escritorios del poder, sin embargo, tampoco deja de ser una mención a cómo venimos señalando el acontecimiento de ciertos sucesos que reconfirman no una capacidad profética, sino simplemente el empleo de un método lógico-deductivo para anticiparse a ciertas decisiones que se tomaron desde hace un tiempo.

Hernán López

Comentarios