Edición Impresa
Lunes 15 de Mayo de 2017

La olvidada laguna Melincué

Viendo esta mañana un programa de noticias por televisión, veo a un conocido periodista, mostrando el desastre que esta causando la laguna de Melincué.

Viendo esta mañana un programa de noticias por televisión, veo a un conocido periodista, mostrando el desastre que esta causando la laguna de Melincué. Relataba este señor que una habitante de la localidad lamentaba que en los últimos años no se había hecho casi nada. Yo viví hasta principios de 1969 en un pueblo vecino. Y, cuando vine a Rosario, ya se veía que el crecimiento de la laguna comenzaba a socavar los cimientos del viejo hotel ubicado en lo que era la isla, situada a pocos metros, cien o doscientos más o menos, que se recorrían por un terraplén. Edificio que a pesar de los embates de las aguas, aún se mantiene de pie aunque ya no sirva más que para estar cercado por el riesgo de un derrumbe de algún sector. Recuerdo que en los años setenta, siendo gobernador Carlos Sylvestre Begnis, se llevó maquinaria para comenzar trabajos que evitaran lo que ya se veía avanzar sin remedio. Todo debió ser retirado, pues la reacción fue tardía para evitar el avance del agua. Los hermosos balnearios que se situaban del lado de Elortondo, poco a poco fueron invadidos y destrozados por el avance de las aguas. Recién en los primeros años de este siglo se hicieron trabajos de dragado en el canal Melincué y se instaló un sistema de bombeo para ir desagotando de a poco los campos invadidos por las aguas de la laguna y reconstruir la ruta 90 en el tramo de Melincué, más la construcción de un hotel y casino, que le dio auge a Melincué. Es lamentable ver cómo el avance de las aguas hoy llega hasta el pueblo. Nadie duda de que este ha sido un año de intensas lluvias pero quienes son responsables de la conducción de la provincia, ignoraron la situación durante mucho tiempo. Pues, si las bombas funcionaran como es debido, hoy Melincué seguiría siendo un hermoso lugar para el esparcimiento y un lugar de muchos puestos de trabajo para este castigado país.


Oscar Pardo

DNI 6078561


Las interpretaciones políticas del 2 x 1

El 29 de diciembre de 1993, el senador Augusto Alasino, conocido como "el Choclo", presentó un proyecto de ley que fue aprobado por ambas Cámaras y sancionado como ley Nº 24.390 el 2 de noviembre de 1994 y promulgada de hecho el 21 del mismo mes y año. Esta ley en su artículo 7º establecía que "transcurrido el plazo de dos años previsto en el artículo 1 (la prisión preventiva no podrá ser superior a dos años), se computará por un día de prisión preventiva dos de prisión o uno de reclusión." El 14 de marzo de 2001 se sancionó la ley 25.430, que derogaba el beneficio establecido en el artículo 7º de la ley Nº 24.390. El artículo 2º del Código Penal establece expresamente que si la ley vigente al tiempo de cometerse el delito fuere distinta de la que exista al pronunciarse el fallo o en el tiempo intermedio, se aplicará siempre la más benigna. En consecuencia, todos los delincuentes que hubieran cometido delitos antes de la entrada en vigencia de la ley 25.430 podían acogerse al beneficio de la ley más benigna. De hecho, salvo casos excepcionales, los que cometieron delitos antes del 14 de marzo de 2001, debieron haber sido juzgados y en caso de ser condenados y beneficiados, si hubiere excedido el término de prisión preventiva. El 6 de agosto de 2013, la Corte Suprema de Justicia declaró inadmisible el recurso fiscal que se oponía a la aplicación del beneficio de la ley 24.390 (del 2 x 1), por lo que este beneficio le fue concedido al coronel Antonio Herminio Simón. El juez Ariel Lijo lo condenó a 19 años de prisión y en el mismo fallo, el magistrado le aplicó el beneficio del 2 x 1. El rechazo al recurso fiscal fue suscripto por Lorenzetti, Maqueda, Highton de Nolasco, Petracchi y Zaffaroni. La presidenta Cristina Fernández, haciendo alarde de una supuesta independencia de los poderes del Estado, manifestó: "Este fallo no se hubiera dado en el gobierno anterior...". Y las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo se llamaron a silencio al igual que todo la izquierda. Actualmente, un fallo de la Corte, con la oposición de Lorenzetti y Maqueda, le concede el beneficio del 2 x 1 al imputado Luis Muiña y se armó un escándalo de mayúsculas proporciones. ¿Cuál es la diferencia? ¿Acaso la exitosa abogada los acallaba con jugosos subsidios? Pero en "el mundo del revés", el Congreso de la Nación viola la Constitución nacional y anula una ley (de punto final y obediencia debida); quitando derechos adquiridos. Y una Corte Suprema de Justicia integrada por el dueño de departamentos utilizados como prostíbulos y una ministra, que en el informe original de la Conadep figura como desaparecida, avala la aplicación de leyes con retroactividad. La ley 26.200 de implementación del Estatuto de Roma, fue promulgada de hecho el 5 de enero de 2007; y en su artículo 2º determina que "el sistema penal previsto en el Estatuto de Roma y la presente ley sólo son de aplicación para los crímenes y delitos respecto de los cuales la corte penal internacional es competente." Y esa Constitución nacional establece en su artículo 18, que "ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa". Pero hoy, a quienes combatieron al terrorismo marxista en la Argentina, se los encarcela, se los juzga por leyes sancionadas con posterioridad al hecho del proceso, se los ha sacado en muchos casos de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa (tribunales de justicia militar) y se los priva de los derechos adquiridos por las leyes de punto final y obediencia debida.


Orlando Agustín Gauna Bracamonte

Quizás ser cuerdo se parece a una locura

Dijo Einstein: "Tengo una pregunta que a veces me tortura, estoy loco yo... o los locos son los demás". Sabia frase que se adapta perfectamente a un personaje ligado al fútbol paradójica y risueñamente llamado el "Loco" Bielsa. Resulta lamentable ver noticias referidas al fútbol que perduran informativamente, relacionadas con la violencia, que generalmente nunca suele suceder dentro del verde escenario. Entristece la escasa publicación de algunos hechos mucho más destacables y dignos de ser reiterados. El cuerdo señor Marcelo Bielsa al respecto piensa y razona de la siguiente manera: "El procedimiento educativo mas poderoso que tiene la sociedad ya no son los elementos genuinos para tal fin como la escuela y la familia, sino los medios de comunicación, que influyen más que ellos. Avergüenza que sean los medios quienes hoy educan porque ellos poseen intereses específicos, mientras que la familia y la escuela poseen expectativas diferentes". El mismo argumento que utilizan para amplificar un comportamiento en la victoria es el que utilizan para condenar el comportamiento en la derrota. En eso se especializan los medios de comunicación, en pervertir a los seres humanos. Para ellos, lo que te hace importante cuando ganás, es lo mismo que te hace estúpido cuando perdés. Perturbar por conveniencia el orden o el estado de las cosas, viciar con malas doctrinas o ejemplos las costumbres, la fe, el gusto, son formas de perversión. Es necesario enamorarse de las ideas para poder convencer, para no ser un soberbio y no cambiar de idea según la ocasión, es necesario saber defender con convicción las ideas que alguna vez se eligieron"... ¿No creen ustedes que cuando todo el mundo está loco, ser cuerdo se parece a una locura?

Norberto Ivaldi

Estoy eternamente agradecido

El lunes 17 de abril, pasado el mediodía, comencé a sufrir un fuerte dolor en el estómago que, con el correr de los minutos, se fue agravando. Paralelamente, comencé a enfriarme y sudar copiosamente, lo que hizo que me comunicara con el urólogo Gustavo Delgado, quien me dijo que lo visitara inmediatamente en su consultorio ubicado en el Hospital Español. Luego de constatar la seriedad de mi situación, el doctor Delgado ordenó una serie de estudios y mi inmediata internación. Los estudios arrojaron el siguiente resultado: una vesícula repleta de cálculos que, al obstruir el conducto que une el hígado con el páncreas, terminó provocándome una pancreatitis aguda. Al no ser un problema urológico quedé en manos del equipo de cirujanos liderado por el doctor Jorge Kohan, quien me operó a los pocos días con todo éxito. Durante la internación (duró dos semanas), fui espléndidamente atendido y contenido por enfermeros y enfermeras que demostraron en todo momento profesionalidad y humanismo. A todos los mencionados en esta carta mi eterno agradecimiento, en especial al doctor Delgado, ya que de no haber sido rápidamente internado hoy seguramente estaría en el reino de "la parca". Esta experiencia no hizo más que confirmarme lo efímero de la vida, la fragilidad del ser humano.

Hernán Kruse

El cine Madre Cabrini

¿Qué pasa con el cine Madre Cabrini? ¿ Es que los rosarinos vamos a experimentar los sentimientos de "Cinema Paradiso"? ¿Desaparece este ícono de la ciudad?.Algunos lo califican como cine para viejos. Si así fuera, qué maravilla que alguien piense en la gente mayor, como yo, que pueda disfrutar de un espacio donde al margen de ver películas que traen grandes recuerdos del viejo cine, buenas producciones, precio accesible y atención casi personalizada ,porque el matrimonio Debiazzi hace sentir a los asistentes casi como una familia.¿Alguien conocía en Rosario a André Rieu antes de la presentación de los recitales en Cabrini y los maravillosos recitales de Principio de Año de la Filarmónica de Viena que regala a todos los asistentes? ¿Habrá algún cine de estas características en Argentina? Posiblemente sí pero por lo que yo sé, Debiazzi dio el puntapié inicial y ya lleva más de veinte años ofreciéndonos su trabajo. Sería muy triste que se perdiera este espacio cultural que presta tanto servicio a tanta gente. Si está cerrado por refacciones bienvenido sea, si otro es el motivo ojalá se solucione para que podamos seguir siendo socios del club de clásicos que funciona en el salón de actos del colegio Madre Cabrini.

Analía Ghione


Comentarios