Edición Impresa
Lunes 22 de Mayo de 2017

Hablemos con valentía

Si hablamos de aborto, hagámoslo con valentía. Convengamos que nadie, absolutamente nadie que esté en sus cabales, anhela interrumpir la llegada de una vida nueva.

Si hablamos de aborto, hagámoslo con valentía. Convengamos que nadie, absolutamente nadie que esté en sus cabales, anhela interrumpir la llegada de una vida nueva. Con lo cual podemos aseverar que "nadie" está a favor del aborto provocado. Luego de 50 años de ejercicio de mi profesión de partera observo por primera vez, tanto en la universidad como en la sociedad en su conjunto, que se ha resuelto finalizar con el tabú que fue el aborto "clandestino", poniendo fin al silencio cómplice y cobarde que acompañó siempre a estas prácticas, una de las más viejas en la evolución del hombre, en nuestro país y en el mundo. Sabemos que desde lo profesional y lo personal, resulta casi imposible convencer que desista a la mujer o a la pareja que ha tomado la decisión de abortar, sea cual sea su religión o posición social. Quienes resuelven interrumpir un embarazo lo hacen motivados por circunstancias adversas, por lo que considero que el resto de los seres humanos no somos los adecuados para censurar o ajusticiar. Lo cierto es que durante cientos de años, aprovechando esa situación, se llenaron los bolsillos profesionales inescrupulosos o empíricos atrevidos. Y así se perdieron y se siguen perdiendo millones de vidas. Las de los inocentes bebés, y las de muchísimas mujeres en edad fértil. Como hasta ahora en nuestro país de "eso no se hablaba", no contamos con estadísticas ciertas. Alrededor de 80.000 mujeres (OMS) deben ser hospitalizadas por año debido a complicaciones por abortos espontáneos y provocados. Se sabe que la cifra de abortos provocados es elevada, pero no se sabe cuántos son. Aun así algunos espacios afirman que es la principal causa de muerte materna. Y ya que ¡por fin! "de esto sí se habla", resulta muy importante que se haga con conocimiento y con responsabilidad, sin tergiversar las buenas intenciones, partiendo del punto álgido que es concluir con esta realidad que menciono y que lastima desde siempre. Más allá de las cifras que no tenemos, sólo reconociéndola se podrá modificar. Si se terminara con los lugares clandestinos de realización de abortos, si se enseñara a los jóvenes desde la más temprana edad la importancia y el valor de una vida, si se hablara de aborto en las escuelas, su importancia y sus riesgos, si se implementara educación sexual como materia, con profesionales apropiados, estaríamos educando a una parte del soberano para la prevención del embarazo no deseado. Sólo sería una forma más de colaborar con las magníficas y valientes decisiones que lleva adelante la Facultad de Medicina de Rosario, criticada por algunos pocos detractores que apresuradamente o por falta de información correcta no alcanzan a reconocer el avance en la historia que esta actitud conlleva. La sociedad viene encontrando puntos importantes de coincidencia, ojalá éste saltee equívocos y se sume, para el crecimiento del ser humano, para la vida.

Edith Michelotti

No olvidemos Guernika

Como descendiente directo de vascos y con la fortaleza conferida por la posesión de mis ocho apellidos originarios de tan noble tierra, me veo en la obligación de manifestar nuestro más profundo desagrado y desacuerdo con la ordenanza del Concejo Municipal de nuestra ciudad mediante la cual se designa Paseo Peatonal Alma Maritano al conjunto de veredas que rodean a nuestra querida plaza Guernika. El pasado miércoles 10 de mayo nos enteramos por algunos medios que dicho paseo sería inaugurado el viernes de esa misma semana. No sólo quedamos estupefactos ante semejante noticia, sino que supimos luego que la ordenanza se había aprobado casi un año atrás por la mayoría de los concejales que nos representan. Nunca fuimos anoticiados de la presentación de tal proyecto de ordenanza ni mucho menos siquiera consultados. Casi todo el mundo conoce la historia pero les recuerdo que justamente se cumplieron 80 años el pasado 26 de abril de aquella atroz masacre perpetrada por el bando nacionalista liderado por el general Franco en contra del pueblo vasco. Fue el primer experimento de guerra contra una población civil e indefensa llevado a cabo por la aviación nazi, y que contara también con la colaboración del régimen fascista de Mussolini en lo que sería el preludio de la Segunda Guerra Mundial. No fue el único ataque dirigido a nuestro pueblo pero sí el más importante y no por la virulencia de sus bombas y metrallas sino por el objetivo fundamental que perseguía, atentar contra la identidad, las libertades y el corazón de Euskal Herria, ya que bajo el añoso roble erguido y omnipresente situado delante de su casa de juntas se reunían los vascos desde hace cientos de años para dictaminar sus leyes. Creo sinceramente que este espacio de memoria es de vital importancia, no sólo para nuestra colectividad sino para la ciudad y el mundo entero. No había necesidad alguna de generar confusión sobre la denominación del mismo –si bien debo reconocer que la continuación peatonal de la calle Mitre sigue llamándose Sabino de Arana y Goiry en honor al fundador del nacionalismo vasco– no se le encuentra explicación a que las arterias que rodean la plaza conserven su nombre y que las "veredas" constituyan un paseo peatonal cuyo nombre nada tiene que ver con el país vasco y su historia. De mantenerse así estaremos ante la posibilidad de que un buen número de ciudadanos se refiera a la plaza como "Alma Maritano" en un futuro no muy lejano. No estamos en desacuerdo que una personalidad de la cultura de nuestra ciudad tenga su lugar de recuerdo pero existen muchísimos espacios públicos que no hubieran generado confusión ni conflictos. Incluso para su propia memoria –hablando de Maritano– hubiera merecido otro lugar que fuese propio y la dotara de mayor visibilidad. Por último, a nuestros concejales quisiera recordarles que los hemos elegido para que tomen intervención en asuntos más importantes que este y más teniendo en cuenta la realidad política y socioeconómica que se vive en nuestro país, y de la cual no está exenta nuestra querida ciudad.

Carlos J. Ibarbia

Un apeadero cerca del aeropuerto

En atención a que han aparecido noticias acerca de gestiones tendientes a la reanudación del servicio de trenes entre nuestra ciudad y la de Cañada de Gómez o alguna más cercana, sugiero a las autoridades encargadas de tal emprendimiento tener en cuenta el beneficio que significaría la construcción de un apeadero en el cruce del ramal ferroviario con la ruta que va al Aeropuerto Islas Malvinas. Desde dicho apeadero deberían ser trasladados los pasajeros hasta las instalaciones aeroportuarias –con el costo incluido en el precio del respectivo boleto para evitar especulaciones de todo tipo– en combis u ómnibus. Ello significaría, frente al mayor flujo previsto de vuelos ante la llegada de empresas denominadas low cost, un gran beneficio, no sólo para quienes parten y arriban por vía aérea a Rosario, sino también para quienes se vean obligados a utilizar el aeropuerto, constituyéndose, en caso de concretarse la obra propuesta, en uno de los pocos –o el único– en nuestro país al que se podría acceder por servicio ferroviario.

Roberto A. Meneghini

DNI 6.069.678

Tendremos que aprender a leer

Según la viuda ex presidenta, más del 50% de los argentinos votantes son literalmente analfabetos, ya que no supieron interpretar el léxico y claridad del mensaje que daba. Pero cabe una pregunta. Cuando ganó la Presidencia, los que la votaron en ese momento, ¿eran inteligentes y tenían un alto grado de interpretación de lo que decía la ex presidenta? ¿O no será que el pueblo se fue dando cuenta de la gran farsa que fue el gobierno saliente y decidió dar una vuelta de timón y hacer un cambio? Y también dijo que el causante de su derrota fue el periodismo de tinte opositor. Ahora bien, su orgullo y arrogancia no le permiten asumir que su gobierno tuvo fallas, que en definitiva fueron las causantes de su derrota, estimo que su círculo más íntimo sabe bien que con su política fueron los artífices de la caída. Pero claro, no quieren desaparecer y hacen y dicen todo lo posible para perjudicar a Macri y recuperar credibilidad, porque se están dando cuenta de que su ocaso político es inexorable y está a la vuelta de la esquina.

Manuel Castilla

Las dos caras de una misma moneda

Y como ya es costumbre, otra vez un corte de calle y en el medio los ciudadanos. Una situación que se repite a diario y que parece no tener solución. Cuando el día del paro nacional un grupo de manifestantes decidió cortar los accesos, dejó sin posibilidad a quienes quisieron llegar a sus trabajos. Broncas, miedos y malestar vivieron aquellos que no pudieron llegar producto de un panorama desolador. Los unos y los otros, los del corte y los otros, aquellos que resignados comenzaron a hacer bromas del hecho en cuestión. ¿Una situación que se naturaliza? Todos tienen derecho a manifestarse, ¿pero qué ocurre con aquellos que no quieren hacerlo? Si todos tienen el mismo derecho, ¿quién garantiza que ambos se cumplan? Dos grupos, dos verdades, ambos con la misma libertad. Pero quién garantiza que puedan lograr su objetivo sin quitar el derecho del otro. Dos caras de la misma moneda.

Paula Caffarena

DNI 21.086.576

Ángeles en las calles

Calle San Luis al 2200, casi Alvear. Una mamá lleva a upa a paso rápido (después me di cuenta de que no podía correr porque estaba extenuada) a un nene de alrededor de ocho años. Parece una clásica escena del nene caprichoso que no quiere caminar. Pasa un chico de un poco más de 20 años pedaleando y se da cuenta de lo que pasa. El nene está perdiendo el conocimiento. El chico de la bici, literalmente y sin pensarlo, tira la bicicleta y agarra al nene. Corre. La mochila que lleva en la espalda va perdiendo el contenido. La desesperada mamá va juntando lo que el chico va perdiendo. El señor de la carnicería y verdulería de mitad de cuadra (perdón que no sé el nombre) sale a ayudar, y otro caminante alcanza la bici "abandonada". Los pierdo de vista. Rezo como forma de ayudar. Mi reconocimiento y admiración a ese ciclista. No sé quién sos pero quedó claro qué tipo de persona sos. ¡Gracias!

Paula Calani

DNI 20.298.213


Comentarios