Edición Impresa
Miércoles 06 de Septiembre de 2017

Esquivando el bulto

El termino "esquivar el bulto" se origina en los antiguos duelos criollos en donde para evitar la puñalada del contrario había que esquivarla con un movimiento rápido del cuerpo.

El termino "esquivar el bulto" se origina en los antiguos duelos criollos en donde para evitar la puñalada del contrario había que esquivarla con un movimiento rápido del cuerpo. Era claramente un acto defensivo ante un ataque; o desde otro enfoque, un reflejo bastante lógico y justificado para sobrevivir (o ganar). Estos actos no siempre son físicos, pueden producirse con actitudes inconscientes ante imputaciones verbales o en la interacción cotidiana con semejantes donde las opiniones suelen ser diferentes, transformando el diálogo en una forma de pelea. La psicología nos dice que cuando negamos la realidad o no asumimos una imputación se emplean los llamados mecanismos de defensa, los cuales vistos con objetividad explican comportamientos que a simple vista parecen irracionales, pero de alguna manera son comprensibles. Algunos ejemplos: "Yo no soy malo, eso es una burda mentira" (negación). "Yo no soy malo, el malo es mi adversario" (proyección). "Yo no soy malo, porque cuando era chico me decían el bueno" (regresión). "Yo no soy malo, es una invención de los poderosos ocultos" (fantasía). Entre estas conductas defensivas existe una en particular muy empleada por personas y/o instituciones, la llamada racionalización, que frente a preguntas o cuestionamientos que molestan responde con argumentos sin base sólida o poco creíbles. A nivel individual: "Yo no soy malo, soy una combinación etérea de elementos que unidos producen efectos cuestionables y que por sus características llevan a mis enemigos a errores interpretativos" (verso puro). Las defensas jurídicas, aunque suelen ser muy frondosas y racionales forman un tema aparte en la medida que buscan justicia. A nivel social y de actualidad se me ocurre un ejemplo revulsivo, de mucha gravedad y que se refiere a la vida de las personas: cuando la opinión pública, ejerciendo sus derechos, solicita precisiones al poder establecido preguntando por ejemplo si Santiago Maldonado está desaparecido, y le contestan con razonamientos parecidos a este ya famoso "Un desaparecido no existe, no tiene identidad, es una entelequia, por lo cual no procede una respuesta, y si procede está en la divina providencia". En este caso, más que una defensa aceptable como las detalladas anteriormente, es una detestable y siniestra falacia sin ningún tipo de justificación; es esquivar el bulto cobardemente, combinando, fantasía, negación, racionalización con la perversión que muchas veces manifiestan algunos encumbrados. Algo parecido (aunque no tan grave y con perdón de los futbolistas) cuando los defensores del arquero "esquivan el bulto" evitando un pelotazo pateado para el gol.
Omar Pérez Cantón


Con la música tampoco
Como habitué de los conciertos de la Orquesta Sinfónica, lamenté profundamente la manifestación efectuada el jueves pasado pidiendo por la aparición del joven Santiago Maldonado. Estimada y muy querida orquesta, la política no debe inmiscuirse ni en la cultura ni en la educación, cuando esto ocurre lo que se logra es bastardearla. Tanto la cultura (su mejor expresión, la música) como la educación no pueden ser usadas como herramientas para ningún hecho político. Existen tristes recuerdos de cuando esto ocurrió, su mayor ejemplo fue el nazismo, que no permitía expresión alguna que no fuera aprobada para sus fines. La excelencia lograda por la orquesta bajo las batutas, primero, del maestro Raus, y de su actual director, Del Pino Klinge, no puede opacarse por políticas orquestadas por una izquierda violenta que se esconde en las sombras e intereses espurios de políticos, tampoco la educación con el penoso intento de usar niños de jardín y de escuelas primarias. El ámbito para hacer política no es una sala de conciertos, para ello existen las distintas organizaciones a las cuales se puede adherir o participar como a uno le plazca. Gracias por vuestra gran dedicación a lo que hacen con excelencia: música.
DNI 1.721.639
Quien siembra vientos cosecha tempestades
Cristina Fernández de Kirchner sembró fuertes vientos durante más de una década, fomentando el odio y la confrontación entre sus compatriotas. Si bien en los últimos tiempos ha sufrido el embate de algunas brisas moderadas, que poco a poco fueron mutando en ráfagas que últimamente la obligan a abstenerse hasta de acercarse a "su lugar en el mundo", ni siquiera para cumplir –con más razón, tratándose de una ex presidenta– con el deber cívico de votar en la provincia de Santa Cruz las últimas elecciones. Días atrás, mientras la ex presidente asistía a una misa por la aparición con vida del artesano Santiago Maldonado, fue duramente interpelada por la madre de Tatiana Pontiroli, una de las tantas víctimas de la tragedia de Once, desempolvando aquel viejo dicho que reza: "Quien siembra vientos, cosecha tempestades".
DNI 6.259.301
Las obras de calle Sarmiento
Al igual que muchos rosarinos, hace tiempo ya que no transito por calle Sarmiento. Las mejoras de esa traza, anunciadas con bombos y platillos por la actual intendenta suponía, de acuerdo con sus propias declaraciones, una mejora estética que impulsaría el alicaído comercio en la zona. Recientemente, mi esposa sufrió un desperfecto en su tablet. La llevó a un local ubicado sobre esa calle a fin de procurar su reparación. Su propietario, al cual conocemos por habernos realizado otras reparaciones en anteriores ocasiones, le manifestó las graves consecuencias que padecen los negocios debido, al parecer , a la interminable obra. En su local, por ejemplo, sus ingresos son una décima parte de lo que eran habitualmente. Un negocio vecino se vio forzado a cerrar sus puertas, al no poder cubrir sus costos. Y no son excepciones. Todos los locales sobre calle Sarmiento han visto seriamente afectados sus ingresos. Mientras en los barrios todavía hay calles de tierra y no se instalaron cloacas, en el centro (en el cual vivo) se realizan obras costosas, innecesarias (o al menos no urgentes) y tan mal planificadas y ejecutadas, o tan escasas de los necesarios fondos para su realización en tiempo y forma que es dudoso que sobreviva alguno de los comercios afectados por la obra para cuando ésta finalice. Si es que alguna vez lo hace. Resulta además sugestivo que de hecho la traza mencionada fuera abierta por un breve período poco antes de las elecciones Paso, para luego volver a cerrarse al tránsito, situación que hasta hoy persiste. En resumen, a mi entender, la Municipalidad de Rosario abandona los barrios en aras de realizar una obra innecesaria, costosa, mal planificada y perjudicial para los comercios y los vecinos.
Juan Pablo Zucco
Maltrato en un negocio
Se supone que un negocio que vende ropa para futuras mamás, de la galería La Favorita, trataría como se merece a un ser que lleva otra vida en su seno. Todo lo contrario, maltrataron a una amiga mía y a su mamá de manera cruel y perversa. Al intentar efectuar un cambio de un pantalón de futura mamá que le apretaba la pancita, la acusaron primero a ella de haberlo lavado y de tener olor a enjuague de ropa. Todo esto con muy malos modales. Conste que la prenda todavía posee el cartón original y un papel con autoadhesivo en una pierna. Al acudir yo en persona, hablé con el titular, de nombre Marcelo, a mí me dijo que la prenda no se devolvía en la condición en que había sido retirada (cambió el argumento original). Esto obviamente va a seguir por los carriles correspondientes con denuncias por malos tratos y otros matices legales. Cuando la persona agraviada hizo su descargo en la página del Facebook, le editaron el reclamo y la bloquearon.
Graciela Sterpone
DNI 12.110.771
¿Y a ellos quién los controla? (II)
Quiero responderle a la señora Edith Michelotti, autora de la carta de lectores publicada el 02/09/17, donde preguntaba quién controla a los administradores de edificios. Como profesora jubilada que soy, no puedo menos que felicitarla por su expresión de que la educación bien entendida empieza por casa. Como la buena educación va de la mano con la buena información, me complace informarle que "empleado" es a quien el empleador le paga aportes jubilatorios, obra social, seguro de vida obligatorios, caja de protección familiar, ART, sindicato y vacaciones. ¿Su consorcio le paga dichas leyes sociales a su administrador? Si lo hacen sería un error. Por lo tanto, no es un empleado sino que se le otorga mandato tal como lo establece el Código Civil y Comercial de la Nación, en consecuencia, tampoco cobra "sueldo" sino "honorarios" por su actividad. En cuanto a quién controla al administrador, no hay duda que deben ser los consorcistas que si no tienen consejo de administración ni reglamento de propietarios, son los que fallan. En cuanto a que a usted la asustan los administradores, no hay duda de que es una apreciación muy personal, propia de algún conflicto de índole privada que no tiene nada que ver con toda la profesión. Espero que mi información le sirva de ayuda
DNI 5.143.501

Comentarios