Edición Impresa
Lunes 10 de Julio de 2017

Empachados de la realidad

Todos los días, al prender la tele, lo primero que encontramos generalmente son casos de inseguridad en donde se relatan por ejemplo cómo asesinaron cruelmente a un jubilado en el intento de robarle el auto, sin poder lograr el cometido los delincuentes porque ni siquiera sabían manejar.

Todos los días, al prender la tele, lo primero que encontramos generalmente son casos de inseguridad en donde se relatan por ejemplo cómo asesinaron cruelmente a un jubilado en el intento de robarle el auto, sin poder lograr el cometido los delincuentes porque ni siquiera sabían manejar. O un matrimonio de abuelos brutalmente golpeados por cuatro horas para arrebatarles los ahorros de toda su vida; y toda una infinidad de personas que a diario sufren dolorosos hechos delictivos, y de los que tampoco escapan los policías que en ejercicio de su labor dejan la vida sin tener el reconocimiento ni la justicia merecida. Vemos la impunidad manifiesta con la que los políticos que dejaron el país en ruinas, siguen su vida como si nada hubieran hecho, y los giles que mantenemos la Nación, los que todos los días nos levantamos a trabajar honestamente, a los que no nos alcanza la guita para cubrir las necesidades básicas, a los que no nos regalan nada, los que pagamos puntualmente nuestros impuestos, los que estamos hartos de los políticos mentirosos, nos preguntamos: ¿cómo puede ser que no estén presos? ¿Qué pasa con la Justicia si están todas las pruebas? ¿Qué pasa? Y decimos para conformarnos, porque otra no nos queda: "Están todos en la misma". "La Justicia está arreglada", respuestas que nos van convenciendo de que debemos quedarnos con los brazos cruzados, porque nada podemos hacer, porque si nos involucramos es en vano. Nos duele el alma al ver cómo los valores van desapareciendo, cómo no se respetan las instituciones; cómo una madre o un alumno pueden pegarles sin ningún castigo a un docente; cómo un dirigente sindical se hace millonario a costillas de los trabajadores que creen en él; cómo ciertos personajes hablan impunemente atentando contra un gobierno democrático, que te guste o no, es el gobierno elegido por el pueblo. Cómo un grupo de mujeres que no representan a la mayoría, se victimizan y utilizan políticamente una causa tan noble como es luchar contra la violencia de género; cómo una diputada de la Nación dice que no se siente representada por el Himno Nacional; cómo otra diputada repudia un acto cívico-militar en conmemoración del 25 de Mayo y dice muy livianamente que las Fuerzas Armadas no deben existir. Cómo la mayoría de los periodistas transmiten lo que quieren con total hipocresía atados a sus conveniencias económicas. Debemos reflexionar, unirnos en una sola voz y hacernos escuchar, para que nuestra generación y las venideras sean protagonistas de un país en el que todo sea de la manera correcta y no como ahora que estamos patas para arriba. "Somos una mayoría silenciosa y existe una minoría bulliciosa que nos amedrenta y acobarda". No lo permitamos. Se lo debemos a la patria.

Andrea Virgilio

DNI 22.400.570

Comparaciones equivocadas

Las frecuentes expresiones desatinadas de algunos kirchneristas no cesan de sorprendernos e indignarnos. Días atrás la economista y candidata a diputada nacional, Fernanda Vallejos, afirmó que Amado Boudou era victima de una persecución política, comparándola con la que supo soportar el ex presidente Hipólito Yrigoyen, pero fue ampliamente superada por el diputado Juan Manuel Pedrini, cuando en un programa de televisión cometió el desatino de parangonar, sosteniendo una situación similar, al multiprocesado ex ministro de Planificación y actual legislador Julio De Vido, con el prestigioso neurobiólogo y médico sanitarista Ramón Carrillo.

Alejo Uribe

DNI 6.259.301

Un político me devolvió la confianza

Trabajo en forma voluntaria en un jardín de infantes de un barrio muy careciente de nuestra ciudad, que surgió de unas cuantas personas decididas a hacer algo por los chicos. Allí se les da una excelente educación y también el desayuno de lunes a viernes. El jardín se sostiene con la ayuda de muchas personas voluntarias que aportan una beca mensual para poder pagar a las docentes. Sin embargo, no llegamos a fin de mes. Le comenté esto a un amigo y rápidamente se puso en movimiento. Llamó a una persona de su confianza y me consiguió una entrevista. Fui a ver a esta persona. Se trata del diputado Eduardo Di Pollina. Y este señor, que ante todo es un señor, que se mueve en la arena política desde hace muchos años, me otorgó una gran ayuda para el jardín. Y gracias a él hoy podemos afrontar importantes gastos y seguir funcionando. Quiero destacar que este señor no prometió una ayuda, sino que la hizo efectiva, y tampoco puso condiciones ni requirió nada a cambio. Ya cobramos dos meses y no puedo más que agradecer su gesto. Sé que si hoy no lo contara aquí, nadie lo sabría. Es que en nuestro país, aunque usted no lo crea, hay políticos honestos y comprometidos, y que además no salen en las fotos de los diarios. Gracias señor diputado no sólo por su apoyo, sino también por devolverme la fe en que las cosas pueden ser mejor.

DNI 25.750.500

Un gracias gigante

En esta época donde estamos prontos a la crítica descalificadora, donde las cosas que vemos mal las resaltamos con el mayor de los énfasis, hoy quiero manifestar públicamente mi agradecimiento por la atención médica recibida en el Hospital Español. Siempre pensé y dije que un enfermo sólo necesita, además de una buena atención médica, una cama limpia y la afable contención para menguar su dolencia. Esa afable atención, la encomiable vocación por atender de la mejor forma al paciente en todo momento, es lo que he recibido en la unidad coronaria y diferentes pisos en días de internación en dicho nosocomio. Redundo en decir que no basta el agradecimiento por el cumplimiento del deber, lo que se percibe es más allá de lo indispensable. Por ello, hago público mi agradecimiento para que esa excelencia se haga común en todas las actividades humanas.

Jorge Paladino

DNI 6.513.167

Mejoras para el transporte de pasajeros

Necesito que alguien nos escuche, soy usuaria de los servicios de la nueva empresa 33/9 que une las ciudades de Roldán con Rosario. Somos muchos usuarios que viajamos diariamente a Rosario a trabajar, a estudiar o simplemente a pasear. Esta empresa dijo que debíamos unir barrios, Carcarañá, San Jerónimo, Roldán, Funes, no son barrios, son ciudades y estamos padeciendo un mal servicio porque esta empresa tiene frecuencias cada 45 minutos y tarda en llegar de Rosario a Roldán dos horas. Seguimos viajando como ganado, encima nos roban con el boleto, el chofer se queda con tres pesos o más de cada pasajero. ¿Por qué no ponen la bendita tarjeta Sube y se dejan de robar? Y que pongan más coches. Gracias.

Rita Acosta

Tango y rock unidos por un museo

Más allá de polémicas basadas en gustos personales, si analizamos objetivamente a la música popular, creo que estilos diferentes pueden mostrarse juntos como referencias comparativas de motivaciones y contextos que les dieron origen. La separación entre tango y rock por ejemplo, obedece a diferentes vivencias generacionales pero que nos proporcionan un interesante tema para el análisis sociológico. Estos estilos, paradigmas de la música popular argentina, no rivalizan cuando tratamos de entender cómo nacieron y se desarrollaron, por el contrario, nos aportan un interesante hilo conductor de nuestra historia urbana. Rosario ha sido ámbito y testigo de este fenómeno sobre todo a partir de de sus compositores e intérpretes locales cuya trascendencia nadie puede discutir. El área de Cultura municipal no ha desconocido esta realidad y ha gestado lugares ya tradicionales como la Casa el Tango y los galpones donde actúan conjuntos de rock, pero estimo que nuestra ciudad merece también un museo que abarque ambas expresiones musicales bajo la idea de difundir las múltiples circunstancias que permitieron a estos estilos ser parte de nuestra cultura popular. Este museo concebido como lugar interactivo y didáctico tendría actualmente los elementos necesarios para su funcionamiento pero al estar en manos de coleccionistas y memoriosos no cumplen la función educativa que potencialmente tienen. Me parece que necesitamos un proyecto que pueda canalizarlos hacia una función cultural extensiva. Estoy seguro de que no faltarán lugares para su funcionamiento, tampoco donaciones y aportes de todo tipo, fotografías, partituras, aparatos de reproducción, libros, revistas, discos, objetos varios y sobre todo la memoria activa de protagonistas, historiadores e intérpretes que pueden colaborar para que esto sea una realidad. Sin duda el interés será para visitantes locales y al mismo tiempo como atracción turística. Rosario se lo merece, tenemos en la ciudad figuras reconocidas que aportarían sus conocimientos al respecto; existe además en la ciudad una escuela de museología que puede colaborar para su concreción. Descuento el apoyo de La Capital por haber publicado esta nota y de las autoridades municipales que promueven realizaciones entre lo público y lo privado. Imagino –sin el permiso respectivo– un nombre para este proyecto en gestación: "Museo de la música popular Cholo Montironi y Litto Nebbia". Espero además que entre los adherentes a este comentario podamos conectarnos y aportar ideas conducentes para una eventual concreción. Recibo en mi correo los comentarios y sugerencias que crean conveniente. operezcantonhotmail.com

Omar Pérez Cantón

Esperar contra toda esperanza

Esta frase viene bien para que los jubilados provinciales nos expresemos con respecto al seguro mutual. Ese seguro, caro, muy caro, y que sostenemos especialmente los jubilados mayores, precisamente no nos llega. Por eso esperamos contra toda esperanza que el Poder Legislativo resuelva y lo transforme nuevamente en un seguro para toda la vida. ¿Será mucho pedir, señores diputados y senadores, que se haga justicia? Ustedes tienen la palabra. Gracias a La Capital por publicar este ruego.

Consilia Varrenti

Presidenta

Asamblea Permanente de Jubilados Provinciales Rosario

Comentarios