Edición Impresa
Domingo 30 de Julio de 2017

Elecciones: del modelo a la apatía

Tal vez haya más reproches que entusiasmo, pero se trata de un momento definitorio de la expresión ciudadana, uno de los pocos donde cada individuo pesa por igual.

Aunque la mayoría del electorado no las espere con ansiedad ni las disfrute, en exactamente dos semanas todos los ciudadanos tienen en las elecciones una oportunidad de protagonismo que no deberían desperdiciar. Tal vez haya más reproches que entusiasmo, pero se trata de un momento definitorio de la expresión ciudadana, uno de los pocos donde cada individuo pesa por igual. Y en Santa Fe se dará una situación especial con un sistema electoral que es único en el país y en el que se probará un avance electrónico para después del cierre de mesas.

Para los desinteresados hay posibilidades de justificar alguna excepción al voto, y también es cierto que las sanciones estipuladas para quienes no cumplan con la obligación del sufragio, suelen ser perdonadas. Pero debiera imponerse la responsabilidad individual de ejercer un derecho de alto valor simbólico para la democracia.

Tampoco es cierto que estas internas (Paso) no tengan demasiado sentido, al menos en Santa Fe, donde la mayoría de los partidos o frentes confrontarán entre dos o tres listas. Varios candidatos se juegan su futuro político en este acto. Por citar sólo los más conocidos: Anita Martínez-Roy López Molina en la disputa a concejal de Cambiemos podrían definir ahora al futuro candidato a intendente del sector. O Alejandra Rodenas-Agustín Rossi en la discusión por los candidatos a diputado nacional del peronismo, determinarán además mucho sobre cómo se conducirá ese movimiento político en los próximos dos años.

Es correcto que la definición no será tan determinante. El que pierde no va a quedar afuera (salvo que no alcance el mínimo del 1,5% de los votos emitidos) y terminará integrando las listas que disputarán los cargos en las generales del 22 de octubre. Es que los nombres de los candidatos de la interna se van a intercalar en la lista final del partido o frente al que pertenezcan. Ese reparto se hará por el sistema Don't.

Sí será relevante el número de sufragios que consigan algunos candidatos o fuerzas más chicas, ya que para pasar a las generales tendrán que conseguir ese piso exigido por la ley. Y tampoco es menor el lugar que ocuparán en la nómina definitiva.

Votos en blanco

Facundo Manes lo cuenta siempre en sus charlas sobre cómo influye el entorno en la toma de decisiones. Cita un ejemplo de dos países de similares características culturales de Europa y los diferentes resultados que obtenían al momento de elegir si quienes renovaban su carné de conducir eran o no donantes de órganos. En uno de los países la mayoría elegía serlo, mientras que en el otro los niveles eran bajísimos. La diferencia estaba en que en el primero si no se aclaraba que la persona no quería ser donante se daba por hecho que aceptaba, y en el otro caso era al revés: había que expresar consentimiento marcando con un tilde.

Probablemente al revés de esa lógica, en esta tercera experiencia de boleta única se eliminó el casillero en el que se permitía marcar el voto en blanco, una opción que estaba al mismo nivel de cualquier candidato. Ahora para votar en blanco no hay que marcar ninguna opción porque ya no existe ese casillero.

Un ejemplo nacional

En estas elecciones, Santa Fe será una suerte de "vedette" electoral en el país. Es que será el único distrito que votará (por tercera vez) con el sistema de boleta única (todos los candidatos están en una sola hoja) y por segunda vez ese mecanismo convivirá con el tradicional de listas sábanas que impera en casi todo el resto del territorio argentino (ya se votó así en 2013).

El actual sistema destierra picardías electorales. Como el Estado diseña, imprime y distribuye las boletas, no se pueden utilizar para el intercambio de favores por votos, por ejemplo. O distribuir boletas falsas para perjudicar a otros. También asegura que todas las candidaturas estén disponibles y tienen espacio y visibilidad equivalentes,

En una publicación de la provincia, Oscar Blando y Diego Echen analizan el exitoso debut de esa experiencia en la provincia en el 2011, después de que se derogara el sistema conocido como ley de lemas. Sólo Córdoba y Capital Federal utilizaron sistemas de votación similares, pero en estos comicios será Santa Fe la única que lo sostendrá, en tanto a nivel país siguen los amagues para reformar el régimen electoral.

Y en estos comicios se dará un nuevo paso adelante en la provincia. Se trata de una experiencia piloto para simplificar, acelerar y dar transparencia al escrutinio provisorio. Se implementará en dos municipios (Roldán y San José del Rincón) donde se usarán por primera vez tablets y teléfonos celulares para el recuento y transmisión de datos, dos instrumentos que si todo funciona bien podrían reemplazar al vetusto fax que todavía se utiliza para enviar los resultados.

Comentarios