Edición Impresa
Viernes 06 de Octubre de 2017

El voto y las personas mayores

Cuando converso con muchísimas personas mayores, me llamó la atención particularmente que digan ante diferentes eventos electorales: "yo no voy a votar, para qué, soy mayor de 70 años y no tengo obligación de hacerlo.

Cuando converso con muchísimas personas mayores, me llamó la atención particularmente que digan ante diferentes eventos electorales: "yo no voy a votar, para qué, soy mayor de 70 años y no tengo obligación de hacerlo. Además, a quién votar, si nuestra situación no cambiará en un ápice luego de las elecciones". De acuerdo al Código Electoral Argentino son electores nacionales todos los ciudadanos nativos, por opción o naturalizados, de ambos sexos, a partir de los 18 años cumplidos. O sea, que salvo las excepciones perfectamente detalladas en las personas que son excluidas, todos los ciudadanos tienen la obligación de sufragar. También las personas mayores de 70 años; si bien tiene carácter de opcional al igual que los menores de 16 a 18 años. Ahora bien, el voto es el único instrumento democrático de manifestar la voluntad política de todos los ciudadanos; se apoya o se retira esa voluntad y son elegidos así los funcionarios que nos regirán la vida política por un tiempo determinado. Además, está taxativamente explicado que las mesas electorales deben facilitar a los ciudadanos información y las condiciones para que puedan votar. Por ello, los ancianos, discapacitados, personas con diferentes limitaciones físicas pero en condiciones de votar, deben recibir ayuda, se les deberá acercar a planta baja las cajas y los volantes, y todos los mayores pueden así votar. Lo importante es ver, escuchar, cuáles son las propuestas que tienen los candidatos en este próximo evento electoral de concejales y legisladores, que yo hasta ahora lamentablemente no escuché absolutamente ninguna de ningún candidato a elegir. Y eso es lo importante, nosotros las personas mayores de 60 años que somos en Rosario unas 200.000 almas podremos expresar nuestra insatisfacción y rechazo no absteniéndonos a votar, todo lo contrario, asistir y si no hay ninguna propuesta que mejorará nuestras vidas, podemos votar en blanco o con voto anulado, y eso sí que sirve, y mucho, porque así les manifestaremos nuestro descontento por no tenernos en cuenta absolutamente. Nosotros tenemos derechos consagrados en la Nueva Convención Interamericana de Protección de los Derechos de las Personas Mayores, y si no lo saben aún, deberán ponerse al día, porque la Argentina ya eligió su voluntad de efectivizarlo como ley nacional, que es obligatoria, tenemos derechos a ser escuchados, atendidos, al trabajo, a estudiar, a tener lugares accesibles a nuestras condiciones, a manifestarnos en los planos sociales, políticos, económicos, a ser de verdad integrantes activos, útiles e involucrados en los problemas actuales de nuestra sociedad, no pasivos, desechados, desatendidos, o marginados. Que no nos invada el desaliento o la depresión. ¡Empoderémonos!
Dr. José Alberto Trop
médico geriatra y gerontólogo
Presidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Rosario

La hipocresía de mostrar lo que no es
La campaña electoral está desnudando hipocresías de no pocos candidatos. Las más notorias son las de la ex presidente, quien con sus mutantes personajes pretende mostrar lo que no es. Es oportuno recordar la destacada frase de Iriarte: "Aunque la mona se vista de seda, mona se queda".
Emilio Zuccalá

¿Quién regula los horarios del correo?
Hace casi dos meses me llegó el telegrama para ser autoridad de mesa en las Paso de agosto, lo recibí y por tanto estaba obligada a cumplir con mi deber cívico como ciudadana. Estuve todo el día en la escuela que me tocó, en la que no había agua en los baños y las porteras se veían obligadas a tirar agua con baldes regularmente. Previamente, concurrí al curso de capacitación porque era la primera vez que me tocaba y no tenía idea de cómo proceder, y más que nada para cobrar el extra que pagan por ir al curso. Mi sorpresa fue que sólo podía asistir a uno solo, el del sábado anterior a las elecciones, porque en los días de semana el curso era a las 10 o a las 16. ¿Los que trabajamos? Bien gracias. Hoy vino mi segunda sorpresa cuando quise ir a cobrar (el 04/10, casi dos meses después de las elecciones) a la sucursal del Correo Argentino que me toca (Mendoza al 6300) y me informaron no muy amablemente que sólo realizaban pagos de 10 a 17 horas. Le expliqué a la señora que yo por cuestiones laborales salgo desde San Lorenzo a las 17.10, llegando a mi casa a las 17.45, es decir, que ni volando llego antes de las 17. Nadie puede ir a cobrar en mi nombre tampoco y ella se rehusaba a pagarme porque "Prosegur retira el efectivo a las 17", y el colmo de esto fue la consulta que me hizo el otro señor del Correo ante mis quejas por el horario ridículo de pago: "¿Y como hacés si tenés que hacer un trámite, por ejemplo, de horario bancario?". No sabía que tenía que darle detalles de mi vida para poder cobrar o seguir su sugerencia y pedirme un día de mis vacaciones para cobrar los 1.050 pesos que me correspondían. Mi sugerencia a futuro es que estamos en el siglo XXI, podríamos usar las transferencias bancarias para aquellos que contamos con una cuenta en algún banco y no disponemos de ese rango horario arbitrario y absurdo para ir a cobrar a un correo. O bien, no llamen más a los que trabajamos en el ámbito privado porque no nos dan el día siguiente libre y no podemos cobrar con comodidad tampoco. Yo cumplí con mi obligación cívica, estaría bueno que respeten mis derechos también.
Andrea Gurdulich

Evocación de Elías Castelnuovo
Se cumplen 35 años del fallecimiento del poeta, ensayista, periodista y escritor Elías Castelnuovo. Figura destacada de la literatura social latinoamericana de estilo realista. Miembro del Grupo de Boedo junto a Alvaro Yunque, Cesar Tiempo, Roberto Mariani y Leonidas Barletta. Es perceptible en Castelnuovo la influencia de los máximos exponentes de la literatura francesa como Emile Zola, Honore de Balzac y Anatole France. También de escritores rusos como Tolstoi, Dostoievski y Gorki. Castelnuovo exhibe en sus relatos y poesía las desventuras de las mujeres y hombres proletarios a quienes la sociedad y los poderes imperantes castigan, estigmatizan y expolian. La literatura debe una herramienta para la transformación social y el fin de las injusticias. Entre los libros de Elías Castelnuovo se pueden mencionar: "Tinieblas" (1923), "Malditos" (1924), "La marcha del hambre" (1931), "El arte y las masas" (1935) y "Memorias" (1974). Había nacido en Montevideo, Uruguay, el 3 de agosto de 1893 y su vida se apagó en Buenos Aires el 11 de octubre de 1982. Nos legó obras que continúan interpelando conciencias sensibles.
Carlos Solero

Tenemos una oportunidad histórica
La señora Cristina Fernández de Kirchner se bajó del debate público televisivo y se niega a poner la cara para decirle al pueblo por qué hizo lo que hizo y qué piensa hacer en lo sucesivo. Mientras tanto, sus adoradores siguen deseando que le vaya mal al actual gobierno, sintiéndose atacados cuando se les habla, entre otras cosas, de la repugnante herencia que dejaron y del inmenso caudal de dinero que se llevaron y/o dilapidaron. Tenía la señora, en el debate, la oportunidad histórica de reivindicar al kirchnerismo, no al peronismo. Porque el kirchnerismo no es lo mismo que el peronismo. Es más, le debe la vida a la crisis de identidad del peronismo, del cual hizo uso y abuso. Si el peronista estuviera bien parado en sus conocimientos y convicciones, jamás hubiera existido el kirchnerismo, ni la burla del mismo a los pobres, a los mismos peronistas pobres, a los que les dicen: "Yo te pongo la música y vos bailá", y los hacen bailar a su antojo. Y por si esto fuera poco, desde que perdieron el gobierno de la Nación, se ofenden y se sienten atacados, cuando se hace público todo el daño que hicieron. Por lo que solamente estarían contentos si a su líder se le llamara Doña Cristina, aunque el liderazgo que adquirió en su quehacer diario le haya servido solamente para ejercer el arte que mejor maneja: la mentira. ¡Qué injusticia más grande cometimos los argentinos mirándolos con desconfianza! ¡Qué mal nacido es el periodismo que vive sospechando de ellos, siendo todos tan santos y tan buenos!
Daniel E. Chávez

Problemas con las cloacas
Mi nombre es Luisa Gambino, vivo en el monoblock 82, mi departamento es 1654, planta baja. José M. Rosas 1376. Tengo un problema muy pero muy grave, cada 15 días se rebalsan las cloacas y eso hizo que se me reventaran las cañerías de adentro de mi departamento. Tuve que sacar un crédito para poder solucionarlo y ahora me dicen que las napas ya están muy pero muy deterioradas y tengo mucho pero mucho miedo de que se derrumbe todo. Vinieron a destapar un par de veces pero no solucionan el problema que es muy grave porque se corre el riesgo de vidas, ya que vivimos muchas personas en este monoblock. Tengo todos mis impuestos al día, ellos vienen a nombre de Alfredo Araujo. Les doy mi número de identificación, 109-0185594-010-0. Estoy muy asustada, vivo sola y estoy sufriendo ataques de pánico. Por favor, les pido que consideren mi problema que es muy pero muy grave. En este momento tengo el agua en la parte de adelante de mi departamento y no puedo salir, sería muy agradecida para que se acercaran a ver mi problema, manden gente idónea porque está siendo cada vez peor y podemos sufrir una desgracia.
Luisa Gambino

Comentarios