Edición Impresa
Sábado 26 de Marzo de 2016

El pato en la escuela o el valor de la diversidad

“El pato en la escuela”, de Miguel Angel Santo Guerra, más que un texto, es una herramienta práctica para repensar nuestros planes.

“El pato en la escuela”. Una lectura obligatoria que me ha refrescado una y otra vez en mi memoria la famosa frase de Albert Einstein: “Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar un árbol, vivirá toda su vida creyendo que es estúpido”. A lo largo de estos años, se ha luchado por universalizar más y más la educación, se ha usado “el respeto a la diversidad” como pilar en lo que se fundamenta la educación inclusiva pero en ese afán de búsqueda por lo soñado, en el quehacer cotidiano nos olvidamos del pato. Una escuela donde en la realidad, las singularidades y los afectos, en ocasiones, se dejan de lado para que el alumno logre un objetivo.
 
Creemos que respetando los distintos tiempos al hacerlo, se sentirá bien por lograr ser parecido a sus compañeros. “El pato en la escuela”, de Miguel Angel Santo Guerra, más que un texto, es una herramienta práctica para repensar nuestros planes, para que el aprender a aprender sea desarrollar habilidades del pensamiento, pero evitando construir “el deber ser” atendiendo y entendiendo a cada niño y dándoles más autonomía a su innata creatividad para resolver, así el pato no se sentirá ridículo en su paso por la escuela.
 

 

Comentarios

Últimas Noticias