Ediciテウn Impresa
Sábado 24 de Octubre de 2009

El paso del 7ツコ grado a la secundaria

Charlas, visitas a las escuelas, folletos y hasta cartas de los directivos a los padres son algunas de las estrategias que ya se dan las escuelas primarias para que sus alumnos de 7テつコ grado sigan el secundario. Desde el Ministerio de Educación piden que "se intensifiquen estas ideas para que los chicos puedan apropiarse del derecho a estudiar". Según datos oficiales, en Santa Fe son 53.490 los chicos que cursan el 7テつコ grado (18.660 son del departamento Rosario) y se preparan para pasar de nivel.

Charlas, visitas a las escuelas, folletos y hasta cartas de los directivos a los padres son algunas de las estrategias que ya se dan las escuelas primarias para que sus alumnos de 7ツコ grado sigan el secundario. Desde el Ministerio de Educación piden que "se intensifiquen estas ideas para que los chicos puedan apropiarse del derecho a estudiar". Según datos oficiales, en Santa Fe son 53.490 los chicos que cursan el 7ツコ grado (18.660 son del departamento Rosario) y se preparan para pasar de nivel.

Con la aprobación de la ley de educación nacional (2006), el secundario es una obligación de estudio. Sin embargo, no todos los sectores sociales lo pueden vivir como tal. Las razones son múltiples y van desde el origen selectivo del nivel hasta la falta de ofertas educativas cercanas y atentas a las distintas necesidades de los chicos.

Para que todos gocen de este derecho, maestros y directivos de las primarias han reforzado este año un trabajo que hacen desde siempre: ayudar a sus alumnos a que sí o sí tengan un lugar en el secundario. Vale recordar que la inscripción para el primer año comenzará el lunes 2 de noviembre próximo y se extenderá hasta el viernes 6 de esa semana.

Buenas ideas

Una buena idea es la que emprendió la Escuela Nツコ 61, de Juan Manuel de Rosas 4059, donde cada familia recibió una carta de la directora, donde les recuerda que "el secundario es obligatorio" y la importancia de seguir estudiando "para tener nuevas oportunidades de vida". "Las familias la leyeron y las devolvieron firmadas", precisó la directora de la 61, Liliana Tornatti.

Junto a la carta les llegó un listado de las secundarias del barrio y otras con terminalidades que podían interesar a los adolescentes. "Le sumamos la Técnica Nツコ 5, de Corrientes al 600, que los prepara como maestros mayor de obra", citó como ejemplo. A esto se agregan las charlas de las maestras con los alumnos.

También el diálogo abierto con los chicos de 7ツコ grado es una de las actividades que emprendió la Escuela Nツコ 560, de Oroño 5.635. La directora Mariela Ponce cuenta que se centran "en hacerles ver que el secundario es obligatorio". Aquí los alumnos, por lo general, asisten a las escuelas más cercanas: la Media 350 o a la Técnica 392. "Igual también se acercan otros establecimientos a dar a conocer sus propuestas, como recientemente lo hizo la Comercial Belgrano (Ente Ríos al 2300) que llegó con folletos", recordó Ponce.

Cerca del barrio

Dina Rovere es vicedirectora de la Escuela Nツコ 1.188 de Empalme Graneros (Perú 250 bis). Comenta que además de las charlas para los 7ツコ grados sobre la "obligatoriedad y la necesidad de seguir estudiando", también reciben a las secundarias. "Ahora organizamos un encuentro con la Técnica Nツコ 10, para que conozcan qué les ofrece", cuenta.

Y agrega que muchos de los que terminan se inclinan más por seguir en los secundarios habilitados en las primarias Nツコ 1.095 y 660, más cercanas al barrio.

"Para muchos chicos el mayor temor pasa por el cambio de escuela", confiesa María Flaviana Ponce, la directora de la Primaria Nツコ 773, de Riobamba 5.125. En esos miedos se mezclan las diferencias culturales, sociales y el desconocimiento de lo que significa el nivel.

Para hacerle frente a esas barreras, en la 773 trabajan residentes de una cátedra de Psicología. "En talleres y en un buzón, los chicos escriben sus dudas y miedos, y luego los conversan", dice Ponce.

También se visitan dos secundarias muy cercanas (la habilitada en la 1.358 y la 663) para "despejar esos miedos". "Nos interesa que sepan, por ejemplo, que las chicas embarazadas, que son mamás y también aquellos que trabajan, bien pueden seguir estudiando", resalta.

Los principales obstáculos

De manera general, los directivos coinciden en que los límites para continuar en carrera aparecen en las cuestiones económicas. Así por ejemplo, recuerdan que muchos chicos que eligieron ir a escuelas que les demandan tomar colectivos, debieron regresar al barrio para seguir estudiando. Otros límites pasan para las adolescentes que atienden y cuidan a los hermanos más pequeños. El ingreso al mundo laboral, por supuesto muy precario, es otro impedimento para muchos chicos, que hasta lo ven "como algo más seguro que al propio estudio".

No son menores las diferencias culturales que marcan vivir "en un Fonavi o en una villa". "No siempre los chicos se sienten incluidos en todos los ámbitos", cuentan algunas de las educadoras.

Según la directora provincial de Educación Secundaria, Letizia Mengarelli, "estas problemáticas tienen distintos matices, pero en todos los casos lo que se busca es garantizarles un derecho a los chicos, del que hay que enseñarles a apropiarse". Y agrega que el pedido a las escuelas este año pasa para que las primarias intensifiquen el trabajo en los 7ツコ grados para que todos continúen estudiando.

Por otra parte afirma "que todos tienen un lugar asegurado en la secundaria" y señala: "A veces las dificultades surgen porque todos eligen una misma escuela, donde se genera una demanda excesiva y que es necesaria reorientar".

Comentarios