Edición Impresa
Miércoles 27 de Septiembre de 2017

El origen de la ciudad de Rosario

Durante la intendencia de Manuel Pignetto, el Concejo dictó en 1925 por iniciativa del edil e historiador Antonio Cafferata una ordenanza declarando como fecha oficial de Rosario el 4 de octubre.

Durante la intendencia de Manuel Pignetto, el Concejo dictó en 1925 por iniciativa del edil e historiador Antonio Cafferata una ordenanza declarando como fecha oficial de Rosario el 4 de octubre. El entusiasmo de la población ante la aprobación de la mencionada ordenanza, tuvo ribetes de alta movilización. La ciudad que más había crecido en los últimos años, polo de atracción de importantes inversiones, con un proyecto cultural de avanzada, salía del "anonimato" y daba lugar a festejos mayores conmemorando el "segundo centenario" de la urbe. Posteriormente el 10 de julio de 1940 el gobierno provincial fijó por ley el 7 del mismo mes para recordar el Día de Rosario para que coincidiera con la celebración del Día de la Virgen del Rosario. La ciudad debe su origen al pedido del gobernador Bruno Mauricio de Zabala en 1730, solicitando al Cabildo Eclesiástico la creación del Curato de los Arroyos atento a que los recientes pobladores ocupados en tareas campestres debían tener asistencia espiritual. Con respuesta positiva, la Iglesia santafesina designa como párroco a Ambrosio Alzugaray, quien había nacido en la ciudad de Santa Fe el 1º de abril de 1700 en el hogar formado por el capitán Ambrosio Alzugaray y Doña Bartolina Gómez Recio, nieta de Don Luis Romero de Pineda. Estudió en la ciudad de Chuquisaca recibiendo la ordenación sacerdotal en 1724. Alzugaray habilita nuestra primera capilla el 7 de mayo de 1731 construida por su antepasado Gómez Recio en el mismo lugar donde se encuentra actualmente la iglesia catedral. Recibe de la autoridad eclesiástica los ornamentos necesarios para las celebraciones litúrgicas entre los que se encontraba una hermosa imagen de bulto de la Virgen del Rosario tallado su cuerpo por manos indígenas (calchaquíes) y su cara por un artista español. Reunía sin duda una fraternal unión entre las dos civilizaciones. Crea además contigua a la capilla la primera escuela de Rosario constituyéndose así en nuestro primer maestro. La habilitación de la capilla dio un especial motivo a los pobladores que vivían dispersos en la zona a instalarse cerca del templo donde además de concurrir cercanamente a las ceremonias religiosas, a la escuela y recordar a sus seres queridos en el cementerio lindante, empezaron a encontrar establecimientos que se abrían y cubrían sus necesidades surtiéndolos de las mercaderías que necesitaban. Todo ello dio lugar a un proceso de formación y organización de un pueblo cuyo resultado al cabo de los siglos lo tenemos a la vista. Los historiadores Francisco Núñez y Félix Chaparro, entre otros, afirman "que el 7 de mayo de 1731 bien podría ser considerado como el verdadero día de la fundación de Rosario, si es que se ha de fijar alguna con cierto motivo serio e histórico". La pequeña aldea en muy rápido crecimiento poblacional empezó a ser nombrada por sus primeros vecinos como Capilla de la Virgen del Rosario del Pago de los Arroyos, luego Capilla de la Virgen del Rosario, Capilla del Rosario y finalmente como Rosario, es decir, que fueron sus habitantes, el pueblo todo el que decidió que así se llamara: Rosario. La ciudad no tuvo fundador oficial que determinara su denominación, pero existía, "había nacido" y debía tener una identificación. Así lo hizo la gente dándole su actual, bello e ilustre nombre. Pocos ejemplos se conocen donde espontáneamente el pueblo lo haya decidido motivado en este caso por la presencia de la Virgen del Rosario que trajo el padre Alzugaray, quien falleció el 21 de mayo de 1744 y fue sepultado en el templo parroquial. Conjuntamente con María Paula Alzugaray, logramos que una placa recordatoria le fuera ubicada el 26 de febrero de 2014 en el Pasaje Juramento.
Miguel Chiarpenello


Tramitando mi jubilación
Desde el 22 de marzo de 2016 estoy tramitando mi jubilación en Udai Rosario Centro. Todos pasamos por esta vida sin más razón prometida que poder llegar a viejo con la posibilidad de jubilarnos. Dado que he cumplido con todos los requisitos que la ley vigente determina, Ansés dio en 30 días visto favorable a mis antecedentes laborales presentados, pero la misma Ansés no determina mi derecho, que a la fecha ha transcurrido más de un año y medio y dicho legajo sigue sin resolverse. He agotado todos los medios de reclamos sin tener respuesta. Además, me han pedido el cese de actividad laboral sólo con la intención de prolongar esta angustia, pero lo más perverso es que con este dato saben que no percibo remuneración alguna desde el 1º de mayo de 2016. Estoy desesperado, no puedo más, no sé cómo seguir. Es indignante haber aportado toda una vida y hoy, en mi vejez, no poder vivir dignamente por el mal funcionamiento de este organismo, siendo que el beneficio de mi jubilación es un derecho alimentario. Para corroborar lo dicho, los datos de mi expediente son 024-20-13413678.3.974-1. Muchas gracias.
Alfredo José Trabaina
DNI 13.413.678
En manos de dos locos sueltos
No es el título de una desopilante comedia de enredos. Tampoco me estoy refiriendo a los histriónicos Laurel & Hardy o Abbott & Costello. Es algo verdaderamente dramático. Casi apocalíptico. Me estoy refiriendo al líder supremo del Régimen de Corea del Norte, Kim Jong-un, y al actual "gendarme del mundo", Donald Trump. Ambos han hecho lo imposible para poner al planeta al borde de una Tercera Guerra Mundial. No han escatimado esfuerzos en mostrar músculo y alardear acerca de su poderío bélico. La situación es verdaderamente grave. Ello porque no debemos tener una visión de corto alcance que sólo involucre a estos dos pendencieros. El nudo gordiano son en verdad las alianzas geoestratégicas preexistentes a este conflicto. Cuando hablamos de Corea del Norte no podemos pensarla sin el respaldo bélico de los dos gigantes, China y Rusia. En igual sentido, cuando pensamos en Estados Unidos, debemos tener en cuenta que estamos hablando de la Otan. Esta es la verdadera ecuación a tener en cuenta y el fenomenal riesgo que significan estas bravuconadas para la paz mundial. Disiento con el pensamiento de Su Santidad, el Papa Francisco, en el sentido de que estamos viviendo una Tercera Guerra Mundial en cuotas. Este caso no es así. Es una bola de nieve. Corea del Norte y EEUU son sólo el fulminante de una inmensa bala que amenaza la paz mundial. Son sólo el disparador. Una vez encendida la mecha las bombas no se detendrán más, hasta que una de las facciones sucumba o bien desaparezca la vida humana sobre la faz de este hermoso planeta azul. Ese es el gran riesgo y no va a venir financiado en cómodas cuotas. Breguemos para que la cordura llegue a buen término y no sea necesario llenarles los bolsillos a los empresarios de la industria bélica, dinero este que quizá ni siquiera puedan utilizar alguna vez. "La guerra es un atentado contra el género humano". Plinio.
Jorge Enrique Yunes Farrud
Mi experiencia con el limonero
Recuerdo, hace tiempo, planté un limonero. Su calidad era de lo mejor y ansiosa esperé sus frutos. Con el tiempo, pocos limones adornaron la planta. Cuando fui a quejarme por la magra cosecha, me explicaron que era muy tierno para soportar un peso excesivo; de ser así, sus ramas se quebrarían. Tuve que esperar que se fortalecieran su tronco y ramas para obtener una buena cantidad. Dicen que la naturaleza es sabia, no así los hombres ¿Por qué cuento esto? Como docente me lastima que les hablen a niños de desapariciones y otras problemáticas que no comprenden. Dejemos que sean felices en su maravillosa infancia ¿Cuál es la intención de los que provocan esta situación? Queda el interrogante. Enseñémosles valores para que vayan creciendo como árboles robustos y ser en el futuro personas con criterios propios y no seres manipulados.
Angélica Giovagnoli Coulter
DNI 3.305.934
Recordando a China Zorrilla
A tres años de emprender su luminosa gira celestial, vuelvo al Uruguay. Cómo no querer a ese país si siempre estaba en su corazón. Pequeño en superficie, inmenso en su belleza. Uruguay, destino al que anhelo regresar para caminar por la Rambla, escuchar el sonido del viento sobre el mar dulce de Solís, o contemplar el blanco volar de las gaviotas. Volver para disfrutar de la hospitalidad y el cordial saludo de su gente. Llego y me siento como en mi casa, encuentro tiempo para el descanso, la contemplación, la nostalgia y la alegría de estar allí, y pedir que se repita. Un tiempo para decir gracias. En estos días, ¡cuánto la extraño! Extraño su presencia, su espontaneidad, sus palabras, su ternura. Ese fuego, como decía Galeano, que "cuando uno se acerca te enciende". Extraño ese ánimo que contagiaba, esa conciencia de sana humanidad al ejercer su vocación, y sus infinitos proyectos, al hablar de su familia –herencia de un buen hogar– y siempre preguntar por la mía. Hoy le regalo flores y leo en su epitafio: "Sirvió para algo, descanse en paz". Yo diría "Serviste para todos los que te conocieron, los que te conocimos, y sin dudas descansarás en paz y en el amor de Dios". Justa recompensa a la bondad de sus actos y a la transparencia y generosidad de su larga siembra. Por eso, al final de su camino repetía: "Vida, nada me debes. Vida, estamos en paz" Y yo, al recordarla le diría: "Con tu mirada y tu sonrisa iluminabas todo, honraste tu existencia dando amor a cada paso. Imborrables serán tus gestos y las bellas palabras, noble señora de la vida y de la escena. Amiga querida para siempre de mi alma".
Adriana Perdomo
DNI 12.404.421

Comentarios