Edición Impresa
Lunes 03 de Abril de 2017

El legado de Zaffaroni

Cada vez que a través de los medios de comunicación me impongo de un nuevo acto criminal en perjuicio de algún ciudadano, inmediatamente me acuerdo del doctor Eugenio Raúl Zaffaroni y su caprichosa Teoría Finalista-Garantista del delito, en contraposición a la Teoría Causalista o tradicional.

Cada vez que a través de los medios de comunicación me impongo de un nuevo acto criminal en perjuicio de algún ciudadano, inmediatamente me acuerdo del doctor Eugenio Raúl Zaffaroni y su caprichosa Teoría Finalista-Garantista del delito, en contraposición a la Teoría Causalista o tradicional. El delito, conforme a la Teoría Causalista, es definido como una conducta típica, antijurídica, culpable y punible. Conforme a ello, todo el sistema penal se pone en funcionamiento para investigar, perseguir y condenar al autor del delito, sujeto activo, en función de un tipo penal descripto en la ley de fondo, el Código Penal de la Nación. Esa es precisamente la esencia y fundamentación de la ley penal, no otra. Hasta allí todo estaba perfectamente claro. La sociedad organizada estaba protegida, al menos desde el punto de vista normativo. Pero cuando irrumpe en la doctrina la capciosa Teoría Finalista-Garantista de Zaffaroni, ya nada fue igual en este bendito país. Ahora, el sujeto activo de un delito, el delincuente, resultaba ser víctima de la sociedad organizada, y en función de ello la victimaria, la sociedad, debía por todos los medios posibles reinsertar al delincuente en la comunidad organizada, aun a costa de la propia víctima. Este verdadero giro copernicano acerca de la Teoría del Delito, en donde se atiende al elemento subjetivo que navega en la mente del delincuente al momento de cometer el delito, para así condenarlo o absolverlo, impregnó como un cáncer a varias generaciones de juristas que se vieron seducidos por su construcción intelectual, a todas luces nefasta. Si a ello le agregamos que existen leyes nacionales garantistas, como la Nº 24.660 de Ejecución de la Pena Privativa de Libertad, que en vez de apuntalar la ley sustantiva desvirtúan la esencia misma del sistema penal antes reseñado, y considerando la facultad federal de las provincias de dictar sus propios códigos en materia Procesal Penal, como el caso de la provincia de Santa Fe que es de neto corte garantista, el resultado que se obtiene es un cóctel explosivo que no se ve reflejado precisamente en los claustros académicos, sino en el día a día en la vía pública, y más aún dentro de nuestros propios hogares, ahora objeto también de las nuevas modalidades de ilícitos que se reinventan constantemente. En mis años de juventud como estudiante de abogacía, aprendimos en la Universidad Católica de Derecho que muchas veces el Proceso se transforma en la tumba del Derecho. Particularmente creo que en esta provincia garantista, no ya "invencible", de Santa Fe, tal premisa se viene cumpliendo a rajatabla, en triste perjuicio de la ciudadanía que no se cansa de reclamar por su seguridad. Es una verdadera lástima que Rudolph Giuliani no sea argentino y nos gobierne, pero esto tiene solución si nuestros mandatarios se ponen los pantalones y aplican como política de Estado la Tolerancia Cero, ya es hora de que así sea. "La sociedad es la última defensa de la especie. Cuando el individuo sea respetado incondicionalmente, la especie se mantendrá por sí misma, y la sociedad carecerá de motivo para subsistir".

Jorge Enrique Yunes

Gracias por la atención a mi padre

Por alrededor de 20 días, mi padre permaneció internado en una de las obras sociales más grandes del país, donde se presta atención a los adultos mayores o de la tercera edad, el Pami. Mi agradecimiento es infinito a todo el personal de enfermería, médicos, camilleros, mucamas, de la guardia y del tercer piso. Este es un equipo de trabajo con altos valores humanísticos, y con calidez y profesionalismo le brindaron atención a mi padre. Muchas gracias.

DNI 12.360.062

Los planteos feministas

La "primera ola" feminista, de carácter liberal, también conocida como "sufragista", que logró progresos sociales, tiene sus raíces en el Renacimiento (siglos XV y XVI). Voltaire, Montesquieu y Condorcet postularon la igualdad entre hombres y mujeres. En 1789 en Francia hubo una poco conocida manifestación feminista cuando un grupo de mujeres, excluidas de la Asamblea General, protestaron en los "Cuadernos de quejas". En 1848 esta ola surge en EEUU con "La declaración de Seneca Falls", texto fundamental del sufragismo estadounidense. La "segunda ola" (feminismo marxista) ataca la propiedad privada y la familia. La feminista Aleksandra Kollontay profetiza la liberación de la mujer en la URSS, la que jamás sucederá (al contrario, la prostitución continuará, e igual que en la Cuba actual, ofrecerá sus servicios al extranjero, para conseguir trabajo la mujer rusa deberá ofrecer sus favores sexuales, continuarán las violaciones, individuales y colectivas, las rusas nunca ocuparán puestos gubernamentales y las que no abrazaban la causa comunista serían confinadas en helados campos de concentración en Siberia), liberación que curiosamente sí ocurrirá en el mundo capitalista gracias a la revolución tecnológica. La "tercera ola" (feminismo cultural, radical o neomarxista) originará la ideología de género y su objetivo primordial será la destrucción de la superestructura moral, religiosa, jurídica y familiar, y el hombre se convertirá en el blanco de su desprecio más absoluto. Su biblia es "El segundo sexo", de la escritora existencialista Simone de Beauvoir, detractora de la maternidad y defensora a ultranza del aborto, el incesto y la pedofilia, y que considera que dar vida no es un proyecto y eliminarla sí, y cuyas teorías encuentran antecedentes en la Escuela de Frankfurt. Pero para sorpresa de las abanderadas de este feminismo al parecer propio de mujeres resentidas y que han querido ser hombres, no un hombre, sino una mujer que odia a las mujeres, argentina-alemana, bautizada por el diario alemán "Kölner Stadtanzeiger", como "el Karl Marx de los hombres", Esther Vilar, en 1973 publica "El varón domado", que con las mismas teorías y discursos marxistas (ataque a la propiedad privada y a la familia y los hijos) invierte la víctima a explotar, es decir, ahora el explotado es el hombre en lugar de la mujer. Llegar a la misma conclusión partiendo de una hipótesis exactamente inversa nos muestra a las claras el carácter fantasioso de todos estos planteos feministas y misóginos por igual.

DNI 11.270.762

Actitudes y objetivos

Las actitudes se nutren de valores. Incentivar los mismos es una inversión inteligente. Es salud para quien así lo entiende y lo propaga. Niños, adolescentes y jóvenes son tierra apta para sembrar los mismos. Los jóvenes que hoy trabajan en un objetivo común para un mundo más armónico, dialoguista y por una mejor convivencia, coinciden en valores que les son comunes. Por el mismo carril correrán así sus posturas y su disposición para llegar donde se han propuesto (o al menos intentarán concretarlo). Poner énfasis en el mundo de los valores induce a un comprometido proyecto de vida, para lograr resultados afines. Ávidos por un cambio de fondo que dé vuelta páginas de hechos con los que la mayoría no aceptamos ni estamos dispuestos a vivenciar otra vez, hay grupos de jóvenes que sacan de su mundo interior recursos para darlos al mundo externo y trabajan hacia donde apuntan. Construir y sumar, entre otras conductas gratificantes para la modificación deseada, es lo que se percibe cuando esto tiene cabida. La madurez y el crecimiento con una actitud dispuesta hacia el país que merecemos, busca que generaciones siguientes estén insertas en vivencias ancladas en el bien, con una conciencia abierta y permeable a ello. Que el ciudadano encuentre tranquilidad, estando en la cima la tolerancia y sus esfuerzos, es el paso que guiará los siguientes. Estar unidos y no salirse ni salirnos del eje donde el objetivo convoca, posibilita llegar a buen puerto. Las promesas y discursos que sólo buscan persuadir, por encima de las actitudes y de los resultados, aumenta generalmente el escepticismo de todos, que es lo que debe disminuir drásticamente. La toma de decisiones responsable, la continuidad esencial para evitar parches que luego se eternizan y la responsabilidad, es lo que lleva a reales mejorías.

DNI 14.510.012

A los provocadores del desorden social

Los movimientos sindicales y organizaciones sociales como la de los Derechos Humanos, fueron definitivamente mutando en una suerte de aparato político kirchnerista contra la actual administración a sabiendas de su incapacidad real de poder satisfacer todos los frentes de reclamos por razones que son absolutamente de orden económico (principio contable básico: no se puede gastar más de lo que entra). Circunstancia que aprovechan estos sectores que hacen de la intolerancia un fin con el pretexto de defender la democracia, cuando en realidad la dinamitan con sus discursos altisonantes impregnados de odio. Sobre todo contra aquellos que pensamos distinto, tal vez más afectos al diálogo constructivo, y no a esas payasadas de bandidos enmascarados y pertrechados con palos cortando calles y trepados en escenarios callejeros. Realmente patético, incluso una carta que leyeron de Milagro Sala, teñida como es de suponer de mensajes subliminales para el rebaño, deberían agregarla al expediente para que analicen el comportamiento de esta desquiciada, útil a los intereses de los delincuentes que al amparo del Estado han robado todo lo que pudieron y frente a las pérdidas de esas prebendas que creían in eternum, no encontraron mejor antídoto que dividir y enfrentar la sociedad para salvaguardar sus propios intereses, que no son otros que conservar todas las ventajas personales adquiridas.

DNI 8.634.022

La hipocresía de siempre

Señores funcionarios de la Salud, les quiero hacer una sugerencia en cuanto a la conducción de vehículos. Estoy hablando de las personas que se quedan dormidas mientras manejan un auto. A mí me ocurrió mientras manejaba un camión de 18 metros de largo, y gracias a Dios no tuve consecuencias graves. Estamos hablando de apnea obstructiva del sueño. He visto accidentes en la autopista de vehículos que se accidentan sin tener ningún vehículo por delante. Tengo 44 años al volante, y les digo que esto puede ocurrir en un camión, un colectivo, una embarcación, un automóvil o un tren. Es una bomba de tiempo. Esto se puede detectar mediante un estudio muy sencillo.

Oscar Figueroa

Comentarios