Edición Impresa
Sábado 24 de Junio de 2017

El girasol confitero viene en declive: el precio cayó 7,5 por ciento

• En mayo el valor de esta especialidad, de la cual Argentina es uno de los principales países productores, cotizó a 729,8 dólares la tonelada

En el último año el precio promedio del girasol confitero argentino descendió 7,5 por ciento, el FOB se ubicó en 674 dólares la tonelada y se declararon exportaciones argentinas por 5.310 toneladas el mes pasado.

En el mismo mes de 2016 se habían vendido 5.044 toneladas a 729,8 dólares.

Un 5,4 por ciento del volumen declarado en mayo último, que fue de 287 toneladas, se registró con valores FOB superiores a 800 dólares la tonelada con un máximo de 43 toneladas remitidas a Ecuador a un precio de 947,2 dólares la tonelada, mientras que otro 9,3 por ciento se declaró con valores inferiores a 500.

La mitad del volumen declarado en mayo pasado (2648 toneladas) se destinó a naciones islámicas (Argelia, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Marruecos, Libia, Líbano y Kuwait), mientras que el restante 50 por ciento fue enviado a Brasil, México y España, entre otros mercados.

En tanto, la calidad superior del producto corresponde a los calibres más grandes: 24/64 y 22/64 pulgadas -9,54 y 8,73 milímetros respectivamente, indicó en un informe el sitio Valor Soja.

Esos granos (inshell) se comercializan con cáscara, tostados y salados para consumo directo como snack. En un segundo rango se ubican los granos de tamaño medio (kernel), los cuales se descascaran para obtener pepitas que pueden consumirse de manera directa o bien emplearse como insumo de productos de panificación, granola o barras de cereales. En el último escalón se encuentran los granos de bajo calibre que se comercializan como alimento para pájaros.

Los principales exportadores de la especialidad son CHS Agro (joint venture entre la filial local de CHS y Adecoagro), Andreoli, Argensun y Agro Uranga.

La pepita es típica de olor natural, libre de olores rancios, con textura firme, sin materias extrañas: color gris, con rayas blancas, dependiendo del híbrido.

En tanto, Argentina es uno de los principales países productores mundiales de girasol tanto aceitero como confitero, por su adecuada combinación de clima y suelo, que permiten obtener excelentes cosechas que se caracterizan por su buen volumen y calidad comercial.

El girasol confitero, a diferencia del aceitero, es destinado a consumo humano directo y se consume como un snack o un insumo para panaderías, confiterías, entre otros.

A la comercialización con cáscara se denomina inshell y al descascarado, kernel. Así el grano del girasol confitero es característico por su gran tamaño y su color negro grisáceo con estrías o rayas blancas alargadas bien marcadas, que lo diferencia claramente del aceitero que es totalmente negro.

Su contenido de materia grasa es muy inferior al del aceitero, pero no por eso deja de ser un alimento muy sano y rico en nutrientes y vitaminas, muy recomendado para una dieta sana. Al grano se lo clasifica de acuerdo al diámetro cuanto más grande más apreciado es y comercialmente se lo denomina calibre. Los tres calibres más grandes se destinan al mercado de exportación mayoritariamente para consumo humano y los dos más pequeños van al mercado interno en mayor medida.

Comentarios