Edición Impresa
Jueves 02 de Marzo de 2017

El cofre de los recuerdos

Era difícil entender por qué el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma del cuadrado de los catetos. Incluyo también cierta dificultad ante el teorema de Pitágoras y otros temas obligatorios de aprender, a los que hubiera elegido pasar por alto.

Era difícil entender por qué el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma del cuadrado de los catetos. Incluyo también cierta dificultad ante el teorema de Pitágoras y otros temas obligatorios de aprender, a los que hubiera elegido pasar por alto. Las maestras que más tengo presente y ciertos profesores, nunca se limitaron sólo a las enseñanzas de la asignatura que dictaban. Hechos que nos han narrado como vivencias que tuvieran o no que ver con la clase del día, ponían en el educando otros aprendizajes también. La tolerancia, el respeto, como el saber escucharnos, debatir, cómo plantear temas teniendo siempre en cuenta la forma y que pudiera ser de interés general, estaba bueno. Esos, entre otros, son recuerdos que atesoro por aquéllos años. Una amiga daba clases particulares con una vocación que se traslucía con toda nitidez. Enseñaba con tanto amor, que quien no podía pagar lo hacía con lo que los padres les daban, sea o no dinero, como son la yerba, azúcar o arroz; y representaba para los chicos una forma de retribuir el tiempo y la dedicación que recibían, aunque anhelaran hacerlo con dinero. De todas formas se sentían a gusto de poder dejar a cambio lo que estaba al alcance de cada uno, y la maestra así lo valoraba. Una vez escuché que una psicóloga recién recibida, cobraba a los chicos como honorarios, el importe de los pasajes de ómnibus. Se trataba de una zona carenciada, pero era una manera de que sus pacientes pudieran valorar, comprender y ser parte, en el más amplio sentido, del contexto que aludo. Hay tantas cosas que completan la enseñanza de asignaturas que muchos docentes lo plasman con absoluto acierto. Lo mismo sucede con psicólogos que trabajan en conjunto con la docente como psicopedagogos y auxiliares también (al menos es lo que recuerdo cuando fui mamá, en la primera escuela donde mis hijos concurrieron). Aprender desde niño a darle valor al tiempo que maestras y otras personas en su rol suman a la educación del hogar, es posible gracias a quienes día a día están con su experiencia poniéndole a la enseñanza condimentos que hacen imposible olvidar caras y nombres. Recuerdo que mi madre hablaba con cariño de maestras que no le pasaron desapercibidas. A mi me sucedió lo mismo y a mis hijos también. Esto es muy común en todas las generaciones, cuando el recuerdo nos lleva a esa etapa. Al menos, es lo que he observado a nivel personal. Ahí es donde apunto, a los condimentos que nunca faltaron y fueron una característica en quienes han trascendido su trabajo. Cuando los chicos ya saben que no todo es lo mismo, ni da igual, se abre un abanico útil como interesante. El hogar se los hace notar mientras crecen y luego la escuela se los refuerza con los recursos que se les brinda, más los apoyos, espacios y alternativas. Si hay algo que no olvidamos aún de grandes, es esa etapa donde tantas cosas que aprendimos, nos han servido y seguimos aplicándolas. Los momentos con nuestros pares de ayer, nos llevan a episodios que no se borran más de la mente ni están ausentes de sentimientos. A nadie le fue ni le es indiferente (en mi opinión) recordar el lugar que nos tuvo años conformando una parte especial de nuestra historia. Nuestros recordados docentes y compañeros, los actos, el patio, la fuerte campanada, el sonoro timbre y muchas anécdotas. En nosotros, en nuestros hijos y en las siguientes generaciones, la escuela nos ha imprimido y seguirá imprimiendo, más de lo que recordamos, incluyendo los más memoriosos.

Nora Cardarelli

DNI 14.510.012

El abrazo entre Perón y Balbín

No se desprendan y no finalicen el apretón de mano. Porque aún siguen muchos argentinos confundidos, piensan que hacen patria si aniquilan al contrario. No interrumpan su cálido y sentido apretón de manos. Porque hay peronistas y radicales que siguen pensando que la patria puede triunfar en la historia con un solo partido gobernando. Piensan y razonan que la verdad en su plenitud puede habitar en una boca. Juan Perón y Ricardo Balbín, sigan en su abrazo eterno con los corazones entrelazados. Transmitan desde donde estén, una sabiduría indestructible que ilumine a los argentinos que hacen armas con los arados. No se desprendan y no interrumpan su calidez de patriotas. Porque en nuestra Nación todavía muchos no comprendieron que unidos volamos como las águilas, o por el contrario, nos arrastraremos como serpientes mordiéndonos por temor a las sombras.

Miguel Faes


N. de la R: Tras el regreso de Perón a la Argentina, los líderes de los partidos tradicionales se reunieron el 18 de noviembre de 1972 y dieron por superados antiguos enfrentamientos. Fueron "adversarios, no enemigos". Y sellaron ese encuentro con un inolvidable abrazo.

La "autoflagelación" de Milagro Sala

He leído en varios matutinos que la detenida Milagro Sala "intentó autoflagelarse con una tijera desafilada", según su abogada Elizabeth Alcorta, por la "fuerte depresión y la angustia que le generan tres procesos más". Yo aconsejaría que la próxima vez le saquen filo a la tijera, y luego se dedique en sus ratos de ocio a hacer ropa para los bebés necesitados. Claro que esto es para la tribuna de admiradores de la comisión de DD HH, Amnistía Internacional, ONU y otros. Pero la realidad, según otras noticias posteriores en los medios, fue que Sala se disputaba el patio de la ranchada con otra más pesada que ella, "La Maldonado", que terminó en un enfrentamiento físico, obvio que sin sus matones mucho no pudo hacer.

DNI 8.634.022

Niñez y la hipocresía del Estado

Si no fuera un tema tan importante, tan urgente y tan desgraciado, diría que a la Dirección de La Niñez, Adolescencia y Familia (no estoy seguro del nombre actual, siempre lo cambian) provincial y municipal, junto a algunos juzgados de Familia y de Menores, o a quien corresponda, no le interesa la problemática de los niños y adolescentes en situaciones de vulnerabilidad. Muchas veces, el ciudadano común tiene la impresión de que los funcionarios y demás profesionales de estas instituciones, no están preparados y capacitados para la función que deben cumplir. Los responsables deben trabajar en forma coordinada. Es decir, tanto en el ámbito provincial como en el municipal, incluido el Poder Judicial, deberían optimizar los recursos para lograr la eficiencia necesaria a partir de un circuito aceitado que dé urgente solución a las terribles situaciones que viven niños víctimas de bandas delictivas, de barrabravas, y lo que es peor aun de sus propios padres. Que los utilizan, los obligan a mendigar, cuando no a prostituirse, en beneficio propio. Y anulan lo mejor de la vida de un niño, de una manera cruel y desalmada. Evitemos la hipocresía. No es un tema oculto ni se mueven a escondidas, obran a la vista de todos. Es inmoral que quienes deben actuar, provincia y municipio, permitan estas conductas. La corrupción no es sólo robar o cobrar por un trabajo que no se hace. Esto también es corrupción, y posiblemente la peor de todas, porque son niños los que pagan por la ineptitud, la indolencia y la incapacidad de los funcionarios. Nuestros gobernantes deben ocuparse de lo realmente importante y urgente. Esos niños, pertenecientes a familias vulnerables, necesariamente deben ser los más protegidos por la sociedad. A los funcionarios y autoridades que corresponda, los chicos no pueden esperar. El daño que hoy se les hace es irreversible, irreparable y para siempre.

Jorge Bustamante

El cambio de imputabilidad

Apostábamos ilusoriamente a cambiar el Código Penal de menores, propiciado por una sociedad harta de que los cuasi-niños todos los días manden a alguien al cementerio. En un momento pensábamos que era un tema central del gobierno, lamentablemente se coló la política de nuevo. Más de 120 personajes, en cinco horas de debate, determinaron estar en contra de bajar la edad, entre ellos Unicef, la Defensoría General de la Nación y notable juristas y académicos, obviamente ninguno víctima de estos energúmenos consumidores que han contribuido a fabricar ellos mismos con sus teorías tan laxas. Lo que para la sociedad es 3,8 % de menores implicado en asesinatos contratados por mayores y avalados por la Justicia, para otros padres son el 100% de sus hijos muertos, ejemplo: Brian Aguinaco (14 años), que fue asesinado por un paria hijo de narcos llamado Brian Joel, que terminó yéndose bajo el amparo de nuestra Justicia que tenemos, disfrutando de la libertad en Perú. Señor Florence Bauer, representante de Unicef en el país, usted no sabe del dolor de perder un hijo en mano de estos delincuentes, poco le importa de los chicos buenos. Espero que usted y sus pares en esta decisión no pasen en su vida por una situación semejante, que le maten un hijo. Su opinión es irrelevante entre la buena gente, de lo que estoy seguro es que no contribuiré más con su organización que justifica y minimiza la pérdida de vidas humanas, y pienso que no debería representar a una organización tan importante en la Argentina, que dice ayudar a los niños. Me interesaría saber si lo hace ad honorem.

Roberto Rubén Sánchez

Los juicios que no se pagan

Basado seguramente en la necesidad de cumplir con lo políticamente correcto, imperativo que rige actualmente, el titular de la Anses nos informa el maravilloso adelanto técnico de un cronograma de pago de marzo a agosto. Le sugerimos a este señor, quiera informar el nuevo cronograma de pagos de las sentencias firmes que están congeladas desde hace más diez años para los jubilados mayores de 80, 90 y más de 100 años. Dicen que se está pagando y eso no es verdad, fehacientemente comprobado.

Silvio Pizarro

DNI 1.738.044

Villa los Aromos

Córdoba

Comentarios