Edición Impresa
Lunes 24 de Abril de 2017

Domingo Faustino Sarmiento

Para opinar de una persona de otro tiempo, a la que no se conoció, es necesario examinar cuidadosamente lo que hizo y lo que dijo en el transcurso de su vida.

Para opinar de una persona de otro tiempo, a la que no se conoció, es necesario examinar cuidadosamente lo que hizo y lo que dijo en el transcurso de su vida. Más aún si esa persona, ocupó la función pública. Y, esencialmente, reconocer la intencionalidad que tuvo en sus actos y en sus dichos. Por ejemplo, de Domingo Faustino Sarmiento, el gran maestro argentino, del cual se habla mucho sin haberlo conocido. En el sagaz e infame adoctrinamiento que le hizo el kirchnerismo a mucha gente, desde ancianos hasta niños de jardín de infantes, los más perjudicados en cuanto a la biografía de Sarmiento, fueron los adolescentes y los jóvenes, ya que fueron sumergidos en una atroz confusión, por lo que hoy navegan en los mares de la ignorancia y la desnudez de los conocimientos históricos, repitiendo como loros lo que los pillos que los adoctrinaron les enseñaron. Así, nos encontramos con graves calumnias hacia su persona, expresadas en distintos medios. ¡Es admirable, la liviandad y la ligereza con la que esta gente se refiere a Sarmiento! Para aclararles a los jóvenes que no saben nada de su vida, voy a decirles algo respecto a él. Fueron palabras suyas, las siguientes: "Juzgarme sin oírme, no es propio de hombres cultos". Para hablar del maestro, es necesario, por lo menos, haber leído los dos libros de su autoría más fáciles de conseguir: "Facundo" y "Recuerdos de provincia". En ellos, se puede advertir la intencionalidad que tuvo el hombre para con nuestra patria y nuestro pueblo, en su tiempo y para la posteridad. A todos los jóvenes, les aconsejo que lo lean para que tengan una mayor sensatez en los juicios que emiten acerca suyo. Y para que dejen de ser considerados "ganado" por los bandidos que los confunden y los empecinan en el fanatismo por sus falsos ídolos. Es un desatino enorme de los argentinos, pasar por la vida sin leer a Sarmiento. Y es más grave esto si se es educador, ya que, en su justa valoración, está en juego para el futuro nuestra dignidad de seres racionales, y la justicia de hacernos respetar y de hacer respetar la memoria de quienes dieron su vida por la libertad y la patria, ya sean ellos nuestros padres, héroes, próceres, o santos, cuya entrega y generosidad contrasta gravemente con la de los actuales necios llenos de fanatismo, ambición desmedida, intolerancia e hipocresía.

Daniel E. Chávez

El porvenir de la República

Soy apolítica pero, como muchos ciudadanos, nos interesamos del buen porvenir de nuestra República. Es por ello que la noticia de que el doctor Ernesto Sanz ha decidido ocuparse del bienestar de los ciudadanos de este país, nos alegra y le damos la bienvenida. Tristeza nos dio su retirada. Ha demostrado en el Congreso, su temple, su valor su hombría de bien. Creíamos que sería nuestro presidente cuando se originó la contienda electoral, pero fue electo el ingeniero Mauricio Macri. Cosas del destino que aceptamos por haberse producido "el cambio" tan ansiado por un elevado porcentaje de la ciudadanía. Doctor Ernesto Sanz, tiraremos este pesado carro todos juntos. ¡Gracias!

Sarah Baxtell

DNI 12.306.110

Gracias a la solidaridad

Según la definición del diccionario de la Real Academia Española (RAE), la solidaridad es una adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros. En términos de la vida cotidiana, es más bien una adhesión y ayuda ante la desgracia de otros, que se manifiesta cada vez con mayor frecuencia dados los efectos producidos por cataclismos naturales. La solidaridad del pueblo argentino se evidencia ante cada circunstancia crítica sucedida no sólo en nuestro país sino en otras naciones. En los últimos tiempos, las copiosas lluvias caídas en distintos rincones provinciales ha disparado una vez más el sentimiento solidario. En otras ocasiones, el aporte de la gente se manifiesta de diferentes maneras para posibilitar una complicada operación quirúrgica a un niño, que debe ser realizada en el extranjero. Donaciones, festivales y rifas son los medios puestos en juego para recaudar fondos, destinados a solventar gastos que siempre son de importante magnitud. Otras veces la acción solidaria permite la importación de costosas prótesis. Sería interesante que el Estado dispusiese de un fondo especial para atender estos casos que tienen por protagonistas a niños a quienes el destino les juega una mala pasada, y necesitan de la ayuda imprescindible de la ciencia (que es muy cara), para poder llevar una existencia lo más grata posible. En tanto, la recuperación de esos niños queda librada a la buena voluntad de personas generosas que van escribiendo con letras doradas en el libro de la bondad, páginas memorables. Son páginas que hablan de actos de nobleza económica y espiritual; de amor a los chicos y de corazones que palpitan con mayor fuerza aún, al influjo de situaciones muy tristes. Si alguna vez puede establecerse una eficiente y urgente ayuda social oficial, parafraseando al desaparecido poeta mendocino Armando Tejada Gómez, podrá decirse: "A esta hora exactamente" hay un niño que está recibiendo una atención que no necesitó de colectas, festivales ni rifas, en virtud de la reacción estatal municipal, provincial o nacional rápida y generosa. Por ahora, corresponde destacar hechos como el de la santafesina localidad de San José de la Esquina: una niña de seis años podrá ser operada en Europa merced a la colaboración solidaria de la comuna y la población locales.

Edgardo Urraco

Evocación de Augusto Roa Bastos

Se cumple este año el centenario del natalicio de uno de los más importantes escritores del idioma castellano: Augusto Roa Bastos. En efecto, el autor de novelas como "Yo el supremo", y relatos extraordinarios como "Hijo de hombre", "El fiscal", y de agudos ensayos nació en Asunción del Paraguay en abril de 1917. Creador de estilo singular retomó la posta del anarquista Rafael Barrett a quien valoraba como uno de los pioneros de la literatura social en Latinoamérica por sus escrito. Roa Bastos, también fue periodista, guionista cinematográfico y crítico. Padeció el exilio por enfrentar la dictadura del sanguinario general Alfredo Stroessner. Vivió el destierro en Argentina y en Francia. Su obra reflejó las miserias morales y materiales; el absurdo y la barbarie de las guerras; la fragilidad de la condición humana. Evocar su obra y su trayectoria es reivindicar el arte como herramienta de resistencia a los despotismos. Un conjuro contra la dominación y la ignorancia a la que someten a los pueblos los poderosos. Augusto Roa Basta pervive en sus libros, que siempre nos acompañan y aguardan nuestras lecturas.

Carlos Solero

Estudiantes molestos

"La idea de que la crítica es patrimonio exclusivo de los detractores seriales es completamente falaz. Esa postura simplista ignora deliberadamente la chance de apelar a las alertas oportunas que permiten hacer las correcciones necesarias que todo proceso político precisa". Inverosímil lo sucedido en Jujuy hace pocos días, relacionado al enojo expuesto por el gobernador Gerardo Morales, con respecto al accionar de la policía local que interrumpió en la Facultad de Agricultura la grosera actitud de sus estudiantes que protagonizaban un "batifondo descomunal" aturdiendo y avasallando la paz de los vecinos que se vieron obligados a solicitar la intervención de los agentes del orden. No se puede creer que el mandatario protegió a la turba que está acostumbrada a tales "eventos". Según la prensa, apareció el organizador estudiantil, muy molesto, manifestando que siempre realizan esas fiestas, que no perturban el orden y que la ingesta de alcohol le parecía correcta. Agregó, el sutil dirigente, que no siempre pueden estar consagrados al estudio; nadie quiere "nerds", "somos dirigentes políticos". El informe es extenso y deben haberlo leído muchos ciudadanos comunes en la citada provincia. Sin embargo, me motiva a escribir esta carta que respetuosamente está dirigida al doctor Morales, que disiento con su actitud. Vivo en Tucumán y soportamos la invasión de estos "supuestos" estudiantes jujeños y salteños. Alquilan departamentos en edificios céntricos y adoptan auténticas y deplorables actitudes que deberían avergonzarlos. Sufrimos este flagelo con la diferencia de que en Tucumán la policía jamás interviene ni soluciona el terrible problema que padecen muchos propietarios en edificios ocupados por estas turbas violentas, atemorizándonos y alterando la convivencia que ya no es tal. Sinceras felicitaciones a la policía de Jujuy por cumplir con su deber. Entendemos, doctor Morales, lo que significa "costo político". El suyo se ha equivocado porque los estudiantes partidarios lo votarán, pero ¿lo hará el resto de la ciudadanía abandonada a su suerte, impuesta por un gobernante equivocado?

Alejandra Pérez Ortega

DNI 10.115.142

S. M. de Tucumán

La supremacía de la mujer

La mujer es muy superior al hombre, es más fuerte y tiene aguante al sufrimiento brutal. Veo continuamente a mujeres jóvenes delgadas de distintas edades llevando una criatura de 6 a 9 años, que deben pesar de 12 a 20 kilos, y pregunto en cada caso: "De dónde venís, ¿cuatro o cinco cuadras?". Invariablemente, me dicen "no señor, de 10, 12 o más cuadras". Ningún hombre lo hace, siendo ellas sencillas de poco peso o envergadura, se lavan sus ropas diariamente, todas cocinan, limpian la casa y después salen a trabajar y dejan hijos en las escuelas. El hombre no soportaría los nueve meses de embarazo ni mucho menos el dolor de parto. También está el cuidado de los hijos, cambio de pañales sucios, darles de comer, alimentarlos con su propio cuerpo, los llantos de noche, revisar los cuadernos de la escuela, entre otras cosas. Las mujeres son más limpias. más suaves, más bellas, más simpáticas, más coherentes. Por todo ello los hombres han sido totalmente superados y no lo soportan, y los que no tienen educación y son ignorantes ahora las matan como bestias salvajes, esto se ha convertido en una selva, sin piedad, ni salvación. Esto debe cambiarse inmediatamente. Basta de violencia contra las mujeres.

Walter Oscar León

Comentarios