Edición Impresa
Sábado 06 de Octubre de 2012

Día extraño con acusaciones y desmentidas

Ayer, en horas de la mañana, circuló un comunicado de Ferrobaires donde se acusaba a Alfonso Severo de haber realizado un "autosecuestro". Además, informaba sobre la supuesta existencia de siete causas...

Ayer, en horas de la mañana, circuló un comunicado de Ferrobaires donde se acusaba a Alfonso Severo de haber realizado un "autosecuestro". Además, informaba sobre la supuesta existencia de siete causas judiciales contra el ex empleado ferroviario. Pero por la tarde, voceros de la empresa negaron las acusaciones contra Severo e informaron que la cuenta de correo habría sido "hackeada" o sufrieron un sabotaje interno.

"Atento a distintas versiones periodísticas, la intervención de la empresa Ferrobaires informa que no se ha emitido comunicado alguno desde este organismo y se informa que se ha comenzado una investigación interna para determinar el origen de dicha comunicación y si se ha violado el sistema informático de la empresa".

"El comunicado recibido por algunos medios es apócrifo, no refleja el pensamiento de Ferrobaires, por lo tanto ha motivado las acciones pertinentes para determinar de que forma sucedieron los hechos", agregó.

Entre las acusaciones del ahora apócrifo comunicado se expresaba que "(Severo) se encuentra actualmente despedido de este organismo en virtud las gravísimas injurias laborales cometidas por el mismo que hicieron absolutamente imposible la prosecución del vínculo laboral". Pese a la emisión del comunicado, la empresa no ofreció mayores aclaraciones sobre el hackeo, las acusaciones contra Severo o las denuncias que iba a ratificar el secuestrado ante la Justicia.

El testigo continuó anoche con el relato sobre su secuestro: "Me decían que era un buchón, un vigilante, que piense en mis hijos". Además, denunció nuevos llamados "con musiquitas raras".

"Me decían que yo estaba apañado por la presidenta, pero yo no estoy ni estuve apañado por nadie en los últimos tres años".

En otro tramo de su declaración, que duró al menos cinco horas, Severo dijo que los captores lo acusaban de "buchón y alcahuete. Me dijeron «no declares; qué tenés que declarar, pensá en tu familia»", contó.

Según trascendió de su relato, los delincuentes eran tres. "A uno solo lo vi bien", habría dicho el testigo del caso Ferreyra. Y recordó detalles del momento de su liberación. "Nadie me quería ayudar mientras deambulaba", relató.

Comentarios