Edición Impresa
Lunes 31 de Julio de 2017

Desperdicios alimentarios

La Organización para Alimentos y Agricultura( FAO en inglés) anticipó que en 2017 la producción mundial, estimada en 4.350 millones de toneladas alimentarias, caerá en 1.300 millones debido a desperdicios y pérdidas.

La Organización para Alimentos y Agricultura( FAO en inglés) anticipó que en 2017 la producción mundial, estimada en 4.350 millones de toneladas alimentarias, caerá en 1.300 millones debido a desperdicios y pérdidas. Esta extravagante cifra suena increíble en un planeta donde permanentemente padece hambruna uno sobre siete pobladores además de morir cinco millones de niños por malnutrición, malaria, viruela y estando enfermos 160 días al año. Respecto al 30 por ciento entre desperdicios y pérdidas la información asegura que en una cadena alimentaria la producción agrícola pierde el 28 por ciento por incidencias climáticas como sequías, inundaciones, calentamiento global,plagas, falta de tecnología y conocimientos, reducción del área agrícola invadida por grandes urbes. Los seres humanos desperdiciamos otro 28 por ciento al planificar mal y en exceso la cocina hogareña, existiendo brutal desperdicio alimentario en fiestas y en alimentos ricos en grasas,azúcar y sodio que deberían ser solamente un 17 por ciento del consumo diario (Argentina duplica ese porcentaje). El manejo y almacenamiento de productos los inutiliza en un 22 por ciento, las roturas por mercadeo y distribución llegan al 17 por ciento y finalmente la industrialización reduce otro seis por ciento. Bernardo Kliksberg, doctorado Honoris Causa en la Universidad de Jerusalén, recuerda que a fines de siglo la población mundial llegará a diez mil millones de personas y la demanda de alimentos será inimaginable para entonces. Los alimentos básicos con gran presencia de calorías son cuatro: soja, maíz, trigo y arroz. Nuestro país posee un potencial extraordinario para producir al menos tres de esos cuatro granos. Debemos incrementar calidad y cantidad de estas producciones. Es un inmenso desafío para las generaciones venideras. La tecnología,la ciencia y el conocimiento se deben disparar hacia adelante. Poner en competencia las zonas rurales empobrecidas, construir defensas contra los imparables cambios climáticos, completar la monumental infraestructura que facilite traslados y evite pérdidas, experimentar nuevas variedades graníferas adaptables a los cambios, agregar valor a la producción y elaboración. El futuro nacional estará asegurado si aprovechamos la geografía y bondades que el suelo argentino nos brinda permanentemente.
Rubén Mario Baremberg
DNI. 6.012.531


Hospital Italiano, una vergüenza
En la tarde del sábado 24 de junio trasladamos a nuestra mamá en una ambulancia de emergencias de la ciudad de Pérez al Hospital Italiano de Rosario con un cuadro de neumonía y mucha fiebre. Mi mamá ingresó por la guardia del mencionado hospital con el objetivo de realizarle los estudios correspondientes. Sus familiares estuvimos esperando tres horas para que nos brindaran el parte médico, sector que estaba abarrotado de pacientes. Los médicos de la guardia decidieron dejarla internada en el quinto piso del hospital, donde la atención fue pésima, con escaso valor por la vida humana y con el agravante de que jamás vino a verla un especialista. Esa noche, nuestra mamá estaba bastante grave y respiraba con dificultad. No le suministraron oxígeno en toda la noche y, a la mañana siguiente, cuando fuimos a cuidarla, tuvimos que llorar para que le pongan oxígeno. Asimismo, tardaron más de dos horas en suministrárselo. Una vergüenza. Nosotras, sus hijas, debíamos controlarle la fiebre, el suero y la medicación constantemente, implorar llorando que vinieran a controlar su estado, que cada vez era más grave. Sólo la veía una médica de no más de treinta años con una residente una vez al día y todos los días que estuvo internada la vieron distintas médicas jovencitas, a las cuales les teníamos que explicar, nosotras, su diagnóstico. Sin palabras. Mi mamá estuvo internada seis días con neumonía y jamás la vio un neumonólogo en ese tiempo. Por las noches no le cambiaban el suero y cuando tenia casi 40 grados de fiebre, tardaron más de tres horas en suministrarle dipirona. Nos decían que le hagamos paños de agua fría. Falleció el jueves 29 de junio por la mañana. Cuando hizo el paro cardiorrespiratorio llamamos a la enfermera desesperadas y la misma, sentada, nos respondió que ya iba a ir. Fuimos tres veces en diez minutos y nada, hasta que tuvimos que gritarles desesperadas para que vayan a realizar las tareas de reanimación. ¿Con cuánta impunidad puede manejarse el personal de un nosocomio en la atención de sus pacientes? Nos preguntamos: ¿los adultos mayores que han aportado durante toda su vida a una obra social no tienen derecho a recibir una atención digna o deben morirse como sucedió con mi mamá? ¿Habrá algún tipo de sanción para el Hospital Italiano de Rosario, que supo ser una institución modelo y hoy es modelo de decadencia?
Paola Reimondi
Romina Reimondi
La actualidad en frases célebres
"Nunca es tarde cuando la dicha es buena". ¡Qué hermosa frase! Y esta otra: "Más vale lo malo conocido, que lo bueno por conocer". ¿Interesante, verdad? Veamos que ambas mantienen una apretada síntesis con nuestra historia de argentinos. Tomamos la primera: "Nunca es tarde cuando la dicha es buena". En el mundo no entienden como nosotros, con un territorio dotado con todas las joyas naturales habidas y por haber, y con tan pocos habitantes para usufructuarlas, nos encontremos hoy con un tercio de estos individuos viviendo a la intemperie y mangueando créditos internacionales para no dejarlos morir en la indigencia, cuando un grupo de connacionales posee en moneda extranjera en paraísos fiscales la misma suma que nuestros ministro de hacienda va a solicitar. Ahora la paradoja de un país partido por una opinión, es que parece que nos estamos reinventando a favor de los que otra vez nos han abierto la canilla para seguir respirando. Entonces ahí aparece la otra frase: "Más vale lo malo conocido, que lo bueno por conocer". Y con respecto a esta última frase, la verdad se sabrá recién en el mes de octubre, ya que pobres, indigentes, ricos y de los otros elegirán los próximos pasos a seguir.
Felipe Demauro
La ceguera que da el poder
En este país, de norte a sur, la ciudadanía se pregunta; ¿por qué no está presa Cristina Fernández? En la sede de la justicia de los tribunales federales de Comodoro Py, las causas repletas de pruebas de su fraudulenta gestión de más de doce años de desgobierno son el mudo testigo de la inmoralidad encubierta y un pueblo que espera la "venia" judicial que haga justicia y devuelva a la sociedad estafada, lo robado. Lejos de toda moral, la señora Cristina Fernández de Kirchner, deambula por algunos lugares del país reclutando su vieja tropa. La que imita a la líder superándola, tal vez, en el latrocinio que ha escandalizado al mundo, por su magnitud y por haberse realizado el saqueo con la desfachatez que los identifica. Sin embargo, regresando a la situación actual de Cristina Fernández, analizando todos los pormenores que hacen a su persona, nos damos cuenta de que la misma ha estado entre rejas toda su vida, que elevó rumbo a alcanzar el poder absoluto. Para ello, se ha privado de "vivir". Es una señora linda, millonaria, inteligente y muy fuerte de espíritu. Podría haber realizado viajes de placer y entretenimiento. Disfrutar del mar y tantas bellezas europeas. Veranear en la isla de Cerdeña o las costas amalfitanas, España, Francia, y un mundo maravilloso digno de ser visto. Tal vez se haya dado el lujo de haber acudido a alguna confitería con amigas o familiares, pero nada de estas aventuras jamás estuvieron en su agenda. ¿Por qué? El poder la cegó y esa ceguera le colocó los barrotes a su persona, tan sólo inspirando lástima.
Sarah Baxtell
DNI 12.306.110
Bahía Blanca
Cultura, un derecho que deberían gozar todos
Son muchas las definiciones que se pueden dar de la cultura. Y es demasiado extenso el palabrerío que dicha denominación genera. Por eso, me referiré brevemente a la misma como un derecho hartamente beneficioso del que deberían gozar todos los hombres y los pueblos. Para ello, transcribiré lo que dice al respecto la carta encíclica "Pacem in Terris", del Sumo Pontífice Juan XXIII. Allí, puede leerse lo siguiente: "El hombre exige, además, por derecho natural el debido respeto a su persona, la buena reputación social, la posibilidad de buscar la verdad libremente y, dentro de los límites del orden moral y del bien común, manifestar y difundir sus opiniones y ejercer una profesión cualquiera, y, finalmente, disponer de una información objetiva de los sucesos públicos. También es un derecho natural del hombre el acceso a los bienes de la cultura. Por ello, es igualmente necesario que reciba una instrucción fundamental común y una formación técnica o profesional de acuerdo con el progreso de la cultura en su propio país. Con este fin hay que esforzarse para que los ciudadanos puedan subir, si su capacidad intelectual lo permite, a los más altos grados de los estudios, de tal forma que, dentro de lo posible, alcancen en la sociedad los cargos y responsabilidades adecuados a su talento y a la experiencia que hayan adquirido".
Daniel Chávez
DNI 12.161.930

Comentarios