Edición Impresa
Jueves 05 de Octubre de 2017

Derechos y derechas

Es humano y justo aunar reclamos ante hechos que lo ameritan y debieran despertar respuestas rápidas, eficientes y acordes con la situación en la cual todos queremos resultados, sin elongaciones ni usos políticos.

Es humano y justo aunar reclamos ante hechos que lo ameritan y debieran despertar respuestas rápidas, eficientes y acordes con la situación en la cual todos queremos resultados, sin elongaciones ni usos políticos. Apunto al caso Santiago Maldonado, donde también la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner se hizo oír. Lo bueno sería que la ex presidenta y todos pongamos igual energía y empeño ante la desaparición forzosa de cualquier ciudadano, como también hacia muertes violentas o misteriosas como accidentes que han generado dudas entre otros hechos que registra nuestro país. Un ex funcionario pedía vía red social la renuncia de la ministra Patricia Bullrich por el caso del artesano desaparecido, de quien todos queremos saber qué pasó y dónde está, sin que las semanas sigan pasando con el interrogante aún intacto. La respuesta al ex funcionario que pedía la dimisión de la ministra la hizo un usuario de redes sociales con el reproche de no haberse procedido de igual forma con la muerte del fiscal federal Alberto Nisman, cuando era ministro de Seguridad Sergio Berni. Todo quedó ahí hasta donde supe, pero mi pensamiento me llevó a sentir que aún no igualamos el equilibrio y la madurez frente a sucesos de preocupación y magnitud que esperan justicia siempre. La incertidumbre en hechos como estos genera genuina angustia, y a los familiares les se hace muy difícil pasar ese trance, sumando la espera que se extiende pasando lo razonable. Jorge Julio López, también marcó con su desaparición la visibilidad de la ineficiencia por quienes tuvieron responsabilidad en el área. Lamentablemente, lejos de llevar tranquilidad a la familia quienes le debían respuestas (y aún se las deben), acrecentaron incertidumbre y dolor. Separemos en qué gobierno pasó tal o cual desgracia, comulguemos o no con la ideología de quién esté manejando el país, cuando pasan estas cosas en las que no hay que mezclar jamás. Tampoco usar las marchas, donde ciertos grupos producen disturbios, destrozos y violencia de todo tipo, como pasó hace poco. El día que cualquier hecho desgraciado trascienda intereses de toda índole, donde el objetivismo sin politizar los casos conlleve a una exigencia acorde, habremos aprendido que un reclamo justo, es aquel que se desprende de actitudes que llevan a retroceder y estancarnos, consecuencia de individualismos que profundizan los obstáculos. Necesitamos sumar y no dividirnos, respetar las diferencias sin usarlas, cuando más debería mediar el respeto. Nunca salirse del eje que echa real luz y verdad, es lo viable para una sociedad que apunta a una democracia cada vez más sólida.
Nora E. Cardarelli
DNI 14.510.012

Al maestro Jack Benoliel
Mi humilde homenaje, para vos, maestro. ¡Gracias por tu oratoria, por el amor y el respeto a las palabras! ¡Gracias por tu estímulo cuando asumimos el desafío de salvar la biblioteca "Leopoldo Lagos" y fundamos el Circulo de Comunicadores de Rosario y la Región. Busco en el océano profundo de la comunicación las palabras más sentidas y te digo Jack, hoy el sol se demoró en salir y sus rayos estaban tibios. En la cripta de Belgrano, donde un día te entrevisté, el silencio gritó tu nombre. Y tu bandera derramó una lágrima. Las palabras, como granaderos, te hicieron una Guardia de Honor. Ellas marcharon a pasos lentos acompañando tu funeral. La poesía, a medias, hasta pidió que callen a los versos, y los libros de tu biblioteca gritaron: ¡estamos huérfanos! Las palabras, vestidas de luto, nos murmuran en el alma: "Se ha marchado el maestro". Espera, que se enjuguen nuestras lágrimas para recordarte siempre con una sonrisa. ¡Explícate Jack!: ¿Dónde es que te fuiste? Quizás a buscar palabras bellas. Quizás palabras nuevas.
Darío Maruco
DNI 20.536.263

El Congreso y sus fantasmas
El próximo 22 de octubre, con nuestro voto, podemos dar una nueva composición al Congreso nacional. Y alejar definitivamente los fantasmas del populismo y la corrupción. Tengamos presente que la actual composición parlamentaria no representa a la sociedad. Es la realidad negativa que dejó el gobierno anterior. Además de las plagas de la pobreza, la desocupación, el narcotráfico, inflación, aislamiento internacional, la pereza judicial y la corrupción en todos los niveles. Sabemos que hay más diputados kirchneristas de los que serían elegidos en octubre. Con nuestro voto, podremos depurar el Congreso y conformar el espejo de la sociedad actual. La ex presidenta será senadora. Salvo que la Justicia despierte de su siesta y le impida asumir ante algún proceso de enjuiciamiento. Y si sale primera, su fantasma frenará inversiones extranjeras y propias, frenando un progreso genuino. Esto lo saben hasta sus más fieles seguidores. Hacer lo posible para cambiar la formación del Congreso, no significa adherir o simpatizar con Cambiemos. Simplemente, es ayudar al gobierno en este momento clave y dar una base sólida al prestigio que recuperó la Argentina en los foros internacionales. Aceptemos que vamos por el camino correcto. Es verdad que se lo puede perfeccionar y acelerar. Pero no corramos el riesgo de perder el rumbo. Nuestra historia nos muestra muchos retrocesos impensados, con golpes de Estado o no. La señora en cuestión no volverá a ser presidenta, pero desde su banca acompañada por sus seguidores y cómplices, puede resultar la piedra en el zapato. Reflexionemos.
Jorge Omar Bustamante

Metamorfosis musical
Si bien me llama aún la atención la rareza nacionalista del sensacional maestro español Enrique Granados, pianista catalán fallecido trágicamente en 1916 junto a su esposa en el Canal de Suez, poco me costaría comprender el cauce musical de Los Palmeras adecuado a ciertas estructuras contrapuntísticas determinadas. En el amplio determinar de los casos, la música conjuga la belleza de Mozart con el dodecafonismo de Alban Berg y este cardumen de valores musicales populares generado no pasa de ser una prueba interpretativa simple y sin armonía sustentable, salvando desde ya la fortaleza empleada por Gustavo Cerati con su riqueza musical establecida cuando incursionó sus éxitos con arreglos sinfónico-orquestales. Escuchando, a pesar mío, lo logrado por el exitoso grupo musical santafesino con una Filarmónica (?) consustanciada con el éxito inmediato entendí perfectamente que se necesita muy poco para lograr el objetivo tan deseado y precisar de arregladores y músicos deseosos de bailar los compases de "Bombón asesino" antes que tomar con seriedad "La consagración de la primavera", de Stravinsky, obra del impresionismo musical que abatió el conservadurismo establecido. En síntesis, habrá que soportar en este contexto a valores carentes de cualidades musicales apuntando a un nuevo enriquecimiento rápido y conciso, en la misma escala de valores que la sociedad abre la cancha para aquellos que de una forma u otra se entusiasman y se dejan llevar por un revoleo de poncho, con desafinación extrema incluida, o los deseosos de saber "lo que quiere la Chola". Una nueva metamorfosis perfectamente establecida. En realidad estas formas muy pragmáticas forman parte de un marketing musical versátil en el tiempo. Por suerte. Que el maestro Granados me acompañe para siempre.
Eduardo Pace

Los 60 años de sacerdocio del padre Juan Pinolini
El sacerdote salesiano Juan Pinolini nació en Rosario el 25 de junio de 1931. Sus padres, inmigrantes italianos, lo inscribieron al tercer grado del Colegio San José en 1940. Finalizado el año escolar manifestó su deseo de ser sacerdote y fue enviado al Seminario Menor de Vignaud, donde completó la primaria y secundaria. La primera profesión la efectuó en Los Cóndores, Córdoba; en 1948 volvió a Vignaud y completó los estudios filosóficos y magisterio en el Instituto Nuestra Señora del Rosario (1951 a 1953) luego desarrolló el Trienio como maestro normal en la primaria anexa al Seminario. Finalizada esta tarea ingresó al Teologado de Villada, Córdoba (1954 a 1957) donde completó los estudios superiores y fue ordenado sacerdote el 11 de agosto de 1957. Los superiores lo enviaron a Turín para perfeccionar sus estudios y los completó en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma desde 1958 a 1961. Retornó a Rosario y fue destinado al Colegio Pío XI de Corrientes (1962 a 1970), donde fundó la Escuela Normal de Maestros. Desde 1971 a 1976 fue designado director del Colegio Don Bosco de Resistencia, Chaco, de allí pasó como director al Colegio Don Bosco de Paraná. Trabajó como capellán con los ex alumnos de Firmat, Venado Tuerto y Ferré desde 1981 a 1988. Volvió al Colegio San José de Rosario en 1989 como rector del bachillerato y ecónomo, hasta 1998; concluida esa etapa fue destinado al Colegio Don Bosco de Santa Fe desde 1999 al 2011, como representante legal. Vuelto a la Casa Salesiana San José, en 2012 fue designado auxiliar de la parroquia María Auxiliadora, donde aún se desempeña. También fue "delegado inspectorial de los ex alumnos del Litoral" desde 1999 hasta 2016. El domingo 8 de octubre próximo celebrará con la Comunidad Salesiana y los fieles de la parroquia María Auxiliadora los 60 años de ordenación sacerdotal. A las 10 celebrará la misa jubilar en la parroquia y recibirá el saludo de los fieles; a las 13 habrá un almuerzo fraternal en homenaje al padre Juan, donde compartirá con los religiosos, familiares y amigos.
Luis Angel Maggi
DNI 6.433.410

Comentarios