Edición Impresa
Domingo 21 de Septiembre de 2014

Definiciones de un actor

Aunque el presente lo encuentra deslumbrando como protagonista de la flamante puesta de “Ojo por ojo”, el genial clásico de August Strindberg, Federico Luppi reconoce que el año pasado fue un año complicado laboralmente y lo adjudica a su cercanía con el kirchnerismo.

Aunque el presente lo encuentra deslumbrando como protagonista de la flamante puesta de “Ojo por ojo”, el genial clásico de August Strindberg, Federico Luppi reconoce que el año pasado fue un año complicado laboralmente y lo adjudica a su cercanía con el kirchnerismo. “Cuando tenía que hacer notas o promocionar una gira notaba resistencias emparentadas con pegoteos ideológicos”, confesó.  El actor admitió que “si fuera posible la re-reelección, elegiría a Cristina otra vez” y sobre Máximo Kirchner opinió: “Escuché su discurso. Para su juventud y para ser la primera vez, creo que estuvo razonable y equilibrado. Voy a ser un poco antipático: lo vi mucho mejor que a varios referentes de la oposición”. Y a renglón seguido opinó sobre el socialista Hermes Binner: “En términos de conceptualización de la política exhibe una pobreza franciscana”.

La “siesta” de los espías

El actual clima de somnolencia que se vive dentro de la Secretaría de Inteligencia (SI) no figura dentro de los archivos de la memoria de los espías con más años de carrera sobre las espaldas. El secretario del organismo, Héctor “Chango” Icazuriaga, observa pensativo los displicentes movimientos de sus agentes. Será que los espías que más se expusieron durante los últimos años ya piensan en retirarse a la actividad privada y las segundas líneas no quieren quedar pegadas con el gobierno kirchnerista. Al menos ésa es la presunción de algunos agentes que hoy esperan cumplir su turno para terminar la jornada y volver al otro día sin hacer mucho ruido.Los únicos que parecen seguir bailando al ritmo de la Casa Rosada son un grupo de jóvenes agentes que ingresaron de la mano de La Cámpora y que Icazuriaga cobija con cariño.

Un radical en la comitiva

Además de una fuerte presencia de referentes de La Cámpora, la delegación que acompañó a Cristina Kirchner en su tercera visita al Vaticano tuvo una pata radical. Se trata de Leandro Santoro, jefe de Los Irrompibles, una agrupación que estuvo muy cerca del ex presidente Raúl Alfonsín en sus últimos años de vida. Para dejar bien sentada la presencia alfonsinista en Santa Marta, Santoro le obsequió al Papa dos ejemplares del “Nunca Más”, una para Francisco y otro para la biblioteca vaticana.

Comentarios