Edición Impresa
Jueves 13 de Julio de 2017

Culto antes que erudito

Algunos historiadores opinan que "Manuel Belgrano no era un erudito, pues abarcaba muchos temas; aunque sí lo ayudaban su buena y férrea voluntad, su intachable conducta".

Algunos historiadores opinan que "Manuel Belgrano no era un erudito, pues abarcaba muchos temas; aunque sí lo ayudaban su buena y férrea voluntad, su intachable conducta". Quiero distinguir entre "culto y erudito"en el sentido humanista cristiano. Belgrano "cultivaba los valores, la ética, el buen ejemplo en su vida, la generosidad, el respeto al prójimo, el cuidado por los desamparados y oprimidos, involucrándose hasta entregar su vida por la patria". Muchos eruditos no son cultos. El motor fundamental de su resiliencia fue "su fe religiosa, la que como el patriotismo y las convicciones políticas son causas fundamentales y no accesorias para dar testimonio". Con sentido ético expresó: "Jamás han podido existir los Estados, luego de que la corrupción ha llegado, a pesar de las leyes. No hay nada más despreciable para el hombre de bien, para el verdadero patriota que merece la confianza de sus conciudadanos, que el manejo turbio de los negocios públicos, enlodado con el dinero y las riquezas". El prócer sentía dolor en su alma. "Me hierve la sangre, al observar tantos obstáculos, tantas dificultades que se vencerían rápidamente si hubiera un poco de interés por la patria". Donó parte de sus sueldos y los 40.000 pesos fuertes en 1813 para sufragar bibliotecas, escuelas y sueldos docentes. En mayo de 1819, en Cruz Alta, el frío lo maltrató, instalado en un rancho, padeció humedad y lluvia, que agravaron su salud. En junio, se trasladó a Capilla del Pilar, sobre el Río Segundo. No dormía bien, su respiración se tornó difícil; la hinchazón de sus pies y piernas le impedían caminar. "Su desazón ante el estado institucional de la patria complicó más su padecer físico. El gobernador de Córdoba, Manuel Antonio de Castro, le ofreció traslado para su tratamiento, pero le respondió: "La conservación del Ejército pende de mi presencia, sé que estoy en peligro de muerte, pero aquí hay una capilla donde se entierran a los soldados y también puede enterrarse en ella al general. Me es agradable pensar que aquí vendrán los paisanos a rezar por el descanso de mi alma". En Septiembre muy enfermo, "entregó el mando del Ejército del Norte al coronel mayor Francisco Fernández de la Cruz y volvió a Tucumán. En marzo de 1820, su médico Redhead lo acompañó a Buenos Aires en carreta. Llegaron en mayo, empeoró su salud, redactó su testamento y le entregó el reloj a su médico, pues no tenía dinero para pagarle. El prócer presagiaba el futuro de los argentinos: "Pienso en la eternidad donde voy y en la tierra querida que dejo. Espero que los buenos ciudadanos trabajarán para remediar sus desgracias". El 20 de junio de 1820 expiró, fue amortajado con el hábito dominico y "un año después le rindieron los honores correspondientes".

Luis Angel Maggi

La grieta, un fenómeno para discutir

Desde hace un tiempo se habla en el país de "la grieta". Todo un tema. La grieta ocasionada por razones ideológicas es una cosa. Otra, muy distinta, la producida por razones morales. Durante el último gobierno se produjo un fenómeno que posiblemente requiera un estudio por parte de sociólogos, psicólogos y técnicos en conductas sociales. Todos sabemos que cuando un grupo de personas obtiene beneficios materiales, lícitos o no, por parte de un gobierno, tiene tendencia a la tolerancia y justificación de hechos reñidos con la moral. Lo que tiene cierta lógica. Pero una cosa muy distinta es el hecho de que miles de argentinos, sin haber obtenido ventajas importantes de los anteriores gobernantes, no tienen la menor crítica y mucho menos condena a los robos e ilícitos que estos cometieron. Es una especie de sordera y ceguera difícil de digerir. Nos pasa en nuestras relaciones laborales, con familiares y con amigos con los que es inútil intentar un diálogo sobre el tema con ellos. Un diálogo que supone buena fe, un mínimo de raciocinio y cuestiones éticas. Uno se esfuerza por describir, con tono de argumento y de generosidad, y agregando que si el actual presidente o alguno de sus funcionarios delinquen, deben ir presos. Pero, es muy difícil abrirles los ojos, y hacerles ver las barbaridades ocurridas en un pasado reciente. Alguna vez leí que Ortega y Gasset decía: "Como a los insectos que no hay modo de extraerlos del orifico en que habitan, no hay manera de sacar al tonto de su tontería". Otra cosa curiosa es que este fenómeno fue provocado por una clase dirigente carente de talento y falta de agudeza intelectual, cuyo mayor mérito fue su capacidad organizativa para robar. Sin hacer un juicio de valor podríamos entender que Fidel Castro, Franco, Mussolini y aún el mismo Hitler pudieron engañar a millones de personas. Pero que estos personajes mediocres y groseros hayan lavado el cerebro y la psiquis de tantos es muy difícil de entender. Hacer desaparecer la grieta, entre los que entendemos que el mal está mal, y los que defienden y avalan los males del pasado, será una tarea difícil. Ojalá que no imposible.

Jorge Bustamante

El acoso que no cesa en el siglo XXI

Vale la pena recordar siempre que la acumulación de capital esta amasada en sangre y lodo tal como lo expresó Marx en el capítulo XXIV de su obra magna, "Crítica de la economía política". También el aserto de Bakunin acerca de la lógica expansionista y militarista; permanente y beligerante de los Estados. En la región argentina, luego del exterminio perpetrado con mayor ferocidad contra los pueblos indígenas durante el siglo XIX en la Patagonia, continuó en el nordeste hasta la década del cuarenta. Luego de estos luctuosos acontecimientos el acecho no cesa. Testimonio esto son los permanentes hostigamientos en provincias como Neuquén, Rio Negro y Chubut. De hecho, otra vez han detenido y permanece en prisión el lonco mapuche Facundo Huala Jones. Persecución estatal por accionar en defensa de territorios para la comunidad de la que forma parte. Es preciso no callar ante esta situación injusta e indignante. Reclamar la inmediata liberación. Desde el poder tienden a naturalizar la apropiación de tierras y cursos de agua por parte de las corporaciones capitalistas y a coaccionar a quienes no admiten pasivamente estos despojos.

Carlos A. Solero

Un laberinto de donde es difícil salir

"Contigo pan y cebolla" y "Hay que pasar el invierno", son dos oraciones muy ocurrentes que aluden a hechos acontecidos hacia mediados del siglo anterior. Por entonces, la ingenuidad de la gente, y en modo especial el comportamiento sumiso de las mujeres, unido al modo férreo de los valores, la lealtad, y el apego al esfuerzo cimentaban el cotidiano vivir. Recordemos también que la última camada de inmigrantes italianos tuvo lugar durante el año 1948. Por entonces ya a la bohemia le habían tirado la toalla, el tango brillaba a full, y en el lapso de un quinquenio el poder político comenzaría a hacer agua por todas partes, convirtiendo sus postulados progresistas de otrora en una nueva utopía para los que se habían quedado en el camino. Y así llegamos a la segunda frase, "hay que pasar el invierno", la que pronunciara en su momento Alvaro Alsogaray en uno de sus habituales comentarios económicos. Luego sobrevendría el auge implementado en los gobiernos democráticos de Arturo Frondizi y Arturo Humberto Illia, donde en ambas administraciones el progreso fue literalmente mayúsculo. Pero a partir de allí, año 1966, y luego del año 1983, hasta que se implementó el llamado "Plan Económico Austral", nuestro país fue hilvanando toda una nómina de desencuentros, que lamentablemente y en modo especial en los últimos años, parece haberse convertido en una especie de riña deportiva espejada en metáfora futbolera, como si se tratara de un River-Boca o un Newell's-Central, laberinto de donde es muy difícil salir.

Felipe Demauro

Los primeros refugiados sirios en Rosario

Todo puede suceder cuando uno se lo propone. Hace cinco años, junto con mi marido, Mauro Stefoni, nos pusimos en conocimiento de la situación de Siria, pero a la distancia no había mucho por hacer. Hoy, gracias al "programa Siria", que permite otorgar el visado humanitario en Argentina, pudimos gestionar los trámites para recibir a refugiados. En marzo de este año nuestro punto de referencia fue Refugio Humanitario Argentino, y desde entonces conformamos un nodo en Rosario. De esta manera, trabajamos coordinados a otros nodos del país, donde personas con la misma voluntad de ayudar nos abocamos a esta tarea y por esta causa. Nuestros amigos de Siria, próximos a venir a fines de este mes, son jóvenes profesionales que sueñan con llevar una vida en paz. Poder venir a la Argentina llenó sus vidas de esperanza y también la de sus familias; quienes sobrellevan el drama diario de una situación sumamente compleja. Estos cuatro jóvenes de entre 25 y 27 años se alojarán en nuestro hogar el tiempo necesario para su adaptación a nuestra cultura y el aprendizaje del idioma. Por otra parte, los ayudaremos en su inserción social y laboral. Por todo esto, invitamos a quienes deseen darnos su apoyo a que se comuniquen por WhatsApp o celular al número 0341-156190688. También pueden encontrarnos en nuestra página de Facebook Refugio Humanitario Argentino nodo Rosario-Fisherton. Es sumamente importante la colaboración de la sociedad para poder llevar a cabo nuestro objetivo. Desde ya, muchas gracias.

Bárbara Salcedo

No derriben el paredón de la ex Rural

La decisión municipal de demoler el paredón que limita a la ex Rural frente a bulevar 27 de Febrero es a mi parecer un grueso desatino. Transformará a ese predio en un aguantadero, especialmente de noche, refugio de malvivientes y vagabundos, lugar propicio para diversos delitos. Va a contrapelo de la tendencia mundial a enrejar las plazas y cerrarlas de noche por seguridad. Dificultará el control y cobro de las entradas en los eventos pagos. No mejora la estética del entorno. Empeorará la seguridad. En una actitud antidemocrática no se ha consultado al respecto a los frentistas de 27 de Febrero en una política parecida a hacer ruidos sordos a las inquietudes y protestas de los vecinos del ex Batallón 121, que con atendibles razones se oponen a aperturas de calles sobre Ayacucho que facilitarán que los malandras que operan en lugares aledaños tengan facilidades para invadir la zona.

Raúl Miguel Ghione

DNI 6.033.754

Comentarios