Ovación
Martes 10 de Mayo de 2016

Edgardo Bauza sabe de Libertadores: "Ojo con Central", avisa

El actual DT de San Pablo admite que "será una situación difícil para mis sentimientos" si llegara a cruzarse con el equipo canalla en la Copa.

Sabe de sensaciones no deseadas. Conoce de Libertadores. Como entrenador ya ganó dos. En el 2008 llevó a Liga de Quito a conquistar su primera copa. En 2014 lo hizo con San Lorenzo, también por primera vez. Y fue el técnico que hasta ahora condujo más lejos a Central en esta competencia. Porque si bien en la edición de 2000 se quedó en octavos al perder con Corinthians en Brasil por penales, en 2001 accedió a semifinales y cayó con el mejor Cruz Azul. Hecho que fue valorado con el paso del tiempo. En esta edición, una vez más, el destino lo ubica de nuevo en partidos decisivos del torneo continental. Ahora como conductor de San Pablo. Que dirimirá su pasaporte a semifinales con Atlético Mineiro. Por eso cuando atiende la llamada de Ovación remata: "Ya sé, me llamás por la Copa Libertadores, sabiendo que puede darse una situación difícil para mis sentimientos". Un Edgardo Bauza auténtico. Sin protocolo ni formalidades. Y no detiene la marcha, porque con el devenir de la charla enfatiza: "Central tiene lo necesario para ganar la Copa".

—Sería tremendo para vos cru- zarte con Central.

—Pará, pará que primero nosotros tenemos que tratar de pasar a Atlético Mineiro, que es un adversario muy complicado. Pero llegamos hasta acá pese a todo y vamos a dejar todo para seguir avanzando. Acá a San Pablo lo daban por muerto desde el arranque y sin embargo sólo quedamos dos equipos brasileños. Y para colmo quedaron eliminados los equipos que los periodistas daban como favoritos: Corinhtians y Palmeiras.

—No te desmarqués de la pregunta. ¿Qué te pasaría si tenés que enfrentar a Central en semis o en la final?

—Y la verdad que me intranquiliza. Pero el fútbol te pone en este tipo de problemas existenciales. Pero el profesionalismo no contempla estas sensaciones. Por eso ojalá que a semifinales pasen Central, San Pablo y Boca, je, así si nos cruzamos que sea directamente en la final. Pero me pasaría como siempre que ocurrió cuando enfrenté a Central, lo viviría con sensaciones enfrentadas. Por un lado contento porque el equipo que dirijo está en semifinales o en la final y también contento porque Central, el club del cual uno es hincha, está en una situación similar. Y por otro me sentiría mal por el partido en sí, porque es decisivo. Pero es nuestro trabajo y haré lo que hice siempre, tratar de hacer mi tarea lo mejor posible, porque si hay algo que me enseñó Central es a ser un ganador y en eso no puedo traicionarme, por lo que prepararé a San Pablo para tratar de ganar, como siempre lo hice a lo largo de toda mi carrera.

   —¿Cuál es el secreto para ganar copas?

   —No hay un secreto. Es laburo. Lo primero es formar un buen equipo. Segundo tener el tiempo suficiente para trabajarlo. Y es fundamental contar con jugadores de jerarquía para soportar y solucionar los problemas que este tipo de competencias internacionales te va presentando en cada partido.

   —¿Central tiene eso hoy?

   —Sí. Coudet tiene ya un tiempo de trabajo, armó el equipo para jugar como él pretende y tiene algunos jugadores con jerarquía. Está muy bien. Más ahora que está enfocado en una sola competencia. En el último partido con Gremio pudo sostener la intensidad durante los noventa minutos. Eso lo hacen sólo los equipos que están muy bien. Y ese factor lo convierte en muy peligroso. Además con varios jugadores en destacado nivel. Pero por supuesto que cuando estaba en la Copa y en el torneo local se le hizo difícil mantener esa intensidad que ahora sí muestra. Por eso, ojo con Central, es un rival complicadísimo y tiene lo necesario para ganar la Copa. Lo veo muy bien y no tiene nada que envidiarles a los otros que están en cuartos.

   —Pero por tu experiencia sabés que en estas instancias nada es fácil. ¿Cómo ves estos cuartos de final?

   —Por supuesto que no. La Copa ingresó en su etapa decisiva, en la que en 180 minutos definís tu futuro y no hay forma de remediarlo. Por eso esta fase será brava y para San Pablo es más difícil. Este es un equipo en formación, hace tres meses estoy trabajando, dimos importantes pasos y estamos mejor, pero hay otros que nos llevan ventaja por el tiempo de preparación. Como Central por ejemplo.

   —¿Te gustaría dirigir a Central en la Libertadores?

   —Por supuesto que sí. Sería un desafío que uno no podría dejarlo pasar. Por supuesto siempre ajustado a lo que enumeré antes, con las posibilidades de armar un buen equipo, tener tiempo para trabajarlo y con jugadores de jerarquía.

   —¿Cuánto incide contar con jugadores determinantes como Ruben, Tevez o Calleri?

   —Muchísimo. Esos son jugadores que son diferentes y por eso en cualquier momento del partido te lo pueden ganar.


Comentarios