LaCapital.com.ar

Edición Impresa

Viernes 19 de

septiembre de 2014

  • Ahora

    9 °C
  • SABADO

    Min. 09 °C Max. 23 °C

  • DOMINGO

    Min. 11 °C Max. 22 °C

Domingo, 28 de marzo de 201001:00

Los "médicos" del alma

Terapeutas de distintas técnicas dan alivio a miles de turistas que llegan a Capilla del Monte.



En Capilla del Monte se creó la Red de Terapeutas Holísticos (www.redterapeutasholisticos.blogspot.com) que realiza trabajos interdisciplinarios con las personas que llegan a la ciudad cordobesa en busca de bienestar, sanaciones, apertura de conciencia, vida interior y búsqueda de uno mismo. La entidad trabaja junto a la gerencia de Turismo local en la difusión del turismo salud.

  La red está compuesta por terapeutas que dominan filosofía oriental, masoterapia, reiki, psicoterapia, técnicas del Tibet, reflexología, terapia psicocorporal, terapia floral, musicoterapia, dinámica grupal, psicología transpersonal, canalización o médium, homeopatía, terapia de regresión, parapsicología, quiropraxia, astrología, digitopuntura, terapia del canto, biodanza, yoga, pintura terapéutica, tarot terapéutico y videncia, entre otras técnicas.

  Todos coinciden en que en Capilla del Monte se facilitan los procesos de sanación y armonía por la energía del lugar, adonde también llegan terapeutas de otros lugares del país y del exterior a "cargarse" por unos días y regresar a sus lugares de origen. Junto a la estancia La Aurora, en Salto (Uruguay) y Machu Picchu en Perú, Capilla del Monte forma parte del triángulo de los centros energéticos de Latinoamérica.

  Nerina hace seis meses que llegó de Buenos Aires para radicarse en Capilla del Monte. Se la suele ver en Los Altos, cerca del dique Cajón. "Los minerales de aquí generan una energía impresionante. Entre otras terapias alternativas utilizo cuencos de cuarzo para lograr una armonización sonora", dice.

  Gwénaelle es francesa y hace dos años y medio llegó a la ciudad cordobesa buscando su lugar en el mundo. Da cursos de yoga y realiza trabajos de sanación. Se define como "canal" y mediante la escritura automática recibe datos y consejos para la persona que los solicita. Anota en un papel los datos del interesado y las preguntas que quiere hacer, luego medita en su casa y la escritura hace lo demás. "Generalmente los que responden son miembros de la familia de la persona, maestros o guías".

Camino a la espiritualidad

Viviana Moreno vive en San Isidro y tiene una empresa de seguridad, pero desde hace 15 años desarrolla una técnica terapéutica de sanación de los estados emocionales de la conciencia que afectan los cuerpos y la vida de las personas. Viaja a Capilla del Monte con frecuencia para tomar energía de la naturaleza y utiliza técnicas de los chamanes, aunque aclara que es sólo discipula. Con digitopuntura, reflexología y reiki limpia el aura. "Hay personas que sólo vienen a nosotros a buscar mimos, otras porque se sienten realmente mal. En Buenos Aires las atiendo pero les digo que cuando puedan vengan a Capilla del Monte para vivir y sentir todo esto que se percibe acá".

  Don Osvaldo Peralta tiene 80 años y es descendiente de tehuelches. Vive en Capilla pero con su técnica de gemoterapia viaja por casi todo el país llevando alivio con sus piedras. "Hace 30 años que sentí la necesidad de trabajar con las piedras para sanar. El impulso vino luego de superar muchos problemas. A mí llega gente de todos lados; para cada mal hay una piedra diferente. Trabajo con troncos petrificados, meteoritos, turmalina negra, basalto, pirita, citrino, cuarzo, amatista, fluorita, aragonita y feldespato, entre otras", cuenta.

  Verónica es pintora y vidente, y Pablo pintor y numerólogo. Se conocieron en Cerro Colorado hace poco más de un año y desde entonces trabajan juntos. Dicen que tienen el don de ver el aura de las personas y sus colores, y que su misión es la de despertar la conciencia y abrir el corazón de la gente. Se definen como "despertadores" y no tienen una tarifa por su trabajo espiritual.

  Roxana Yemenidjian vive en Saavedra, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y viaja cada dos meses a Capilla. Trabaja desde hace varios años en la armonización personal con cuencos cantores. "Los cuencos tibetanos se utilizan en la terapia de sanación a través del líquido que tenemos en el cuerpo. A veces el líquido se bloquea y no puede circular bien. El sonido y la vibración del instrumento musical hace que ese bloqueo desaparezca y el líquido circule normalmente. Me gusta trabajar con ellos porque la recuperación de las personas es rapidísima", explicó.



 

Tags: turismo P2

certifica.com