El Mundo
Viernes 17 de Febrero de 2017

Ecuador elige alsucesor del presidente Correa

El mandatario ha estado más de 10 años en el poder. Su ciclo se ha agotado junto con el estancamiento de la economía ecuatoriana.

Ecuador entró en el último tramo de campaña electoral antes de la primera vuelta presidencial de este domingo. Los ocho candidatos a la presidencia realizaron marchas y concentraciones a pocas horas de la entrada en vigencia del "silencio electoral", que se inició a medianoche. La idea es dar un período de reflexión a los ecuatorianos, que en los últimos días han sido bombardeados con propaganda a través de todos los medios.

El candidato oficialista y con más intención de voto (30 por ciento), Lenin Moreno, dijo en la última concentración que "ahora nos corresponde construir un futuro más luminoso, mejor, porque eso es lo deseable''. Se cree que Moreno logrará salir primero, pero muy lejos de los votos que le permitirían evitar el ballottage. Guillermo Lasso, que se ubica en segunda posición, aseveró que la primera certeza es que habrá segunda vuelta y agregó: "La duda es quién estará en primer lugar'', dando a entender que él podría superar al oficialista Moreno, el favorito del presidente Rafael Correa. La candidata social cristiana Cynthia Viteri, tercera en las encuestas, presidió una caravana, mientras el socialdemócrata Paco Moncayo, ex alcalde de Quito, recorrió barrios pobres de la capital. De estos cuatro entre un total de ocho candidatos saldrá el sucesor de Correa, quien estuvo en el poder por más de diez años y tras sucesivas reelecciones entregará el poder el 24 de mayo.

Para que un candidato gane en primera vuelta debe lograrr 50 por ciento más un voto, o bien 40 por ciento pero con una diferencia de más diez puntos con su más próximo contendor. En caso de no producirse esos resultados habrá una segunda vuelta, pero en una fecha distante: el 2 de abril.

En las elecciones de este domingo 19 de febrero, unos 12,8 millones de votantes están habilitados para sufragar y deberán escoger presidente, vicepresidente y 137 asambleístas, además de pronunciarse en una consulta popular sobre si permiten o no a los funcionarios públicos tener intereses en paraísos fiscales.

Pero lo que se vota el domingo es el legado de la "revolución ciudadana" de Correa. Está en duda porque ha crecido la preocupación por la economía, que experimenta un estancamiento en los últimos años. El boom económico que dio poder al parecer eterno a Correa desde 2006 se desinfló a partir de 2014, por una combinación de caída internacional del precio del petróleo y un exceso de peso del Estado sobre el resto del sistema económico. Mientras Lenin Moreno se apoya en mostrarse como el heredero de Correa, quien sin embargo se ha "guardado" bastante en la campaña, Lasso y Viteri postulan un cambio de régimen económico que saque el freno al sector privado, y elimine las leyes de control sobre la información que dieron mala fama a Correa, al censurar y llevar al borde de la quiebra a los medios críticos de su gobierno.

El desgaste de Correa es transversal, esto es, no se registra solo en las clases medias urbanas sino también en los sectores populares. Ecuador encara así una nueva etapa, en la que el próximo presidente deberá inaugurar una nueva relación con la oposición y avenirse al diálogo para gobernar. Un tipo de gobierno más "normal", de temperamento democrático. Es que Correa y su dogmatismo han cansado a amplios sectores de la sociedad.

Comentarios