Economía
Viernes 30 de Diciembre de 2016

Tras el ataque que sufrió en Neuquén, Macri arremetió contra las "minorías violentas"

El presidente admitió ser "parte responsable" por su exposición pública, pero advirtió que no resignará el contacto con la gente

El presidente Mauricio Macri admitió ayer ser "parte responsable" por su exposición en actos públicos, tras la agresión que sufrió el miércoles pasado mientras se desplazaba en auto por la ciudad neuquina de Villa Traful. Pero advirtió que no se va a "resignar, por estas minorías organizadas, a perder contacto con la gente".

Tras quejarse de la llamada "puerta giratoria", figura con la que suele describirse la flexibilidad de la Justicia para liberar sospechosos, el mandatario abogó por un "proceso que termine condenándolos" a quienes atacaron a pedradas la camioneta que lo trasladaba a un acto en esa ciudad patagónica, el segundo incidente de esas características en poco más de cuatro meses.

"Lamentablemente, ocurrió. La Justicia está actuando y tendrán ahora que sufrir las consecuencias de lo que hicieron", expresó el jefe del Estado, que, al hablar de "minorías violentas", aseguró que "claramente está mal" que la Justicia haya liberado a los agresores luego de mantenerlos tan sólo unas horas demorados.

Al respecto, Macri evaluó: "Espero que el proceso termine condenándolos, por el nivel de premeditación. Vinieron desde Neuquén para hacer lo que hicieron. Es una Argentina intolerante que estamos dejando atrás".

Un grupo integrado por unas diez personas, poco antes del mediodía del miércoles, lanzó piedras contra el vehículo que trasladaba a Macri a la inauguración de obras públicas en Villa Traful, lo que causó la rotura de dos vidrios del rodado.

En ese marco, siete manifestantes del gremio de empleados estatales ATE fueron demorado, aunque luego recuperaron la libertad y quedaron desvinculados administrativamente del caso.

Los integrantes de ATE, que protestaban contra el ajuste económico motorizado por la Casa Rosada, admitieron su responsabilidad en las quejas pero negaron haber lanzado piedras.

"La verdad es que soy parte responsable de exponerme. Pero, para mí, es un valor estar en contacto con los argentinos, necesito escucharlos en forma directa. Lo hice durante toda mi vida", manifestó Macri.

El aviso

A modo de advertencia, subrayó: "No me voy a resignar a perder contacto con la gente por estas minorías organizadas. Lo que hacen está mal, y se tiene que terminar. Ellos pueden expresarse, votar y opinar".

Luego, Macri dio explicaciones sobre los incidentes. "Me fui a comprar unos alfajores antes de ir al acto y ahí quedamos entre esos manifestantes bastantes violentos", detalló.

Al respecto, el intendente de Villa Traful, Nicolás Lagos, admitió que no estaba previsto, en el contexto de las medidas de seguridad, la decisión del presidente de ir a un negocio a hacer compras.

Diferencias con Carrió por Lorenzetti

El presidente Mauricio Macri aseguró ayer que las denuncias penales presentadas por Elisa Carrió (CC-ARI) contra el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, "son a título personal" de la diputada nacional y "no representan" a Cambiemos. Tras señalar que con Carrió tienen "estilos muy distintos", Macri valoró la relación entre ambos y dijo tener "un mil por ciento de coincidencias" con ella. Sin embargo, el diputado nacional de la CC-ARI Fernando Sánchez salió al cruce de Macri al afirmar que las denuncias de Carrió "representan mucho a Cambiemos" porque son "la lucha contra la corrupción y la impunidad".

Comentarios