Economía
Viernes 30 de Junio de 2017

Traferri pidió esclarecer el robo de las manos de Perón

El senador provincial del PJ Armando Traferri reclamó ayer el esclarecimiento de la profanación a la tumba del general Juan Domingo Perón y la mutilación de sus manos, hecho del que se cumplieron 30 años.

El senador provincial del PJ Armando Traferri reclamó ayer el esclarecimiento de la profanación a la tumba del general Juan Domingo Perón y la mutilación de sus manos, hecho del que se cumplieron 30 años.

Traferri aseveró al respecto: "Profanar, del latín profanare, es tratar algo sagrado sin el debido respeto y también deshonrar, prostituir, hacer uso indigno de cosas respetables, según la Real Academia".

"Hace más de cien mil años que los cementerios son sagrados porque hay en ellos algo sagrado: los cuerpos de personas que vivieron. Lo sagrado es algo que vivió", prosiguió. En esa línea, el senador añadió: "En el fondo, lo que nos apela como algo sagrado es la vida misma. Por eso, cualquier profanación es siempre una acción dirigida contra la vida. Es la intención que anima las ya célebres palabras del general franquista José Millán Astray en su polémica con Miguel de Unamuno: «¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!»".

"El pueblo argentino sufrió varias profanaciones a los cuerpos de sus líderes: la decapitación y posterior exhibición de la cabeza del Chacho Peñaloza (aplaudida públicamente por Domingo Faustino Sarmiento y la oligarquía), la profanación y el robo del cadáver de Eva Perón (celebrada también por la oligarquía, aunque esta vez discretamente) y la profanación del cadáver de Perón amputándoles las manos", repasó.

Según Traferri, una acción de esa naturaleza "está dirigida a los vivos que los honraban cuando vivían, y siguen haciéndolo después de muertos", con el objetivo de "destruir ese lazo existente entre el líder y su pueblo, que en algún momento fue percibido como un peligro".

"¿Por qué algunos consideraron peligrosa la relación del pueblo con esos líderes? Porque, precisamente, el pueblo se constituía como un sujeto político poderoso capaz de enfrentar a quienes intentaban sojuzgarlo", indicó el senador.

En ese sentido, concluyó: "Miedo, odio, destrucción, profanación, «¡Viva la muerte!». Así se han expresado siempre los enemigos del pueblo. ¡Viva la vida!".

Comentarios