Economía
Viernes 17 de Marzo de 2017

Scioli negó acusaciones de lavado de dinero

El ex gobernador bonaerense Daniel Scioli declaró ayer de manera "informativa" ante la Justicia, aseguró que "jamás" incidió en las contrataciones de sus ministerios y negó las acusaciones por lavado de activos y defraudación a la administración durante su gestión.

El ex gobernador bonaerense Daniel Scioli declaró ayer de manera "informativa" ante la Justicia, aseguró que "jamás" incidió en las contrataciones de sus ministerios y negó las acusaciones por lavado de activos y defraudación a la administración durante su gestión.

Scioli fue llamado a declarar por el fiscal platense Alvaro Garganta luego de que el 9 de febrero pasado el ex candidato presidencial llevara a la Justicia una extensa presentación en la que se desvinculó de las irregularidades que se investigan.

Scioli y sus ex funcionarios están acusados de asociación ilícita, lavado de activos y administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La exposición se prolongó por dos horas en la sede de la UFI 11, donde Scioli sostuvo que durante su mandato "jamás" incidió para que algún ministerio contrate a una empresa o le adjudique a una persona alguna obra y justificó el uso de vuelos privados.

Scioli dijo que se presentó a declarar para "aclarar esta situación", la que consideró de "amplia repercusión", aunque advirtió que existe una "distorsión" del proceso "donde de antemano ya se instalan supuestos, lo que hace un gran daño desde lo humano y lo político".

Scioli dijo que durante su gobierno buscó "en todo momento la plenitud y la independencia de funciones de los organismos de control", y agregó que "por ello, cuando llegaba a mi firma un decreto, lo primero que yo me fijaba era si habían dado su conformidad todos estos organismos de control".

Consultado sobre su relación con Juan Carlos Mancinelli, titular de una empresa que recibió varias adjudicaciones durante su gestión, Scioli dijo que lo conoció "cuando me fui a vivir ahí (a Tigre) en el 2007" y que "a partir de ahí —agregó— tomé conocimiento por los medios de que se lo presentaba a Mancinelli como el Lázaro Báez mío, y que había vaciado ABSA", la empresa estatal que brinda el servicio de agua y cloacas en la provincia, y destacó que "jamás Mancinelli se inscribió como proveedor y jamás hizo una obra para ABSA".

Consultado sobre los vuelos privados durante el final de su administración que la Justicia sospecha que fueron viajes de la campaña presidencial disfrazados de salidas oficiales, explicó que el uso de aviones que no fueran de la flota del Estado provincial se decidió tras "dos episodios concretos" que vivió.

"Uno, cuando era vicepresidente, que me asignan un (avión) Lear 25 que decidí no subirme más por la antigüedad que tenía, y desgraciadamente días después se precipitó a tierra y se mataron todos" y "luego un avión recuperado en un operativo narco, y en el vuelo posterior al mío protagonizó un accidente".

"Todo ello me generó, una inseguridad absoluta", explicó y aseguró que "en este marco es que se hacían los viajes contratados con esas empresas, porque la otra opción era comprar un avión nuevo, que valía 12 millones de dólares".

Comentarios