Economía
Domingo 07 de Mayo de 2017

Producción vs. patria financiera, eje de debate del modelo impulsado por el GEN Rosario

La crisis que muestran los indicadores macroeconómicos desnudan las fisuras del modelo que encaró el gobierno de Mauricio Macri, o en todo caso, sinceran su rumbo.

La crisis que muestran los indicadores macroeconómicos desnudan las fisuras del modelo que encaró el gobierno de Mauricio Macri, o en todo caso, sinceran su rumbo. En esa premisa coincidieron representantes del sector sindical, empresarial y político que fueron reunidos por el partido GEN Rosario para analizar el impacto que esta política tiene sobre el mercado interno, el empleo y la inflación.

"Hay que elaborar un plan económico con sensibilidad social", reclamó el vicepresidente de Came y dirigente rosarino, Elías Soso, quien estuvo acompañado en el panel por el secretario general de la Asociación Bancaria de Rosario, Matías Layús, Carlos Picot -trabajador de Senasa- y el ministro de la Producción provincial, Luis Contigiani.

Con la aclaración de que se "trata de un aporte al gobierno y no de crítica destituyente", Soso sostuvo que "falta un plan para crecer". En ese marco, precisó que "el combo de salarios estacionados, aumento de servicios y alimentos no va a dar resultado porque a la gente no le da el ingreso", dijo. Además "cuando la población no consume se paraliza el proceso productivo" dijo, con lo cual a su juicio "la única manera de zafar es aumentar la capacidad de compra y el poder adquisitivo".

Para el dirigente que rememoró el modelo desarrollista de Frondizi, hoy se priorizó un modelo que "pone eje en el sector financiero" que no prioriza la producción, lo cual "terminará en un proceso recesivo que no sólo no atacará la inflación sino que la potenciará. "En los procesos recesivos al final explotan todos los precios, como ya nos pasó recurrentemente", recordó.

Por eso, sin tapujos, Layús planteó que desde el sector sindical que representa _está alineado en el Movimiento Sindical Rosarino_ consideran que "no hay que ser hipócritas" y decir claramente "que no queremos que al gobierno le vaya bien con este plan económico".

El sindicalista aclaró que se no se trata de una propuesta destituyente sino de un reclamo urgente para hacer virar el modelo. "Con este plan, si decimos que le vaya bien, nos lleva puestos a todos. Primero a los trabajadores y luego al conjunto de la sociedad", dijo Layús y comparó la política económica actual con los de la última dictadura, y con los fundamentos que presentó Alfredo Martínez de Hoz en 1977 cuando asumió que planteaban "rebaja porcentual de los salarios, intento de reformar la ley de contrato de trabajo y convenciones colectivas, eliminación de las retenciones a las exportaciones agropecuarias y de los subsidios a las exportaciones no tradicionales, una progresiva reducción de aranceles a la importación, la apertura total de los capitales extranjeros y la liberación de los mercados".

"Lo que plantea (Federico) Sturzenegger _titular del Banco Central_ de aumentar la tasa de interés "no es novedoso en nuestro país, que tuvo una etapa conocida como la patria financiera por incitar o favorecer el tema especulativo en desmedro de la producción", indicó.

Batalla cultural

Por eso ,Layús, dijo que desde su espacio tienen la "convicción" de que "nos estamos enfrentando, no solo a un modelo económico similar al de la dictadura, sino que estamos ante una batalla cultural".

En esa línea, Contigiani utilizó una frase de Perón para plantear el lugar desde el cual analiza el presente. "La economía nunca ha sido libre, o la gobierna el Estado en beneficio del pueblo, o la controlan las corporaciones en perjuicio de éste", recordó.

"Estamos sufriendo un retroceso porque estamos ante un dominio de los sectores concentrados de la economía, de las corporaciones y hay una visión tecnocrática que campea en el espacio público y en la dialéctica política, denostando la concertación, el debate, la participación", agregó Contigiani.

El ministro repasó los intentos de gobiernos anteriores que en la década pasada buscaron forjar un desarrollo nacional, como los gobiernos de Perón o de Frondizi. "Esto quedó trunco en el 76 que nos deja tres grandes problemas estructurales que tenemos aún: pobreza estructural, desempleo estructural y una distribución territorial de la Argentina que es irracional", dijo.

Para el ministro, este proceso de acumulación financiera "tiene mucho que ver con el presente". Según dijo, a su juicio "el gobierno actual ha cometido un error estratégico: en lugar de profundizar el modelo de reconstrucción industrial que con sus fallas y críticas se instaló a partir de 2001, haciéndolo más inteligente, optaron por salirse del modelo y volver a la acumulación financiera, a la apertura económica y a la concentración, con ajuste del mercado interno que repercute en los sectores mayoritarios".

Contigiani criticó este modelo que "le saca poder adquisitivo a los sectores mayoritarios _con una inflación del 3% mensual en alimentos, los mete en la pobreza, para darle a los sectores financieros con una tasa del 26,5% de interés, que provoca una multiplicación millonaria de dividendos y capital.

Por eso, consideró que la Argentina "no puede darse el lujo de transitar por una etapa de primarización de la economía a partir de los sectores dominantes". Y se mostró claramente a favor de la participación activa del Estado para impulsar la activad.

Comentarios