Economía
Domingo 28 de Mayo de 2017

Precios cuidados, una campaña de maquillaje y ocaso de Cambiemos

La herramienta que nació para frenar la remarcación y combatir la inflación cambió con el nuevo gobierno y se desvirtuó su objetivo inicial

El programa Precios Cuidados experimentó a partir de la gestión de Cambiemos un cambio que no sólo fue cosmético, sino que modificó la esencia del programa el cual buscaba, además de contribuir a aliviar el bolsillo del consumidor y paliar la inflación, propiciar la participación en el mercado de proveedores más chicos y ampliar la oferta.

Un análisis del Centro de Economía Política Argentina (Cepa) muestra que la canasta de Precios Cuidados de 2017 tiene menos productos que la última de 2015: 481 productos este mes versus 505 en octubre de 2015. Y sobre ese universo, los alimentos y bebidas pasaron de representar el 67% a solamente un 57% del conjunto de los productos de la canasta.

Pero además de modificar las magnitudes "hubo cambios cualitativos al interior del programa", indicaron desde Cepa ya que se registran menos marcas líderes y una ostensible estrategia de las grandes empresas dirigida a colocar en el programa sus productos menos vendidos.

Aunque desde Cepa aclaran que "la incorporación de productos de menor popularidad no es en sí mismo un aspecto negativo, ya que uno de los objetivos del programa era propiciar la participación de proveedores más chicos". Sin embargo, "cuando la incorporación de productos de menor calidad se realiza de manera paralela a la eliminación de productos líderes y se evidencia una aparición de productos de segundas marcas de los mismos grandes proveedores concentrados, el beneficio al mundo pyme y la diversificación de proveedores pierde sentido", aclaró.

Pero además, aumentaron los productos precios de los productos que salieron del acuerdo, detalló Cepa.

"Además de las modificaciones en magnitudes, hubo cambios cualitativos al interior del programa. Se registran menos marcas líderes y una ostensible estrategia de las grandes empresas dirigida a colocar en el programa sus productos menos vendidos, en general segundas marcas, liberando a sus productos más vendidos de un acuerdo de precios que ponga techo a los aumentos", indicó el relevamiento de Cepa y detalló varios cambios respecto del acuerdo de octubre 2015.

En ese aspecto, el informe detalló que se eliminan proveedores clave como CCU, Bimbo, AGD, Canale, Papelera del Plata, Kimberly Clark, Mondelez (Kraft) y PepsiCo.

En tanto, otros proveedores dejan una significativa menor cantidad de productos en el acuerdo, como es el caso de las firmas SC Johnson & Son, Molinos Rio de La Plata, Unilever, P&G y Sancor.

"Gran parte de los productos que retiran del acuerdo eran las líneas más populares de cada empresa y fueron reemplazados por otros, menos vendidos", dijo el informe de Cepa y detalló que ese es el caso del reemplazo de la leche en sachet La Serenísima por la segunda marca de Mastellone, denominada La Armonía.

Por otra parte, en el caso de las gaseosas de línea cola es paradigmático lo que ocurrió con la Coca Cola común, variedad preferida por la gran mayoría de los consumidores y que representa un 70% del volumen de venta de la línea de esa marca. "Este producto (Coca Cola común de litro y medio) fue reemplazado por Coca-Cola Zero, que representa solamente el 10% del volumen de venta de la empresa", indicó Cepa y agregó que tampoco se encuentran las gaseosas Seven Up y Mirinda en el rubro bebidas sin alcohol de Precios Cuidados 2017.

En lo que refiere a enlatados, fueron quitados el atún de la marca La Campagnola y de la marca Gomes Da Costa, dos de las más vendidas en este rubro.

Si se analiza el segmento de aceites, de la canasta de Precios Cuidados fueron eliminados el aceite Natura, Cañuelas y Cocinero.

Es curioso que en la línea de lácteos ya no estén las dos principales marcas del rubro _La Serenísima y SanCor que representan el 80% del mercado lácteo_ en lo que refiere a la leche en sachet y en dulces de leche. Fue eliminado del acuerdo de precios, también el queso Mendicrim de Sancor.

La Cervecería y Maltería Quilmes eliminó, precisamente, la cerveza de Precios Cuidados (antes estaba la cerveza Iguana y Quilmes de litro), y en lo que refiere a CCU (que produce las marcas Bieckert y Schneider) directamente salió del acuerdo como proveedor. "Ello también ilustra la reticencia de un segmento del mercado de bebidas alcohólicas _populares en Argentina, como la cerveza_ para acogerse a un acuerdo de regulación de precios", detalló el informe.

Tampoco el acuerdo 2017 contempla ninguna variedad de vinos (antes se incluía Uvita y El Recero de RPB, Facundo y Finca La Escondida de Grupo Peñaflor, Resero de Fecovita y Lucuma de Mapawine) ni de Fernet (antes se incluía la marca 1882).

En materia de productos de higiene y cosmética, no es menor la salida del programa Precios Cuidados de dos importantes empresas como Papelera del Plata y Kimberly Clark, continuando solamente P&G y Unilever, pero adhiriendo este año con una menor cantidad de productos.

En octubre de 2015, tres importantes marcas líderes en pañales para bebés (Huggies, Pampers y Babysec) tenían una variedad en Precios Cuidados, y actualmente sólo se encuentra Huggies.

Menos y más caros

Según el relevamiento, la estrategia que se observó fue que salieron del acuerdo muchos productos y aumentaron los precios. Al analizar dos casos paradigmáticos de marcas líderes que habían sido parte de Precios Cuidados y ya no están en mayo de 2017, "se observa con claridad la estrategia empresarial vinculada a eludir controles para aumentar precios en productos que son de consumo popular", indicó.

La Coca-Cola Común de 1,5 litros salió de Precios Cuidados hace 6 meses, en septiembre de 2017. El precio actual es de $37,16, mientras que si se hubiera mantenido dentro del acuerdo de precios sería de $21,51, un 42% menos. El aceite Cocinero por 900 ml salió del programa en abril de 2016, si hubiera continuado en Precios Cuidados, el precio actual sería de $13,86, muy inferior al valor actual de $28,10.

Adicionalmente a las modificaciones en materia de marcas, "la nueva canasta de Precios Cuidados presenta una oferta láctea considerablemente más reducida, en paralelo a una escalada de precios de los mismos sin precedentes desde fines de 2015 (según Indec, el precio de los lácteos se incrementó entre un 40% y 45% en el 2016).

"Resulta ilustrativo de esta política el hecho de que ya no esté contemplado un producto como la manteca, y que el principal producto lácteo _la leche fluida en sachet_ se ofrezca en una única opción de una segunda marca", explicó Cepa.

También detalló que no hay una correlación entre el nivel de consumo de un producto y la variedad de productos a elegir. Así, es posible encontrar, por ejemplo, 20 variedades de pescado (entre atún, caballa y merluza), pero menos de 6 variedades de leche, en todas sus presentaciones (fluida en saché, larga vida y en polvo), sin importar la mayor masividad y requerimiento nutritivo en las familias que tiene este producto.

En relación a los productos frescos, la canasta ha pasado de 10 a 5 cortes de carne y de 9 a 5 variedades de frutas y verduras.

También los recortes se manifiestan en productos para celíacos. En octubre de 2015 la canasta de Precios Cuidados incluía numerosas opciones para celíacos, como el postre en polvo mousse y premezcla para panadería y repostería, apostando a un acuerdo diverso e inclusivo, fundamentalmente en un segmento donde los diferenciales de precios son significativos.

Finalmente, el informe destacó la eliminación de las aguas saborizadas Cellier-Favaloro, bajas en sodio, el agua mineral Nihuil y las tapas de tarta Mendía y la manteca baja en sodio Sancor. Todos productos aptos para el consumo de personas con problemas cardíacos.

"La estrategia de Cambiemos ha sido fuertemente perjudicial para la potencialidad que el programa ostentaba. Vaporizó la marca Precios Cuidados como activo intangible _que los publicistas denominan valor de marca_ eliminando la publicidad, los productos líderes, el compromiso oficial del gobierno con el programa y despidiendo a la mayor parte del personal que tenía la experiencia y el conocimiento necesarios para llevar a cabo este trabajo", señaló el estudio de Cepa y agregó que "el programa ya no oficia como un sistema de precios de referencia sino que ofrece una variedad de productos muy limitada y con escasos productos de consumo masivo, permitiendo a las grandes empresas mantener sus marcas líderes y mayormente consumidas, con estrategias publicitarias detrás, por fuera del control de precios", concluyó.

Comentarios