Economía
Viernes 07 de Abril de 2017

Para la CGT la huelga fue "contundente" y negó que promueva una "fogata social"

El triunvirato cegetista hizo una evaluación de la medida y dijo que el paro llegó a todo el país y que "el gobierno tendrá que tomar nota"

El triunvirato de conducción de la CGT evaluó ayer que el paro general fue "contundente" y "paralizó el país", al tiempo que negó que esté promoviendo una "fogata social" para desestabilizar al gobierno nacional.

En una conferencia de prensa en la sede de la calle Azopardo, Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid consideraron que la medida fue "un éxito" y pidieron que el gobierno escuche el reclamo para que modifique su política económica.

El más enfático fue Schmid, quien pidió reconocer "no solo la contundencia de la medida, sino el nivel de organización y de disciplina y el alcance de este paro".

Aseguró que fue una "jornada ejemplar desde el punto de vista de la protesta, que es un derecho constitucional", pero hizo hincapié en afirmar que "no está en el ánimo de la CGT que se termine el mandato de nadie" por anticipado.

"Sostenemos al gobierno electo por la voluntad popular, pero eso no significa resignación ni aceptar la espantosa lentitud para encontrar soluciones", enfatizó.

El secretario general de la estratégica Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (Catt) manifestó (en respuesta a Macri, quien habló de "mafias" en referencia a sectores gremiales) que "las mafias están en la especulación financiera" y agregó que los dirigentes de la CGT "no estamos promoviendo una fogata social".

Enumeró luego los reclamos cegetistas de "paritarias libres, aumento para miles de jubilados, solicitar que se respeten las leyes, terminar con el conflicto docente y revisar el comercio" porque "la política de importaciones es suicida".

"El paro llegó a todo el país, el gobierno tendrá que tomar nota", precisó Schmid, quien no descartó un encuentro con el presidente al asegurar que una reunión con Macri "deberá empezar a gestionarse al concluir esta jornada".

Los jefes sindicales remarcaron que la CGT no alentó los cortes de ruta en distintos puntos del país, pero repudiaron que se haya desalojado por la fuerza a los manifestantes de sectores de izquierda en la autopista Panamericana.

Daer, además, celebró el fallo de la Justicia que ordenó al gobierno convocar a una paritaria nacional para discutir el salario docente (ver página 16). También agradeció "a esos comerciantes, pequeños y medianos empresarios el acompañamiento, no sólo en la jornada de protesta sino en los reclamos".

Señaló que "en vastas regiones de nuestro país la CGT transformó el paro en una jornada solidaria en favor de los numerosos compañeros que se encuentran complicados por las contingencias climáticas".

"La ausencia del Estado tiene que ver con que nos estamos mirando permanentemente hacia el centro y no estamos mirando lo que pasa a nuestro alrededor", sostuvo.

Respecto de la falta de un plan alternativo del gobierno, Daer sostuvo que "si toma objetivamente la dimensión del reclamo de este día, tendrá que tomar nota y sentarse a conversar temas de fondo y no tan de fondo" para que la política "no siga haciendo decaer la actividad económica y el empleo y el salario".

Asimismo, aclaró que la central obrera no es la que debe "llevar adelante un programa alternativo", sino que la organización es "víctima" de "políticas que han demostrado en estos 15 meses que no traen consecuencias favorables para la mayoría de la sociedad".

Sobre las recomendaciones del gobierno para el ámbito sindical (ver página 11) sostuvo que "cuando se quiere deslegitimar la representatividad sindical es porque no se quiere discutir los temas que planteamos".

Acuña recordó que "el año pasado este gobierno pronosticaba una inflación del 24 por ciento y terminó siendo del 40 por ciento" y que pidieron "una ley antidespidos al Congreso", que el presidente vetó.

Consultado por próximas medidas de fuerza, sostuvo que serán evaluadas por los estamentos orgánicos de la central obrera: "En los plenarios y las reuniones del consejo directivo iremos viendo cómo van avanzando las conversaciones con el gobierno o no".

La CTA habló de "jornada histórica"

La CTA unificada, con Pablo Micheli y Hugo Yasky a la cabeza, aseguró ayer que fue "una jornada histórica" por la adhesión al paro y repudió la "represión" en la ruta Panamericana. Yasky (CTA-A) denunció "la decisión de instalar la imagen de la represión para desplazar la imagen de las ciudades vacías". Mientras que Micheli (CTA-Autónoma) manifestó que el paro tuvo un "acatamiento cerca del 90%", y acusó a la Casa Rosada de "desatar un ataque brutal" contra las "centrales sindicales por haber convocado al paro".

Comentarios