Economía
Martes 27 de Diciembre de 2016

Nicolás Dujovne: un economista ortodoxo con presencia en los medios de comunicación

El nuevo ministro de Hacienda quiere más rapidez en el ajuste y en sus columnas dejó entrever que el gobierno piensa en privatizaciones

El designado ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, es un economista de 49 años formado en la Universidad de Buenos Aires (UBA) que, entre otras actividades, integró los equipos técnicos de la Fundación Pensar, la usina de ideas del PRO. Su actividad más conocida en estos tiempos es como columnista económico del programa televisivo Odisea Argentina, que conduce Carlos Pagni por la señal TN.

Dujovne formó parte en 1997 y 1998 del gabinete del entonces ministro de Economía, Roque Fernández.Durante el segundo mandato de Carlos Menem fue jefe de asesores del ex secretario de Hacienda Pablo Guidotti.

En la actividad privada, su paso más trascendente se produjo a partir del 2001, cuando fue designado Economista Jefe del Banco Galicia, función que ocupó durante 10 años. Además trabajó en las consultoras Macroeconómica, Alpha y en el Citibank, y actualmente es el director de su consultora. En 2010 trabajó para la campaña de Ricardo Alfonsín. Dujovne está casado con una hija del fallecido Juan Carlos Portantiero, intelectual de cabecera de Raúl Alfonsín.

Como columnista, Dujovne se manifestó en reiteradas ocasiones a favor del ajuste fiscal, la apertura de la economía, la competitividad industrial y la baja del costo laboral. "Es inviable para un país e injusto para quienes lo sufren que el 35 por ciento del empleo sea informal", dijo recientemente, y cuestionó a la Justicia en materia laboral por elevar los costos salariales.

Para el designado ministro, "así como los sectores más competitivos de la economía dejaron de invertir en el país con la radicalización del kirchnerismo y con el advenimiento del cepo, los más dependientes de la protección, que triplican en tamaño a los primeros, sí invirtieron en las épocas de Guillermo Moreno".

A su criterio, "lo hicieron para aprovechar una estructura de protección y de financiamiento insostenible: los préstamos del Bicentenario o la tómbola del Plan Fondear". Añadió que "la migración desde ese esquema, financiado por los consumidores, genera una transición costosa".

En una columna publicada por La Nación hace poco más de un mes, alertaba sobre "algunas alarmas" para el gobierno, al que urgió a "quitar el piloto automático de la política fiscal".

Como columnista, sugirió en julio que el gobierno podría privatizar las centrales eléctricas de Campana y Timbúes y vender acciones de Ansés para obtener recursos.

Comentarios