Economía
Martes 27 de Diciembre de 2016

Macri echó a Prat Gay y da señales de profundización del plan de ajuste

El economista Nicolás Dujovne lo reemplazará en la cartera de Hacienda, mientras que el secretario de Finanzas, Luis Caputo, será ascendido a ministro

El presidente Mauricio Macri le pidió ayer la renuncia a Alfonso Prat Gay como ministro de Hacienda y designó en su lugar a Nicolás Dujovne. Al mismo tiempo, decidió desdoblar esa cartera para crear la de Finanzas, al frente de la cual quedará Luis Caputo, actual secretario del área. Es el segundo desplazamiento de funcionarios de primera línea que realiza el presidente en menos de una semana, ya que hace pocos días forzó salida de Isela Constantini de la presidencia de Aerolíneas Argentinas.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, fue el encargado de informar el desplazamiento de Prat Gay, con admitió que en el gobierno "había diferencias". El ex ministro de Hacienda llegó a ese sillón desde la Coalición Cívica y nunca fue miembro del núcleo duro del macrismo. De hecho, sus roces constantes con los cada vez más poderosos vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, y su clásico enfrentamiento con el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, lo pusieron durante todo el año en el foco de los rumores de renuncia.

La crisis del impuesto a las ganancias en diciembre, que el gobierno zanjó en una costosa negociación con la CGT, los gobernadores y los legisladores más dialoguistas de la oposición, mostró a un Prat Gay totalmente ajeno a esos conciliábulos. Esas conversaciones fueron piloteadas por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

La suerte del jefe de la cartera de Hacienda, que además no pudo mostrar grandes resultados en su gestión, estaba echada. "La renuncia fue pedida por el presidente, yo se lo trasmití a Alfonso y ahora está yendo a almorzar con el presidente en Villa La Angostura", dijo Peña en conferencia de prensa en la Casa Rosada.

El jefe de Gabinete dijo que "no habrá cambio de rumbo" en la política económica y recordó que Dujovne, quien ahora ocupará la cartera de Hacienda, fue parte del equipo técnico de la Fundación Pensar en la campaña electoral de 2015.

Sobre Caputo, el jefe de Gabinete opinó: "Es una persona muy idónea en un tema que es muy crítico para el desafío productivo y fiscal del país, que es poder lograr un financiamiento sustentable y al mismo tiempo mejorar el sistema financiero argentino".

El funcionario dejó en claro cuáles serán los roles de los próximos dos ministerios. Para Hacienda marcó el "desafío de diseñar un plan fiscal" y para Finanzas seguir "consiguiendo financiamiento".

El desdoblamiento de la cartera y la designación de dos técnicos de bajo vuelo político ofrecen dos señales. Por un lado, desactivar ese espacio como lugar de construcción de poder dentro del gabinete, al estilo de lo que hizo Cristina en su anterior gobierno antes de nombrar a Axel Kicillof. Por otro, dar una señal de profundización del ajuste, apostando al todo nada a la reacción de "los inversores".

En este punto, el alejamiento de Prat Gay conecta con el alejamiento de Isela Constantini de Aerolíneas, que tuvo que renunciar por oponerse a la política de achicamiento y apertura total del mercado a líneas extranjeras y de bajo costo. Ambos se enfrentaron al núcleo duro de la Jefatura de Gabinete, donde anida la fe macrista en el programa del recorte del gasto público, apertura de importaciones, reconversión industrial, flexibilización laboral y, eventualmente, reprivatización de activos del Estado.

Ahora, el gobierno tendrá siete reparticiones para manejar la política económica: Hacienda, Finanzas, Agroindustria, Producción, Energía y Minería, y Transporte y Turismo; además del Banco Centr al y la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip).

La diputada nacional Elisa Carrió, "madrina política" de Prat Gay, se apresuró a respaldar las desginaciones de Macri.

En el año, el ex JP Morgan y ex jefe del Banco Central (2002-2004) fue la cara de algunas medidas que el gobierno consideró un éxito, como la liberación del mercado cambiario, el pago a los fondos buitres y el blanqueo.

Pero más allá del nombre de fantasía, lo cierto es que la salida del cepo se tradujo en una megadevaluación que se trasladó totalmente a precios, el pago a los buitres fue la antesala de un endeudamiento de 40 mil millones de dólares y la exteriorización de capitales fugados no disimuló la retracción de las inversiones.

En términos de economía real, el año cerró con una caída del orden del 2,5 por ciento del PBI, una feroz retracción del consumo, la inversión, la producción industrial y la construcción, el crecimiento del desempleo y el índice de pobreza, y un déficit mayor al de 2015. Lo curioso es que, en un año electoral, Macri apuesta a profundizar este programa.

Prat Gay permanecerá una semana más en el caro y los nuevos ministros asumirán en enero.

a solas. Macri recibió ayer a Prat Gay en Villa La Angostura, donde vacaciona, y le anunció su salida del gobierno.

Comentarios