Economía
Viernes 23 de Junio de 2017

Los talleres ferroviarios de Pérez cerraron y despidieron a 75 obreros

El sindicato le reclamó a la Casa Gris que dicte la conciliación obligatoria en el conflicto y el Ministerio de Trabajo fijó una audiencia para el lunes

despido. Los trabajadores se enteraron ayer del cierre cuando llegaron a trabajar y encontraron una nota en la puerta de la fábrica.

La empresa Rioro, que tiene a su cargo los talleres ferroviarios de Pérez, cerró en forma "intempestiva" las instalaciones en las que se fabrican y reparan vagones y dejó a 75 trabajadores en la calle. La decisión la conocieron los operarios ayer por la mañana, cuando se encontraron con los portones de ingreso al establecimiento cerrados con cadenas y una nota de la compañía que informaba el cierre y anunciaba que ya había emitido los telegramas de despido. Frente a eso, los apoderados legales de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) —el gremio del sector— presentaron una nota al Ministerio de Trabajo de la provincia reclamando que dicte la conciliación obligatoria, tras lo cual la autoridad laboral los convocó el lunes a una audiencia.

El abogado de la UOM, Pablo Cerra, confirmó a La Capital que el gremio pidió al Ministerio de Trabajo de Santa Fe que dicte la conciliación obligatoria mediante una nota y aseguró que desde la cartera laboral le dieron curso a la misma y fijaron una audiencia para el lunes 26 a las 11 en la sede del organismo. "Vemos con agrado que el Ministerio nos haya aceptado el escrito y fijado rápidamente una reunión, y estamos esperanzados en lograr que se dicte la conciliación obligatoria, que si bien es una solución temporal nos da tiempo para analizar alternativas", dijo.

El representante legal del gremio calificó de "intempestiva y arbitraria" la decisión unilateral de Rioro de cerrar las puertas del establecimiento e impedirles el ingreso a los trabajadores manifestando que ya había cursado los telegramas de despido. Mucho más porque, según dijo, "la empresa hasta ahora no había manifestado formalmente ningún tipo de crisis ni realizado ningún procedimiento preventivo y tampoco había habido inconvenientes con el pago de las remuneraciones", aunque formalmente viene argumentando que por el incremento de las importaciones se ve resentida la actividad.

Propuestas provinciales

En función de eso, la semana pasada representantes de la empresa y el gremio se reunieron con los ministros de Trabajo, Julio Genesini, y de Producción, Luis Contigiani, para analizar un plan para darle continuidad a los talleres. En esa oportunidad, la provincia acercó varias propuestas, pero la más concreta fue una a través de la cual Santa Fe impulsaría —junto a la intendencia de Pérez— un parque industrial en las 33 hectáreas bajo la modalidad de un fideicomiso asociativo que para la empresa sería "un negocio rentable", explicó Contigiani en esa oportunidad.

"La empresa cedería las tierras, beneficiándose por la duplicación y triplicación del valor de los lotes, el municipio podría radicar industrias, mientras la provincia tiene un parque industrial en una zona estratégica clave, generando trabajo", precisó Contigiani.

Sin embargo, "la empresa ni siquiera evaluó nada y tomó una actitud drástica y unilateral", denunció Cerra, quien aseguró que frente a esto los trabajadores se congregaron por ayer a la mañana a medida que iban llegando a trabajar, pero luego decidieron, a raíz de la convocatoria a la audiencia, mantenerse en "estado de alerta y movilización" sin ningún otro tipo de acción directa.

En cambio, el letrado confirmó que el lunes, mientras se realice la reunión en Trabajo, los trabajadores de Rioro junto al gremio se movilizarán hacia la sede del organismo, en San Lorenzo y Ovidio Lagos.

La empresa Rioro ya venía amenazando con el cierre, a punto tal que dos semanas atrás, y antes de la reunión con el gremio y el gobierno, había ofrecido propuestas de retiros voluntarios a la totalidad de los trabajadores, anticipando la posibilidad de un cierre definitivo, algo que fue rechazado en asamblea por los obreros.

Hace un año ocurrió algo similar cuando la empresa, que pertenece al grupo Emepa, retiró a 80 empleados. El problema que la afectó entonces y ahora reaparece es que no tienen en vista contratos para reparar material ferroviario. La firma tuvo una fuerte reactivación a mediados de 2014, con encargos de reparación integral de 10 vagones portacontenedores y 28 vagones de carga cubiertos para el Belgrano Cargas. Pero a partir de 2016 los pedidos para labores de reparación comenzaron a cortarse, ya que la prioridad es la compra de unidades nuevas a China.

Cerra indicó que una alternativa a mediano plazo estaba vinculada con la reactivación de los trenes metropolitanos, que estarían gestionados por la provincia, aunque en lo inmediato consideran que la salida podría estar en la alternativa del parque industrial que propuso el gobierno santafesino.

La empresa argumenta que cayó la actividad por las importaciones, pero no evaluó una propuesta de la provincia

Comentarios