Economía
Miércoles 27 de Septiembre de 2017

Los estacioneros estiman que la nafta subirá entre 5 por ciento y 10 por ciento

El presidente de la cámara que agrupa a los expendedores opinó que habrá un incremento en octubre. El ministro opinó que no debe subir

Mientras el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, desestimaba ayer la posibilidad de que aumente el valor de los combustibles luego de la liberación de precios, distintas entidades vinculadas al rubro también hicieron sus vaticinios en torno a aumentos de entre el 5 por ciento y 10 por ciento. Otros, más optimistas se inclinan hacia la baja en tanto que los más críticos consideran que será el gobierno el que "seguirá manejando los valores" a partir de esa "medida electoralista".

Esto último es lo que opinó ayer el presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes (Aesi), Manuel García. "Es más de lo mismo", dijo, recordando que "esta misma situación se observó hace 26 años, cuando en 1991 el gobierno de Carlos Menem impulsó la desregulación petrolera con la promesa de que los valores de las naftas y el gasoil iban a bajar, lo que luego no ocurrió.

García observó que como la empresa YPF es manejada por el gobierno y controla el mercado de los combustibles líquidos, será la Casa Rosada la que manejará los precios según "las necesidades fiscales y políticas del momento".

Para el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), Carlos Gold, la liberación de los precios de los combustibles "no implica un cambio desmesurado de la situación", y advirtió que el incremento en los precios "será luego de las elecciones" y que no superará el 10 por ciento, adecuando los precios a los valores internacionales.

El secretario de la Cámara de Expendedores de Combustibles, Raúl Castellanos, consideró que el nuevo esquema anunciado por el gobierno "no debe asustar", y estimó que el aumento en octubre sería de alrededor del 6 por ciento. "Todo hace suponer que no van aumentar hasta después de las elecciones", especuló.

En tanto, el presidente de la Cámara de Estacioneros de Bahía Blanca, Mario Parigiani, sostuvo ayer que la liberación de precios de los combustibles "es una tendencia mundial", y consideró "probable" que con esa medida del gobierno nacional se pueda producir incluso una "baja de los precios", porque "las petroleras se tendrán que ajustar a los valores que sean competitivos en el mercado", especuló el dirigente, y calculó que "de acá a fin de año el aumento se calcula en un 5 por ciento".

Por su parte, el director titular de YPF, Emilio Apud, aseguró que "no va a darse una cartelización" del mercado de los combustibles y destacó que "las empresas deberán trabajar en sus costos para subsistir en un mercado desregulado y competitivo con referencia internacional.

Finalmente, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, desestimó una suba porque —argumentó— "el tipo de cambio y el petróleo crudo están en un moderado equilibrio". Y se mostró confiado en la "sensatez" de las petroleras a partir del cambio.

Aranguren prevé tarifazos "light"


El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, aseguró ayer que los aumentos de tarifas de electricidad y gas para 2018 serán "mucho más moderados". Dijo que la cifra de aumento "es algo que hay que ver en función de las variables para el año que viene, cuál va a ser el tipo de cambio y cuánto va a ser el costo", sostuvo. El titular de la cartera de Energía reconoció que el primer tramo del sinceramiento de las tarifas "le provocó angustia a mucha parte de la población", aunque resaltó que fue "aplicado con gradualismo y protegiendo a los más vulnerables a partir de la implementación de la tarifa social federal". Consultado sobre los aumentos para 2018, Aranguren señaló que "lo que viene es mucho más moderado".

Comentarios