Economía
Lunes 09 de Junio de 2008

La presidenta anunció un plan social solventado con las retenciones móviles

Cristina Fernández de Kirchner anunció en un mensaje por Cadena Nacional el lanzamiento del programa de redistribución social. Toda la recaudación por encima del 35 por ciento en concepto de retenciones será destinado a salud, viviendas populares y caminos rurales. La jefa del Estado pidió "perdón" si alguien "se sintió ofendido".

Buenos Aires.- La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció hoy, en un mensaje por Cadena Nacional, el lanzamiento del programa de redistribución social, el cual señala que toda la recaudación por encima del 35 por ciento en concepto de retenciones será destinado a salud, viviendas populares y caminos rurales.

Cristina Fernández se preguntó en su discurso "si realmente estamos decididos a abordar el problema de la pobreza, porque sin la redistribución del ingreso y sin incluir las rentas extraordinarias, compatriotas, es imposible".

"Los convoco a todos los argentinos en serio, a comprometernos más allá de las palabras, al combate contra la pobreza, a una redistribución del ingreso y una Argentina que trabaje más y produzca mejor", resaltó, además de resaltar. " Les tiendo una mano a todos los argentinos” para que “hablemos de los problemas pendientes que tenemos todos. Quiero convocarlos a todos, nadie puede estar ausente”.

Los alcances del decreto. El excedente sobre el 35 por ciento de las retenciones móviles aplicadas la soja será destinado al Programa de Redistribución Social, según detalla el decreto 904/08, firmado hoy por la presidenta.

El Programa anunciado esta tarde por la jefa de Estado  contempla la creación de un fondo “solventado por aportes que igualen a los montos que superen el nivel del 35 por ciento  dispuesto a fines de 2007” para la soja, indica el documento.

El decreto establece que el dinero será destinado “conforme los porcentajes que se detallan a continuación: hospitales públicos y centros de salud, 60%; viviendas populares urbanas o rurales, 20%; caminos rurales, 20%”.

El decreto también dispone que “la ejecución de las obras correspondientes se realizará en forma descentralizada mediante la  suscripción de convenios con las respectivas provincias y/o municipios del lugar donde se ubiquen”.

Además, se instruye al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, a “efectuar las modificaciones presupuestarias que sean necesarias” para llevar a la práctica la medida.

El discurso presidencial. Ante un numeroso público, que incluyó a funcionarios, mandatarios y dirigentes políticos y sociales, el acto comenzó con la lectura del locutor oficial que dio lectura a los anuncios, los que, curiosamente (dado que se trató de un discurso por Cadena Nacional), fueron aplaudidos por la gente presente en la Casa de Gobierno. El público también aplaudió y hasta ovacionó algunos tramos de los treinta minutos del mensaje de Cristina Fernández.

"Mañana van a hacer tres meses que el Poder Ejecutivo Nacional adoptó un sistema de retenciones móviles para determinados productos alimentarios", sostuvo, para resaltar que "la medida tuvo por objeto dos finalidades: la primera y principal, la soberanía alimentaria en la mesa de todos los argentinos", en tanto que el otro objetivo, sostuvo, "es la redistribución del ingreso".

"¿Qué pasó en estos tres meses? Vimos cortar rutas, decidir por parte de un sector quién pasaba y quién no, derramar ríos de leche en una Argentina donde todavía hace falta mucho alimento para muchos argentinos, enfrentamientos, cosas que nunca habíamos visto", sostuvo, y se preguntó: "¿Cuál fue el error que cometió el gobierno? Tal vez haya sido la ingenuidad política de no advertir que (no se debía modificar) una parte de la renta extraordinaria de un sector para redistribuir mejor el ingreso".

Cristina sostuvo que, en comparación con los momentos vividos en el país tras la renuncia del presidente Fernando De la Rúa, en 2001, "no vivimos una crisis en estos noventa dias".

Añadió que "el Estado no quiere cerrar las cuentas fiscales, el Estado quiere cerrar la cuenta social de todos los argentinos".
También le apuntó directamente al campo por la suba en algunos precios: "Durante noventa dias cortaron caminos, hicieron lock-out patronal, encarecieron productos".

"Tenemos que hablar, no imponer. nadie puede arrogarse el derecho a impedir el derecho de otros argentinos a circular. Los argentinos quieren trabajar, hay que dejarlos trabajar", sostuvo para recordar el día de su asunción como presidenta: "El 10 de diciembre les dije que el gran problema del siglo XXI iban a ser los alimentos y la energia. En ese problema, los más vulnerables son los que menos tienen, los pobres", y también recordó que por aquellos días aseguró que "mientras haya un pobre en la patria no habra victoria definitiva para ningún argentino".

Pedido de disculpas. "Si alguien se sintió ofendido por una palabra que yo haya dicho o por un gesto, desde este lugar le pido perdón", soltó la presidenta, en un tono conciliador, aunque sin alzar la voz aclaró: "Pero tambien quiero pedirles que trabajemos en paz y dejemos que todos los argentinos puedan ejercer sus derechos libremente".

"Los convoco a todos los argentinos en serio, a comprometernos más allá de las palabras, al combate contra la pobreza, a una redistribución del ingreso y una Argentina que trabaje más y produzca mejor", concluyó.

Comentarios