Economía
Jueves 10 de Agosto de 2017

La industria utiliza sólo el 67,1 por ciento de su capacidad instalada de producción

La utilización de la capacidad instalada en la industria llegó en junio al 67,1 por ciento y alcanzó el nivel más alto del semestre, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La utilización de la capacidad instalada en la industria llegó en junio al 67,1 por ciento y alcanzó el nivel más alto del semestre, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En junio de 2016 el índice de utilización de capacidad instalada se ubicó en 64,9 por ciento, mientras que en mayo pasado fue del 65,8 por ciento. Quiere decir que las subas fueron de 2,2 puntos interanual y 1,2 punto mensual. Para el mismo mes de los años 2014 y 2015 la capacidad instalada era utilizada en un nivel promedio del 71 por ciento.

Según el informe oficial, el mayor uso de la capacidad instalada en junio lo registraron los siguientes rubros: refinación del petróleo, productos minerales no metálicos, textiles, caucho y plástico, edición e impresión y la industria automotriz.

El organismo explicó que "la mayor utilización de la capacidad instalada en la industria automotriz se vincula, principalmente, con el aumento de la producción de vehículos utilitarios". Igual, la utilización de la capacidad de ese sector es del 55 por ciento, o sea que apenas supera la mitad.

En junio, los bloques sectoriales que presentan niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general son la refinación de petróleo (86,4 por ciento), papel y cartón (77 por ciento), productos minerales no metálicos (76,7 por ciento), productos del tabaco (76,1 por ciento), industrias metálicas básicas (73,7 por ciento) y las sustancias y productos químicos (67,5 por ciento).

Los bloques sectoriales que se ubican por debajo del nivel general de la industria son los productos textiles (66,2 por ciento), caucho y plástico (65,8 por ciento), alimentos y bebidas (64,3 por ciento), la edición e impresión (63,1 por ciento), la metalmecánica excepto automotores (58,6 por ciento) y la industria automotriz (55 por ciento).

Los aumentos de la nada

Sobre esta alta capacidad ociosa es que se producen los rebotes de la producción industrial que el gobierno presenta como brotes verdes.

En junio este salto estadístico fue de 6,6 por ciento, muy similar a la caída que había sufrido en el mismo mes del año pasado con respecto a 2015. En el mejor de los casos, la industria queda neutra.

Comentarios