Economía
Domingo 28 de Mayo de 2017

La economía regional y las elecciones y un experimento macroeconómico sombrío

La fórmula forzada para "aguantar" la crisis se convierte en una aleccionadora muestra de la estrategia de "competitividad" impulsada por la administración de Mauricio Macri.

El acuerdo alcanzado entre la fábrica de calzado Wyler’s y sus trabajadores para reducir la jornada y el salario de los trabajadores, a cambio de frenar decisiones de despidos, es un sombrío laboratorio del experimento macroeconómico que lleva adelante el gobierno nacional.

La fórmula forzada para “aguantar” la crisis se convierte en una aleccionadora muestra de la estrategia de “competitividad” impulsada por la administración de Mauricio Macri.

La recesión autoinducida por el equipo económico y la apertura de las importaciones acorralaron a una firma regional que había recuperado posiciones durante el anterior proceso de reindustrialización.

La crisis deteriora la condición del empleo y abre la posibilidad de discutir lo que, por una forma u otra, significa una baja de salarios. En este caso, es una alternativa acordada, aunque entre poquísimas opciones de hierro.

En la mayoría de los casos ni siquiera está esa posibilidad.

En términos del ex ministro Alfonso Prat Gay, la firma de Alcorta no estaría naufragando sino “haciendo gimnasia” para salir a competir en el mundo.

El ministro Cabrera podría ver en la rebaja salarial acordada una confesión firmada a favor de su tesis expresada en el caso Sancor: los empleados son el problema de las empresas. Expandiendo la óptica de Javier González Fraga, podría considerarse que el cluster local de fabricantes de zapatos expía en la hoguera económica los pecados del populismo. El modelo que le hizo creer a la gente que puede acceder a consumos que están más allá de sus alcances o trabajar en tareas que le son impropias.

Lanzar satélites, fabricar zapatos, bolitas o remeras; producir o tomar leche, comer carne, y ni qué hablar de tener un salario o cobertura previsional mínimamente aceptable, serían ensoñaciones impropias que el nuevo gobierno viene a cortar de cuajo, con vocación aleccionadora y casi como un imperativo moral.

Como ocurrió en otras etapas de la historia, es probable que la competitividad sistémica que busca el gobierno nacional “no se le dé” a muchas firmas de la rama del calzado. Quizás a ninguna, y así se dejen de fabricar zapatos como ya se dejaron de fabricar, en los 90, motores de heladera, por citar un caso.

La concentración que resultará del programa de competitividad oficial abrevará luego a la centralización en un puñado de actividades que podrán sobrevivir en el mundo en el que busca reinsertarse Macri. La mayoría, vinculadas a la explotación y procesamiento en algún grado de productos naturales.

Como en el caso de los zapateros, los obreros de las ramas seleccionadas para morir, dejarán de ser un costo laboral. También, hay que decirlo, dejarán de ser consumidores. No parece ser un problema para una conducción económica que quiere ser el supermercado del mundo. En ese sentido, sería bueno para Macri que los gobiernos de los países que concentran la demanda de alimentos, sus gobiernos no le copien su receta de ajuste.

Mientras tanto, en Santa Fe, la supervivencia de la producción y el trabajo local se convierte cada vez más en un parteaguas político. El ministro de Producción de la provincia, Luis Contigiani, dijo que en el primer cuatrimestre ya hay 60 procedimientos de crisis. Lo señaló en el marco de una nueva reunión con la asociación de gremios industriales, en las que analizaron nuevas medidas de alivio para la actividad manufacturera de la región.

Los brotes verdes que la estadística le proporcionan al discurso de Nicolás Dujovne sobre una recuperación de la economía contrastan con las noticias diarias sobre cierre o achicamiento de empresas, despidos y suspensiones.

Aunque la Municipalidad no suministró los datos a este diario, trascendió que los números de la actividad económica de la ciudad calculados en base a la recaudación del Drei no despegan en los primeros meses del año. Según las últimas cifras publicadas en la web oficial, la facturación total aumentó en el primer bimestre por debajo de la inflación.

Con las elecciones de medio término a la vuelta de la esquina, el plebiscito de la política económica adquiere centralidad y urgencia.

BCRA: más préstamos en dólares

Los préstamos en moneda extranjera aumentaron 5,7% durante el mes de marzo y con relación a febrero, en tanto que las líneas en pesos crecieron nominalmente 1,6%, aunque descendieron 1,4% en términos reales en el mismo período, según surge del Informe sobre Bancos del tercer mes del año difundido por el Banco Central (BCRA).

Asimismo, “el saldo nominal de crédito total al sector privado se incrementó 2,1% respecto a febrero (-0,9% al ajustar por inflación), verificándose un ligero aumento al considerar el ajuste estacional sobre la serie en términos reales”, indicó el informe.

“A pesar de cierta moderación en el ritmo de crecimiento real observado en el comienzo de 2017, el saldo de crédito total a empresas y familias acumuló un incremento real interanual de 2,9%, revirtiendo las variaciones negativas registradas en el mismo período de los últimos tres años”, explicó.

Uno de los datos relevantes fue que, en comparación con el primer trimestre del año pasado, todos los grupos de entidades financieros redujeron sus indicadores de rentabilidad.

Sin embargo, en marzo, “las ganancias contables del sistema financiero en términos de sus activos (ROA) totalizaron 3,3%, recomponiéndose con respecto a febrero”. Los resultados acumulados en el primer trimestre de 2017 alcanzaron 2,7%. del activo, por debajo de los primeros tres meses de 2016.

En lo que hace a la morosidad del sistema, el ratio del crédito al sector privado siguió manteniéndose en niveles bajos, en el orden de 2%, sin cambios significativos respecto del mes pasado.

“El nivel de irregularidad del crédito a las familias permaneció en 2,9% en el período, en tanto que el correspondiente a los préstamos a empresas se ubicó en 1,2% de dicha cartera. En el período, las previsiones contables del sistema financiero agregado alcanzaron un monto equivalente a 130% de la cartera en mora. Además, el saldo de los depósitos del sector privado creció levemente en marzo, fundamentalmente por el desempeño del segmento en moneda extranjera (+1,5% en moneda de origen).

Por su parte, las colocaciones del sector privado en pesos aumentaron 0,5% en el mes, con un incremento en las imposiciones a plazo y una disminución en las cuentas a la vista. “Al cierre del primer trimestre de 2017, el saldo de los depósitos del sector privado (moneda nacional y extranjera) tuvo un incremento interanual en términos reales”, dijo el BCRA.

La actividad petrolera

La actividad petrolera en las cuatro cuencas hidrocarburíferas registró una caída del 19% en el primer trimestre del año respecto del mismo período del 2016, lo que golpea a la economía y los empleos en la Patagonia. La producción de gas se contrajo 1% en el primer trimestre y la de petróleo mostró un retroceso del 7%. Las refinerías que convierten el crudo en combustibles como naftas y gasoil para luego distribuirlos a las estaciones de servicios produjeron un 4% menos en el primer trimestre, respecto de igual período del año pasado.

Así lo reportó el Centro de Estudios de Servicios Públicos y Privados (Cespup) el cual indica que de la información publicada por el Ministerio de Energía y Minería, se desprende que hubo una caída del 19% en la cantidad de pozos terminados en el primer trimestre, reportó el Centro de Estudios. En cada cuenca se observaron comportamientos disímiles.

Mientras en la Cuenca Austral se terminaron cinco pozos (en el mismo período del año pasado no se había registrado ninguno), en Cuyana se incrementó el 50% la cantidad de pozos.

La contracara de este repunte se da en las principales cuencas productivas, dado que en la Neuquina cayó un 24% y el Golfo de San Jorge retrocedió un 18%, valores que se encuentran también muy por debajo de los registrados en el 2015 para este período. En la Cuenca Noroeste se registraron cuatro terminaciones de pozos entre abril y diciembre del 2016: uno en Formosa y tres en Salta.

Esta menor actividad en el “upstream” se refleja en sendas caídas de la producción durante el primer trimestre del año dado que mientras la producción de gas natural cayó un 1%, la de petróleo disminuyó un 7%.

Cuando se analiza el comportamiento por cuenca se ve que la Cuenca Neuquina, cuya producción alcanza a casi los dos tercios del total del país, es la única que registra un crecimiento de la cantidad de gas.

Es de esperar un incremento en los próximos meses, como resultado del plan de estímulo para el gas no convencional, creado por resolución 46/2017 en marzo, con la asignación de mayores precios.

El resto de las cuencas presentan resultados negativos con caídas que van desde el -9% en la Cuenca Noroeste hasta un -5% en la Cuenca del Golfo de San Jorge.

Por su parte, la cuenca Austral sostiene su producción de gas gracias a la entrada en producción de los pozos offshore del consorcio de Total, PAE y Wintershall, informó la consultora.

La caída de la actividad repercute sobre todo en la producción de crudo: las dos principales cuencas que representan cerca del 90% de la producción, Golfo de San Jorge y Cuenca Neuquina, caen un 7% anual en el trimestre.

Comentarios