Economía
Domingo 21 de Mayo de 2017

La economía empática, una virtud que genera oportunidades de negocios

En la economía participamos todos. Cada uno desde su lugar interactuamos buscando nuestros beneficios, pagamos los costos y la ecuación si es favorable la rueda sigue girando.

En la economía participamos todos. Cada uno desde su lugar interactuamos buscando nuestros beneficios, pagamos los costos y la ecuación si es favorable la rueda sigue girando. Vos como consumidor conseguiste lo que buscabas y la empresa cumple su rol de generar ingresos, demandar empleo y cumplir las obligaciones con el siempre presente socio, el Estado.

Los roles que cada agente económico cumple en el desarrollo de su actividad puede tener un matiz egoísta (buscar el bien para sí mismo independientemente del entorno) o bien pensar y trabajar en pro de generar y aportar a que las condiciones favorables se repliquen por una sociedad económica mejor.

En esta segunda acepción, ingresa la idea de la empatía económica. Según la definición clásica, seria la participación afectiva que tiene una persona en la realidad ajena (el prójimo), asociada generalmente a los sufrimientos o costos de la otra persona. Empatizar, preocuparse y ocuparse del otro.

Para darte un ejemplo de la diaria. Vas a un local de indumentaria deportiva y con la idea de comprar recorres el local. Te podés encontrar con vendedores que te son indiferentes y otros que no, se ocupan de tu necesidad, te acompañan a elegir lo que buscabas y como te asesora, hasta quizás compras más de lo previsto. La empatía genera concretamente mejores oportunidades de negocios y para ese vendedor una mejor comisión. ¿Cierra no? En economía decimos que tiene una alta correlación. Más empatía, mejores resultados.

Me planteo ahora el escenario desde el lado de la empresa. También aquí el rol de los directores en las organizaciones juega un rol central.

Si bien muchos de nosotros no precisamos de la motivación externa (la interna es suficiente para dar lo mejor que tenemos en todo lo que hacemos), si precisamos que no nos desmotiven.

Es un arte por pocos muy bien concebido saber motivar y una habilidad de muchos lograr la desmotivación. La empatía seria la corrección o mediación entre estas dos posturas. También es "negocio" que la empresa por medio de sus funcionarios trabajemos en la empatía como herramienta de cohesión cultural puertas adentro, ya que lo que más sólido sea como equipo y sistema, redundara indefectiblemente en mejores resultados. Nuevamente la correlación será alta. Directores empáticos, colaboradores integrados, clientes satisfechos, ganancias crecientes. Al escenario mundial y al local sobre todo le sobran ejemplos de hechos de corrupción escandalosos. En este escenario complejo, las sociedades se cuestionan en forma creciente en la forma que las empresas obtienen sus ganancias, en qué las invierten y cómo son sus relaciones con la sociedad.

Llámale si quieres crisis de valores. La realidad es que miramos cada vez con más recelos ya no las utilidades sino cómo se han obtenido. No cuánto se gana sino como se gano lo que se exhibe. El movimiento ecologista incluirá en esta reflexión los costos de lo que llamamos en economía "externalidades" (situación en la que los costos y beneficios de una situación de producción o consumo no se refleja en los precios). La empatía ecológica de no afectar generaciones futuras por una mayor producción presente. Considerando así los costos y beneficios no sólo en el corto sino también en el largo plazo.

Cuando hablemos de economía empática, consideremos que hay un decálogo vigente (aunque no taxativo) de consignas a contemplar como bastiones sobre los que re pensar y actuar cada uno de los agentes económicos para que esa empatía (valores) nos ayuden a construir una sociedad más justa y económicamente más eficiente.

Asignemos a estas próximas "5R" el rol de piedras basales sobre las que re pensar una economía empática:

1 Respeto:por el prójimo, sea un cliente, un colaborador, por la sociedad y las autoridades. Que empatía puede existir si no logramos de inicio partir del respeto y la confianza relacional? No hay sociedades que puedan progresar sin la combinación activa de estas dos condiciones mágicas.

2 Riesgos: si fuéramos bancos que lidiamos con riesgos, debemos ser cuidadosos en extremo porque el manejo inadecuado implica enormes perjuicios para quienes nos depositaron la confianza. La responsabilidad y la prudencia en nuestros actos como agentes económicos en torno a identificar los riesgos a los que nos sometemos, las presiones a las que nos sometemos y las soluciones que adoptamos para evitar que los costos de nuestras acciones sean pagadas por terceros.

3 Reputación: que junto a la credibilidad son los activos más valiosos de una persona (física o jurídica). Es una Institución que se construye en años y se destruye en segundos. En economía la confianza perdida se paga demasiado caro. Te diría que con generaciones frustradas. En la agenda la moral no tiene precio, pero si un enorme costo el que muchas veces soslayamos y definitivamente lo pagamos.

4 Responsabilidad social: las organizaciones y el Estado mismo, al igual que vos y yo debemos re plantearnos de que forma nos conectamos con la sociedad. Como respondemos a los desafíos que la economía y la vida social nos imponen y que decisiones tomamos. En definitivas, las repercusiones rebotan en cada esquina de la comunidad.

5 Regulación: es sin dudas uno de los elementos decisorios en la economía empática. Las regulaciones pueden ser positivas (cuando con sus efectos estimulan el crecimiento) o negativas (cuando sus restricciones desalientan el progreso). Participar en la construcción de un mejor escenario regulatorio favorable y sancionar en incumplimiento es función de la Justicia. Poder del que esperamos además de la reacción ajustada a la realidad del momento, un marco que satisfaga las demandas sociales y económicas de un mundo que a diario cambia sus formas.

Economía empática no significa dejar de ganar, sino ganar mejor. Es una estrategia del tipo "win-win" (todos ganan). Es una forma más justa y prometedora de volver a proyectarnos en lo que fuimos. Un país grande que prometía al mundo las oportunidades que nos posicionaron entre las 5 naciones más poderosas del planeta. De esto también se trata la econo-mia.

Comentarios