Economía
Domingo 21 de Mayo de 2017

La crisis política de Brasil, escuchas y el impacto económico en Argentina

En este escenario, lo primero que debemos decir es que se paralizan las reformas previsionales y laborales que deberían aprobarse en el Parlamento.

La crisis política de Brasil puede adelantar los tiempos electorales, las elecciones estaban fijadas para octubre del año 2018, las denuncias sobre el presidente Michel Temer podrían precipitarlas a 2017 o abrir una transición en manos de un presidente elegido por el parlamento de Brasil. La posibilidad de que el mandatario siga hasta el año próximo no se descarta, pero todo dependerá de la justicia.

En este escenario, lo primero que debemos decir es que se paralizan las reformas previsionales y laborales que deberían aprobarse en el Parlamento. Esto deja inmovilizada a la economía carioca.

Las reservas en Brasil suman u$s 377.000 millones, lo que alcanzan para soportar cualquier corrida. El dólar cotiza a 3,40 reales, la tasa de corto plazo se ubica en el 11,25 por ciento anual, y la tasa de retorno de los bonos a 10 años en el 4,5 por ciento anual. La meta de inflación se fijó en el 4,5 por ciento anual y la inflación de los últimos 12 meses en el 4,08 por ciento anual.

El déficit fiscal primario de Brasil equivale al 2,4 por ciento del PBI, a esto habría que agregarle el pago de intereses que no baja del 7 por ciento del PBI.

Desde nuestro punto de vista, Brasil dejará de atraer capitales en el marco de esta crisis, que todos sabemos cómo comenzó, pero no sabemos cómo puede terminar, ya que un adelanto de las elecciones puede traer al poder a un líder débil, y de prolongarse en el tiempo, podría darle la oportunidad a Lula de retornar a la presidencia.

La crisis de Brasil llegó para quedarse, con fecha límite octubre de 2018, y una recuperación que seguramente comenzará a sentirse a mediados del año 2019.

A vivir con lo nuestro

El dólar pegó un salto a la zona de $ 16 en el mercado mayorista, la Bolsa mostró una toma de ganancias, los títulos públicos no se movieron y las tasas de interés siguieron en los niveles previos a la crisis de Brasil.

El resultado de la evolución de estas variables es sumamente positivo, ya que muestran una gran solidez en el Banco Central, y no se percibe una salida en manada de capitales.

Desde nuestro punto de vista, el dólar seguirá estable, y esta suba será una gran oportunidad para que muchos tomen ganancias. No vemos un dólar en franco ascenso, si el dólar sube a $ 16,50 diría que el Banco Central puede salir a vender divisas. Esto sería muy bueno, porque retiraría pesos del mercado y descomprimiría el mercado de pesos, lo que implicaría que las tasas puedan bajar a un ritmo muy fuerte.

En este contexto, lejos de comprar dólares, trataría de asegurarme una buena tasa en pesos en el mercado. Si el dólar sube, el Banco Central se verá tentado a retirar pesos vendiendo reservas que hoy se ubican en los u$s 48.700 millones.

Los títulos públicos no mostraron una variación significativa, Argentina tiene las tasas de retorno más elevadas de toda Latinoamérica. Toda baja de los bonos es una oportunidad de venta, recordemos que la tasa a 10 años en Estados Unidos se ubica en 2,3 por ciento anual, y en Argentina un bono a 10 años rinde el 6,3 por ciento anual.

El Bonar 2027 vale en Bolsa u$s 107. Paga una renta del 6,875 por ciento anual en dos pagos semestrales el 26 de julio y 26 de enero de cada año. Su amortización opera el 26 de enero del año 2027 por el 100 por ciento del capital.

El índice Merval copió a la baja lo que sucedió en los mercados mundiales, en donde los problemas del presidente de Estados Unidos y Brasil conjugaron una fuerte toma de ganancias.

Creemos que no se ha dañado la confianza, y esta baja es una oportunidad de compra, en especial en papeles como YPF que se mostraron muy firmes y bajaron muy poco, el papel cotiza en $ 377, tiene un piso muy firme en $ 350, y puede cotizar por encima de $ 400, es momento de ir comprando en esta gama de precios. También es un buen momento para arriesgar en Petrobras Brasil en donde la baja fue del 13 por ciento.

El papel podría tener un piso muy firme en la zona de $ 60 y $ 50 si la caída se profundiza. Hoy cotiza en $ 69,50 y es un papel para ir mirando, si baja llevar con ganas, por ahora sólo una puntita para ver qué pasa. Otro papel del sector es Pampa Energía, pero ha tenido un recorrido exponencial, tal vez es momento de tomar ganancias y comprar más YPF que viene mucho más lenta. El fundamento de comprar acciones ligadas a energía es que el petróleo está subiendo y ya cotiza a u$s 50 el barril.

Conclusión

De este modo, la crisis de Brasil ralentizará el crecimiento económico de Argentina, afectando a la industria automotriz y el comercio en general entre los dos países.

Argentina se recibió de país serio. La volatilidad de los mercados mundiales no impactó severamente en el escenario financiero local. Toda baja es oportunidad de compra en bonos y acciones, el dólar bajará y hay que aprovechar a cerrar negocios con estas tasas de interés.

Comentarios