Economía
Domingo 21 de Mayo de 2017

La crisis en Brasil suma incertidumbre a la golpeada economía argentina

En este escenario, es posible que se profundice el desequilibrio de la actual relación comercial, que acumula un fuerte déficit en el primer cuatrimestre.

La crisis en Brasil suma incertidumbre a la golpeada economía argentina. Tras cuatro años de estancamiento, con dos de caída libre, el default político de Michel Temer podría complicar cualquier perspectiva de reactivación en el país vecino. En este escenario, es posible que se profundice el desequilibrio de la actual relación comercial, que acumula un fuerte déficit en el primer cuatrimestre.

La relación con Brasil no se limita al intercambio. Además del impacto sistémico en la economía global, involucra en el caso argentino un fuerte flujo de inversiones, relaciones financieras y la operación de multinacionales de ese origen que operan en el país. Algunas de ellas vinculadas directamente a los escándalos de corrupción que golpean a la burguesía brasileña y su clase política.

En este punto, la situación del ex vicepresidente de Dilma Rousseff reaviva la puja política en la región. Junto a Mauricio Macri, el cuestionado mandatario es uno de los referentes de la restauración neoliberal a nivel subcontinental. En pocos meses, el mandatario argentino debe revalidar su programa en comicios legislativos. Hasta hace unos días, se talonó en núcleo duro elevando su perfil ortodoxo y ajustador. Envalentonado con la marcha de sus seguidores, el Ejecutivo buscó rédito positivo en la represión a los docentes , la ofensiva contra las organizaciones sindicales y el encumbramiento del presidente del Banco Central como superministro de Economía. La reacción popular tras el fallo a favor de reducir las penas a los represores, el rebrote de la inflación y las nuevas denuncias de corrupción contra funcionarios, lo devolvieron a la defensiva.

La táctica para el segundo cuatrimestre no está clara. El presidente deshizo sus viejas criticas y partió a China a escenificar con pompa la ratificación de los convenios firmados por su antecesora. Desde distintas áreas del gabinete apuntaron a flexibilizar la meta de inflación del Central, que por rigurosa y hasta ahora inútil, pone a prueba la Fe de los más ortodoxos. Desde los ministerios de Interior y Transporte se apura la ejecución de obra pública que, tras un año de parálisis, traccionan los escasos brotes verdes que ilusionan al oficialismo. Pero al mismo tiempo, la bonaerense María Eugenia Vidal reanuda su ya patológica persecución a los maestros provinciales.

En un marco de creciente déficit fiscal y cuasifiscal, peligroso endeudamiento, atraso cambiario y nulo crecimiento, el principal programa económico el gobierno apuesta a la flexibilización laboral para ganar competitividad y a la reforma previsional para achicar el gasto público. Los dos grandes proyectos, precisamente, que impulsó Temer en Brasil. A nivel local, la doxa ya no sólo arremete contra el "costo laboral" sino contra el "costo provincial". El gobierno nacional busca trasladar el ajuste a as provincias. La Corte Suprema de la Nación aportó lo suyo al aceptar medidas cautelares contra los Estados que cobran alícuotas diferenciales a las empresas que operan desde otra jurisdicción.

Las entidades empresariales, aun las que representan a sectores agredidos por el cambio de modelo económico, ya no discuten las consecuencias del programa macro. En una economía a la baja, entran en una disputa de ingresos regresiva. Buscan avanzar sobre otros sectores, por vía de menores costos, sean laborales o impositivos. Un debate que se dio en los 90. Esta semana se conoció una dura advertencia de un nucleamiento de corporaciones empresarias provinciales, cuestionando la presión fiscal en Santa Fe y proponiéndose a sí mismas como poder fiscalizador del uso de fondos públicos. Algunas nuclean a contratistas.

La disputa, en este modelo, es por la porción del otro en una torta que se achica. Los últimos datos de distribución del ingreso que difundió el Indec indican quién va ganando. También la morosidad y miseria de las paritarias, en un marco en el que no cesan los despidos. Agrana Fruit sumó un capítulo al drama que vive la provincia desde hace un año y medio. El gobierno nacional firmó con UPCN para ratificar la pauta salarial el 20%. El jueves, el consejo directivo de la CGT puso el piso en 25%, semejante a los que pactaron las provincias no oficialistas. El gremio de los aceiteros perforó el techo oficial con un aumento del 31,6%.

Comentarios