Economía
Martes 21 de Marzo de 2017

La Confederación General del Trabajo ratificó el paro nacional para el 6 de abril

Acusó al gobierno de intentar deslegitimar su representatividad. Afirmó que el reclamo no tiene que ver con las elecciones de octubre próximo

El triunvirato de la CGT ratificó ayer el paro nacional para el 6 de abril próximo, acusó al gobierno de intentar deslegitimar a la central obrera en su reclamo de un cambio de rumbo político y afirmó que los conflictos gremiales "no tienen que ver con que haya elecciones" en octubre.

Así lo señalaron los conductores de la CGT Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, luego de los dichos del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quien acusó a algunos dirigentes gremiales de tener una vocación "desestabilizante desembozada". Los jefes sindicales definieron esa expresión como una histórica estrategia para "deslegitimar algunos reclamos", y que consiste en "poner en tela de juicio la representatividad" de los gremios.

Daer insistió en que la administración central tiene que rectificar sus políticas "porque, si no lo hace, el país va a tener menos argentinos incluidos". Recordó que el año pasado "estuvimos facultados para llevar adelante una medida de fuerza y, consecuencia de eso, el gobierno convocó a un diálogo. Fuimos a dos mesas con dos acuerdos que no se cumplieron y el gobierno no hizo nada para que se cumplieran. Hicimos una marcha y, como el gobierno no rectifica políticas, vamos al paro el 6 de abril", dijo.

El jefe sindical resaltó también que las autoridades buscan "poner en tela de juicio los temas y decir siempre que hay un tema subyacente, que se los quiere perjudicar y demás", pero "la realidad es otra. Somos representantes de un sector de la sociedad que es el más importante, el que más padece los vaivenes y los errores de la política. Tenemos derecho a expresarnos", finalizó Daer.

En tanto, Schmid afirmó que los conflictos gremiales "no tienen que ver con que haya elecciones" legislativas en octubre, sino que "fueron planteados y duramente discutidos a lo largo del último trimestre del año pasado". Asimismo, manifestó que "el gobierno tiene un enfoque erróneo de lo que está ocurriendo y de las medidas que se están aplicando". Resaltó que "la CGT contribuyó mucho a la paz social a finales del año pasado".

Teorías conspirativas

Acerca de si hay "conspiraciones" para que el gobierno de Mauricio Macri no termine su mandato, Schmid respondió que expresione como ésa surgen "en momentos de tensión como el que se vive". Agregó: "No creo que haya un espíritu que refleje eso. No hay posibilidad de volver a 2001 porque las situaciones son distintas".

Respecto de las críticas del gobierno por decretar la fecha de un paro nacional, observó que "las contestaciones del Ejecutivo son de manual, no son diferentes a otras ocasiones. El paro es una muestra del malestar social que atraviesa hoy la Argentina".

En ese marco, destacó que "el gobierno no ha tenido una mala relación (con la CGT), pero hay una forma distinta de abordar los problemas. Los resultados no son muy buenos". "El gobierno se ha comido el 30 por ciento de su mandato sin señal de reactivación fuerte. No se nota que la recesión terminó y si no ¿por qué se siguen extendiendo los despidos y las suspensiones?", indagó el dirigente de la central obrera.

movilizada. La CGT destacó el derecho a la expresión del sector "que más padece los errores de la política".

Actor, no enemigo

El ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, aseguró ayer que el gobierno no ve a la CGT "como un enemigo" sino "como un actor más con el que se dialoga". Y agregó: "Vamos a dialogar al día siguiente, si es que hay paro". El funcionario ratificó que el gobierno va por buen camino y advirtió que "lo peor" que puede hacer el Ejecutivo es "dejarse llevar por una amenaza de huelga".

Comentarios