Economía
Domingo 29 de Enero de 2017

La Asociación Empresaria advierte que "hay locales al límite de la rentabilidad"

Ricardo Diab advirtió que el comercio no soportará otro año de caída. Tiene fe en el campo y la obra pública.

Para Ricardo Diab, titular de la Asociación Empresaria de Rosario (AER), difícilmente los pequeños comerciantes de Rosario puedan afrontar "otro año con volumen de venta negativo" como tuvieron en 2016. El referente gremial alertó que muchos establecimientos trabajan "casi sobre el límite de rentabilidad" aunque desde la entidad son "levemente optimistas" para 2017. Confían en que el agro y el blanqueo derramen sobre la construcción y que, en un año electoral, la obra pública traccione y los salarios recuperen algo de terreno perdido y estimulen el consumo.

__Además, Diab opinó que el freno judicial a la ley de descanso dominical plantea una "situación de inequidad inexplicable", ya que solamente pueden abrir los que presentaron una demanda.

__En 2016 en Rosario se observa una baja de la cantidad de concursos y quiebras pero al mismo tiempo la mayoría de los procesos abiertos por las empresas estuvieron vinculados al comercio minorista, ¿Tienen alguna lectura desde la AER?

__La presentación de concurso o quiebra no es la forma cómo terminan su negocio los pequeños comerciantes. Ellos ven que ya no dan más, cierran, y queda todo en paz. Los que van a la quiebra son comerciantes que ya están jugados y actúan en otro nivel. El empresario chiquito es más medido.

__¿Observan un aumento significativo de cierre de comercios?

__Vemos pequeñas unidades de negocio cerradas. A simple vista, si venís desde Wilde hasta Oroño vas a contabilizar al menos 25 locales vacíos que se sumaron en el último tiempo, que todavía tienen pegados los carteles del negocio. Eso algo significa. Ningún comercio cierra porque no le vaya bien durante tres meses, es un cúmulo de situaciones. El consumo venía cayendo en 2015. En octubre de ese año, cuando se sabe que Macri gana, se empezó a especular con que se iba a liberar el cepo. Los concentradores calcularon un dólar a 20 pesos y eso automáticamente hizo perder el poder adquisitivo del asalariado de un mes para otro. Luego la inflación siguió y comenzó un año en el que a partir de enero dio un volumen negativo de ventas. Habíamos empezado con un 2,5 por ciento en enero y terminamos en diciembre con un guarismo similar. Diciembre fue extraordinario: fue el único mes donde en una fecha puntual dio positivo con referencia al 2015. Todos los demás meses y fechas como el Día del Padre, del Niño, de la Madre, fueron negativos. Cerramos el año con un 7 por ciento promedio de volumen negativo. Todo eso hace que un pequeño negocio que tiene poca espalda económica y financiera trabaje casi sobre el límite de rentabilidad. Cuando se le empieza a vencer el contrato analiza todo lo que tiene que pagar para renovar, ve cómo funciona su negocio y el compromiso que tiene que hacer frente. Es ahí donde dice: "salgo del sistema".

__¿Tienen datos sobre cuántos comercios salieron de actividad?

__Teníamos una estadística de la cámara inmobiliaria, que registró de mayo de 2015 a mayo de 2016 unos 1.500 locales y 200 oficinas vacías. Ese porcentaje se agudizó en la primera etapa del 2016. Vemos rubros muy castigados: ferretería, electricidad, electrodomésticos, materiales de construcción. Juguetería repuntó hacia lo último, perfumería anduvo todo el año más o menos. El problema es que no entraba en Ahora 12 porque la mayoría de los perfumes son importados. Regalería y bijouterie resurgió al igual que florería para el Día de la Madre. Muy pocos se salvaron.

__¿Hubo algún rubro que escape a esta tendencia?

__Lo que menos bajó fue alimentos y bebidas, que anduvo siempre en un promedio de 2 por ciento abajo con respecto al año anterior.

__¿Cuánto influyó el cambio de política con el nuevo gobierno?

__Pasamos de una política consumista a otra política de enfriamiento de la economía o apuntando más a la inversión. Esa política, que arrancó con tasas de interés altas, con un tarifazo que provocó un descalabro absoluto, generó incertidumbre. Para consumir necesitamos tener la necesidad, los recursos y las expectativas. Cuando se genera cierta incertidumbre cada cual se reguarda un poco más. Eso hizo caer el nivel de consumo, porque también disminuyó el poder adquisitivo, ya que los salarios estuvieron por debajo de la inflación.

__¿Cuáles son las perspectivas para el 2017 con respecto a la actividad económica en Rosario?

__Estamos muy expectantes del agro. Seguramente va a haber un derrame, que tiene que ver con la construcción, con la compra de vehículos. También con la obra pública, que sin lugar a dudas se va a poner en funcionamiento. En general, la expectativa es que entren los fondos del blanqueo y que generen alguna mejora en la actividad. Es un combo de cosas que podría impulsar el consumo. Pero son todas presunciones que dependen de muchas otras variables.

__El gobierno viene planteando una pauta inflacionaria del 17 por ciento, y se propone que las paritarias cierren cerca de ese número, ¿Es un objetivo viable?

__Nosotros vemos que difícilmente vaya a estar muy por debajo del 25 por ciento. Imaginémonos un sindicato cerrando una paritaria del 18 por ciento: sería imposible. Creo que los sindicatos irán a pelear por arriba del 25 por ciento para tratar de recuperar algo de lo atrasado. Pero elevar mucho más las subas salariales también es imposible porque más allá de que nosotros necesitamos que el poder adquisitivo del salario sea bueno, pasaron muchos meses de renta negativa para muchos comercios y hoy es muy difícil recuperar todo ese terreno perdido. Por más que Argentina crezca un 2,5 por ciento, eso es ni más ni menos que recuperar lo del año pasado. Somos levemente optimistas en virtud de que también es un año electoral. Pareciera que el gobierno está tomando nota de lo que no está funcionando para darle un impulso.

__¿Cree que Ahora 18 puede ayudar a estimular el consumo?

__Según algunos cálculos, Ahora 12 es el responsable del 50 por ciento de las ventas. Ahora 18 vino a mejorar la circunstancia, fundamentalmente porque agregó productos que no estaban, como paquetes turísticos internos, computadoras, motos. Eso es bueno pero tiene un límite: un día vence la tarjeta.

__Hablaba antes de la espalda financiera de los pequeños comerciantes, ¿podrían soportar un 2017 parecido a 2016?

__La mayoría de los grandes, que están ubicados y han soportado este año, van a poder hacerlo. Tengo dudas con lo pequeños de determinados rubros y localizaciones sobre cómo pueden continuar otro año con volumen de venta negativo.

__Está empezando su tercer mandato al frente de AER, ¿Cuáles son los objetivos para este período?

__Lamentablemente los objetivos que siempre nos ponemos la coyuntura los va modificando. Tenemos un objetivo trazado sobre la capacitación, el análisis del desarrollo del comercio, que los centros comerciales a cielo abierto tomen más jerarquía y la regularización de la venta ilegal. Hay que tener en cuenta que nuestra institución es muy particular: tenemos 74 cámaras de comercio, industria y servicios. Tenemos mucha heterogeneidad.

__¿Como están viendo desde AER el conflicto por el descanso dominical?

__Creemos que va a terminar en la Corte Suprema de Justicia. Durante ese período vamos a sufrir un montón de acciones, convenientes e inconvenientes, pero ninguna de las partes se va a quedar hasta que la Corte diga la última palabra. Ojalá lo haga con celeridad. Estamos en una situación de inequidad: un tema que fue discutido en Senadores, Diputados y en el Concejo Municipal de Rosario se declara inconstitucional y solamente el que presentó una demanda va a abrir. Si llegamos hasta acá es porque la filosofía era no abrir, pero llega un punto en el que si tu competencia abrió, ¿Cuánto tiempo más vas a estar regalando esa porción de mercado?

Comentarios