Economía
Martes 14 de Marzo de 2017

La actividad económica cayó 3,21 por ciento en Rosario durante el año pasado

La facturación de las empresas rosarinas creció 34 por ciento a valores corrientes pero bajó cuando se la deflacta. Fuerte baja industrial

La actividad económica cayó 3,21 por ciento en Rosario durante el año 2016, según los datos definitivos recopilados por la Agencia Municipal de Inversiones y Proyectos Estratégicos. El informe mide la facturación de las empresas locales en base a la recaudación del Derecho de Registro de Inspección y lo deflacta según la inflación.

En este sentido, la agencia detectó que la facturación de los establecimientos habilitados en la ciudad llegó a 182.235 millones de pesos entre enero y diciembre 2016, casi un 34 por ciento más que en el mismo período del año pasado en términos nominales. A valores constantes, descontada la inflación, representa una retracción de 3,21 por ciento.

La tendencia coincide con los indicadores publicados a nivel nacional. Según el Indec, el Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae) registró en 2016 una caída del 2,3 por ciento. El Indicador General de Actividad que elabora Orlando Ferreres la ubica en un 2,8 por ciento.

En el informe correspondiente a noviembre del año pasado, esta medición había arrojado una caída de la actividad económica local, en términos reales, del 4,6 por ciento respecto de 2015. El derrumbe se atenuó porque algunos sectores encontraron un piso en el último bimestre.

Es que, de acuerdo al informe, la economía rosarina registró las caídas más marcadas en los meses de junio, julio y octubre. En cambio, los dos últimos meses exhibieron un mejor desempeño relativo. Noviembre, con una caída real menor (-1,7 por ciento), y diciembre con un crecimiento real del 4 por ciento. También en este sentido la tendencia local reproduce la nacional.

Sector por sector, la industria es la actividad que más se derrumbó en la ciudad durante el año pasado. La facturación a valores corrientes creció apenas 21 por ciento en el año, 13 puntos porcentuales por debajo del promedio y muy lejos de la evolución de los precios.

El informe señala que este comportamiento recesivo se alinea con la tendencia nacional. La UIA da cuenta de una caída real del 4,9 por ciento en 2016. En Rosario, los datos de facturación ratifican este desempeño. La rama metalmecánica la más importante en la industria local, registró entre enero y diciembre pasado un aumento del 15,80 por ciento de su facturación a valores corrientes. Otro sector fabril, como el textil, registró la evolución más baja, con una suba nominal de 7,66 por ciento.

El comercio presenta un crecimiento nominal del 30 por ciento durante el año, por debajo de la media de facturación y de la inflación. La caída en el salario real explica este desempeño, que también representa un rasgo distintivo del último año respecto de los tres anteriores, cuando el comercio producía el comportamiento general)

La facturación del sector de la construcción creció nominalmente un 37 por ciento en 2016. El crecimiento por encima de la media aparece como una particularidad del segundo semestre a nivel local. Desde julio el sector desacelera su caída y en el último trimestre su facturación crece más que la total, en buena medida debido a la mayor obra pública.

El sector de servicios privados facturó a valor nominal en 2016 un 47 por ciento más que el año anterior, muy por encima del promedio y con un aumento de la actividad en términos reales.

El análisis de la Agencia de Inversiones recuerda que el crecimiento de este rubro es una tendencia que se sostiene desde los últimos tres años. En particular, la rama de los servicios financieros continúa demostrando un comportamiento alcista (53,8 por ciento).

El informe indicó que, de la facturación del total de empresas rosarinas, el 42,8 por ciento correspondió al comercio; el 32,75 por ciento a los servicios privados; el 20,87 por ciento a la industria manufacturera; el 3,16 por ciento a la construcción y el 0,38 por ciento a las actividades primarias.

Comentarios