Economía
Domingo 03 de Septiembre de 2017

"Hay que cuidar mucho al sector siderúrgico"

Fernando Lombardo, director de la empresa con planta en Pérez, dijo que hay una reactivación del sector por la obra pública.

Gerdau acaba de poner en funcionamiento su nueva acería en la localidad de Pérez y la puesta en marcha de la planta de palanquilla –que estará al 100% de su capacidad de producción a fin de año– se da en el marco de un repunte de la actividad del sector, alza que llega impulsada por el ambicioso plan de obras de infraestructura que encaró el gobierno nacional y una incipiente reactivación de las obras de construcción privadas.

Los últimos números de la Cámara Argentina del Acero (CAA) dan cuenta de la buena performance que viene registrándose en el sector. La producción de acero crudo correspondiente a julio del 2017 fue de 398.800 toneladas, resultando un 7,2% mayor respecto a la de junio del 2017 (372.200 toneladas) y 12% superior a la de julio de 2016. Por su parte, la producción de laminados en caliente de julio de 2017 fue de 426.000 toneladas, resultando un 6,9% superior a la de junio de 2016 (398.600 toneladas) y 29,7% superior a la de julio del 2016. Continúa afianzándose la actividad industrial de los segmentos vinculados al agro, construcción y línea blanca, destacaron desde la entidad que nuclea a las acerías.

En el marco de la celebración del Día de la Industria nacional que se celebró el 2 de septiembre en conmemoración de aquel día de 1587 cuando se produjo "la primera exportación argentina al exterior", Fernando Lombardo, director ejecutivo de Gerdau Argentina, habló sobre el proyecto que demandó una inversión de 232 millones de dólares y sobre el escenario que atraviesa el sector del acero a nivel nacional y se mostró entusiasmado porque "hacía 40 años que no se construía una planta de este calibre en el país".

"Para nosotros es un año muy especial, para el sector es muy especial. Nuestra planta es la primera que se construye completamente nueva en 40 años. De esta forma la acería nacional aumenta la capacidad de producción en un 34%. Lo que pasa es muy relevante y vemos un futuro muy positivo en consumo en acero. Para mejorar infraestructura en el país se va a generar una demanda de acero en los próximos tres años importante, en parques eólicos, rutas, puentes. Es un plan de infraestructura muy grande y el acero está siempre presente", subrayó el directivo local.

La nueva acería, localizada a 6 kilómetros de la actual planta de laminación de Gerdau en Pérez, tiene una capacidad instalada para producir 650.000 toneladas anuales de palanquillas de acero, el subproducto a partir del que se lamina el material y se fabrican alambres, mallas, clavos, y perfiles, entre otros productos.

"Este proyecto está destinado a sustituir importaciones, Gerdau decidió avanzar en tener materia prima nacional. La compañía tiene la convicción de consolidarse en el país", señaló el directivo.


El perfil de la planta


El director ejecutivo de Gerdau indicó que el 70% de la producción va a construcción civil y destacó que actualmente se registra "un aumento de la demanda respecto al año pasado, que en el acumulado entre enero y agosto de este año registró una suba del 20%". En ese sentido, dijo que el fuerte aumento tiene que ver "fundamentalmente con la obra pública que tracciona y la obra privada que acompaña".

Lombardo contó que la flamante planta emplea a 110 trabajadores en forma directa pero genera unos 700 empleos entre puestos directos e indirectos. Con el inicio de actividades de la nueva acería Gerdau logra integrar los procesos de elaboración y laminación del acero de la pata local de la compañía brasilera.

La nueva planta de Gerdau es, además, una de las más modernas del mundo. Del monto desembolsado para poner en marcha la acería, unos 20 millones se destinaron a la inversión para soluciones ambientales y convertir a la planta en líder en tecnología y eficiencia.

Gerdau es la mayor productora de aceros planos de Latinoamérica. Desembarcó en Argentina en 1998 cuando se asoció con Sipar, la laminadora de Pérez que perteneció a la familia Censabella.

Actualmente controla totalmente esa operación. En la planta histórica de la ciudad vecina a Rosario produce 260 mil toneladas anuales de acero para la construcción, fundamentalmente. Ahora esa unidad será abastecida por la palanquilla producida en la nueva siderúrgica. Con este paso, el grupo completa en Argentina la base de la cadena de producción y convierte a la ex Sipar en una firma siderúrgica. Se suma así a un selecto grupo que está integrado por Tenaris y Ternium, del grupo Techint; Acindar, competidora histórica de Sipar, Aceros Bragado y Altos Hornos Zapla.


El temor a China


En el sector del acero miran con mucha atención el mercado internacional. Jugadores de la talla de China o Turquía llegan a estas latitudes y es por eso que las compañías locales están atentas al nivel de importaciones. Lombardo apuntó que el gobierno nacional "tomó nota" de lo que pasa con el ingreso de productos chinos porque como "China no es una economía de mercado los productos que llegan no compiten en iguales condiciones que el de producción nacional".

"Desde la matriz de costo y los incentivos que reciben del gobierno hacen que lleguen y causen estragos. Los productos siderúrgicos que muestran es un tema que tiene que tomar nota el gobierno, pueden llegar como estructuras terminadas, acero como producto largo y producto terminado. Es un problema mundial y Argentina tiene que posicionarse y buscar adecuadamente llegar a una condición para que le permite sobrevivir", resaltó el directivo.

Lombardo mencionó que aunque no se registró un "impacto muy estricto", dijo que "hubo importaciones desde Turquía y China" y consideró que "hay que cuidar mucho al sector siderúrgico, que es un fuerte generador de empleo".

El director ejecutivo de Gerdau Argentina también planteó que el sector siderúrgico tiene como gran desafío el costo de la energía eléctrica ya que "es un insumo decisivo y tiene mucha influencia en la matriz de costo".

"El gobierno está haciendo los proyectos de infraestructura necesarios, inversiones, pero va demorar tiempo hasta estabilizar la cota energética y vamos a tener un desafío importante en cuenta a costo de energía eléctrica", señaló.

Sobre la competitividad del sector, Lombardo agregó que la presión tributaria nacional, provincial y municipal tiene un gran impacto pero destacó que "el gobierno nacional está en el camino correcto al reconocer que es necesario realizar un ajuste tributario".

Comentarios