Economía
Domingo 16 de Julio de 2017

Funcionario nacional sostiene que "las pymes están con el freno de mano"

El secretario Pyme de la Nación, Mariano Meyer, dijo que las empresas temen por la industria del juicio. Invitó a Santa Fe a adherir a la nueva ley de ART

"Está clarísimo que la única manera de salir de la pobreza es generando empleo en el sector privado, que todavía es muy poco y está hace muchos años estancado. De 20 millones de personas que podrían trabajar, sólo 6 tienen trabajo registrado en el sector privado. El volumen de empleo va a venir de las pymes como es en todo el mundo. Eso implica que las pymes puedan contratar gente, que puedan y que quieran contratar gente. Las pymes están con el freno de mano, aún a las que les está yendo bien. ¿Por qué? Por el temor a la industria del juicio, que nada tiene que ver con respetar el derecho de los trabajadores, tiene que ver con la imprevisibilidad. Con que el día de mañana un vivo que contrataste te haga un juicio sin fundamentos, algo que ni siquiera beneficia al trabajador sino que en la mayoría de los casos beneficia a otro", disparó Mariano Meyer, secretario Pyme de la Nación, durante su paso por Rosario para hablar con empresarios sobre los beneficios de la nueva ley pyme y también para dialogar con emprendedores sobre la nueva ley de fomento para el sector.

El funcionario aprovechó la recorrida por la ciudad para invitar al gobierno provincial a adherirse al nuevo sistema de las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART) que puso en marcha el presidente Mauricio Macri en su intento por reducir la litigiosidad por accidentes laborales. "Con urgencia necesitamos que las provincias se adhieran a la ley de ART", subrayó Meyer.

—¿Cómo se viene la segunda mitad del año para las pymes?

— Es muy variado el sector de las pymes. Cuando empezamos teníamos todos los semáforos en rojo, ahora cada vez tenés más sectores en verde. Está llegando la reactivación. Sobre fin de año la mayoría de los sectores van a estar en crecimiento, porque este año Argentina va a crecer y por lo tanto las pymes van a crecer. Este es un año más bien de transición, de preparación para la agenda del año que viene que claramente va a ser de crecimiento. Las pymes van a tener un rol fundamental. Algunos sectores ya se destacan como son los que tiene que ver con el campo, la agroindustria y los servicios. Pero en Argentina se hace de todo, tiene un conglomerado industrial impresionante y hay mucho talento. La metalmecánica, la maquinaria agrícola, el turismo, por supuesto, pero después hay sectores de punta en el mundo como la biotecnología, el software. Hay muchos sectores con potencial. Talento lo hay y en Santa Fe muchísimo. Argentina necesita urgentemente 200 mil o 300 mil empresas más, pymes. Hay muy pocas empresas, aún todas las pymes que tenemos creciendo no alcanzan para generar todo el empleo que necesitamos. Necesitamos que se creen muchas empresas, por eso es importante el trabajo con las pymes y el fomento de la actividad emprendedora.

—La ley pyme y la ley para emprendedores son dos ejes fuertes de la gestión, cómo está su implementación en Rosario y la región?

— Vinimos a trabajar tanto la agenda de pymes como de emprendedores. Para que haya más y mejor empleo y reducir la pobreza hay que trabajar en que haya más y mejores empresas. Hay cerca de 31 mil pymes en Rosario y sólo el 40% esta inscripto en el registro de la ley pyme. Es un muy buen número comparado con el nivel nacional, supera la media, pero veo la mitad del vaso vacío, es decir que hay un 60% de las pymes de Rosario que no está aprovechando la ley y de alguna manera están dejando plata arriba de la mesa. No solucionan todos sus problemas pero si se anota la pyme está un poco mejor. Sobre todo porque le bajan los impuestos, mejora su posición respecto al financiamiento _ puede acceder a las líneas para pymes_ y mejorar sus garantías y al anotarse en el registro empieza a ser parte de la agenda de simplificación y desburocratización en la que nos hemos embarcado para que pierdan menos tiempo lidiando con el Estado y dediquen ese tiempo a producir.

—¿A qué se debe que el 60% de las pymes rosarinas todavía no ingresó al nuevo régimen?

— Es un mix. Una parte no se enteró y por eso vamos al territorio permanentemente. Otra parte se enteró pero piensan que la ley no es para ellos, suele suceder con comercios. El pequeño que asocia pyme a fábrica Después hay algunos que tienen cierta desconfianza respecto al Estado, y dicen será verdad o no.

—¿Concretamente cuáles son los beneficios para las pymes?

— Los beneficios son importantes. Eliminación del pago de ganancias mínimas presuntas, diferimiento del pago del IVA a 90 días, compensación del cien por ciento del impuesto al cheque, que es un impuesto muy cuestionado que se puede compensar con los pagos de anticipo de ganancias. Poder acceder a las tasas de financiamiento de las líneas de inversión productiva. Acceder a mejores garantías. Devolución de una parte de lo que invierta, se puede recuperar el 10% del monto invertido. Perder menos tiempo haciendo trámites.

— En un año con la actividad económica en stand by, ¿cuál es la radiografía de las pymes?

— Argentina pasó por estas situaciones muchas veces, que habitualmente intentaba resolverlo con una devaluación fuerte y por lo tanto recuperar competitividad es lo más barato. Nosotros vamos a probar algo diferente y es ser mejores, sino esa devaluación, esa inflación tapaban la resolución de los problemas complejos de competitividad que teníamos. Ser mejores implica una tarea enorme del Estado, gran parte de la falta de competitividad de las pymes son por problemas del Estado, por falta de infraestructura, de financiamiento, porque la carga impositiva sigue siendo altísima a pesar de la ley pyme. Todos son pasos que vamos dando, lentos, pero es la única manera de hacerlo sostenible. Después está la agenda de productividad dentro de las empresas y no me refiero a la laboral sino a incorporar tecnología, a mejorar los procesos. Algo de lo que vamos a estar hablando bastante en los próximos meses es de la agenda digital, especialmente los comercios, en incorporar que puedan acceder a tecnología y por eso hicimos la baja de aranceles, para que puedan comprar o renovar su plantel de equipamiento informático. Que puedan comenzar a trabajar en comercio electrónico, que puedan tener un mejor manejo de sus datos, que puedan trabajar sus balances a través de internet. Y después está toda la agenda de simplificar, que la relación entre las pymes y el Estado sea más simple, más fluida y menos burocrática.

—¿Por dónde pasan las principales demandas de las pymes?

Las pymes son el 99% de las empresas, por lo cual hay de todo. Tenés algunas que están más o menos, otras que están bien, algunas que están arrancando. La reactivación es un proceso lento. más allá de las demandas sobre la macro, las demandas sobre la micro suelen ser las mismas: impuestos y los abusos laborales. Este es un tema que nos preocupa mucho

¿Cómo salir de la litigiosidad?

— Es una agenda compleja, pero con el ministerio de Trabajo se avanza. Tiene que ver con la falta de claridad en las normas y también con las mafias en la justicia laboral. Para nosotros esa pelea es fundamental. Dentro de la problemática de los costos laborales, no salariales, lo primero que salen son los accidentes. Con urgencia necesitamos que las provincias se adhieran a la ley de ART (el presidente Mauricio Macri modificó por decreto el sistema de ART en enero pasado con el objetivo de reducir la litigiosidad por accidentes laborales). Solo se adhirió la provincia de Córdoba. En los últimos años en Argentina se trabajó mucho mejor en prevención de accidentes y cayeron en picada, pero los juicios subieron. Que suban los juicios es directamente proporcional a como le suben a las pymes los costos de ART, y eso las funden. Con la ley de ART, en la Ciudad de Buenos Aires que ya está, ya bajaron fuertemente los costos de las ART. Necesitamos que eso suceda en el resto de las provincias. Al final del día le impacta fuertemente en la competitividad de las pymes. Es un tema, además, que ayuda a contratar gente.

—La carga impositiva es otro de los reclamos del sector, ¿qué posibilidades hay de que este año se trate una reforma del sistema tributario nacional?

— Se está trabajando para que este lista a fin de año. Con la ley pyme se avanzó, le bajamos la carga impositiva a las pymes pero no alcanza. Esa reforma tiene que incluir no sólo a los impuestos nacionales sino qué pasa en las provincias y en los municipios. Hoy dentro de las quejas el tema de ingresos brutos o tasas municipales lidera. A las pymes les suelen quedar retenciones de ingresos brutos que no le devuelven y que no pueden aplicar en otras provincias y a veces tienen dinero retenido que no pueden usar y en otras provincias le deben al fisco y los están ejecutando. Con justa razón preguntan, no sé puede compensar? si me deben y yo debo? Hay una propuesta de la provincia de Córdoba de un IVA provincial, y el equipo del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, está en eso. Nos parece que hay que ir a un sistema más simple que contemple estas cosas. Para las pymes la presión fiscal creció 10 puntos en los últimos años y ya era alta. Necesitamos mejorar el sistema. Además con el ministerio de armonización en conjunto con la Afip estamos avanzando en que todo sea más simple. La forma de liquidar los impuestos, de cómo se retiene, para que pierdan menos tiempo las pymes. El tiempo que pierden las pymes lidiando con los Estados nacional, provincial y municipal es tremendo.

Comentarios